Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Debemos dar prioridad a ciertos elementos si hacemos yoga?

Publicado por , el 30/01/2019 Blog > Deporte > Yoga > ¿Qué Comer Antes y Después de una Sesión de Yoga?

¿En qué consiste la alimentación? No se trata simplemente de una colección de productos, susceptible de estudios estadísticos o dietéticos. También es, al mismo tiempo, un sistema de comunicación, un conjunto de imágenes, un protocolo de usos, situaciones y comportamientos. – Roland Barthes, Para una psicosociología de la alimentación contemporánea (1961)

El yoga y la alimentación son dos disciplinas, dos prácticas interrelacionadas, que muestran un estilo de vida completo y, a menudo, se adaptan a la persona que lo practica. Según una encuesta sobre yoga y vegetarianismo, el 12 % de los practicantes de yoga también son vegetarianos. Una dimensión mucho más ética, que se centra más en el consumo de frutas, verduras y proteínas buenas que en los ácidos grasos, grasas y productos lácteos.

Como sabemos, una sesión de yoga supone un esfuerzo, una actividad física real, para la que te tendrás que preparar para ser eficaz gracias a lo que comas. Nuestra dieta es lo que nos construye, aquello que hace una sesión de yoga resulte más o menos fácil. De hecho, no hay nada como tomar los nutrientes necesarios para una clase de yoga y ejercicio para estar a la altura.

Entonces, ¿qué menú deberás tomar antes y después de una sesión de yoga? A continuación, nos centraremos en esta cuestión.

¿Por qué alimentarse bien cuando hacemos yoga?

Alimentarse bien para el yoga. El yoga es una disciplina deportiva como cualquier otra, que requiere a veces más esfuerzo que otras disciplinas. Por lo tanto, es importante saber cómo comer bien para poder estar al 100 % durante la sesión.

El índice glucémico, la masa muscular, las comidas equilibradas… ¿te resulta familiar? Seguramente sí porque esto es lo fundamental cuando se quiere combinar alimentación y yoga. De hecho, esta disciplina suele requerir mucho esfuerzo, en parte relacionado con el equilibrio o la respiración. Todo lo que requiere esfuerzo, un trabajo del cuerpo, de la mente pero también del espíritu, necesita que sepamos bien cómo alimentarnos.

Hay que alimentarse, sí, pero también es preciso saber cómo hacerlo. Esta es la razón por la que se escriben algunos libros y programas, para que el consumidor tenga la mayor experiencia posible ante las posibilidades que tiene para alimentarse. Por lo tanto, la idea básica es practicar yoga, que esta actividad resulte beneficiosa, al mismo tiempo que se obtiene una ingesta calórica.

Por lo tanto, es necesario alimentarse, pero comer bien es esencial, para que nuestros esfuerzos, nuestro fortalecimiento muscular y nuestra sesión de entrenamiento con pesas sean, poco a poco, eficaces para los atletas en ciernes.

De este modo, entre los alimentos con almidón, la porción de harina de avena, el arroz integral, las verduras de hoja verde o incluso las barras de cereales o batidos, es posible perder grasa, ganar masa muscular o perder barriga. Algunos estiramientos, recetas con pescado graso en el plato, productos sin proteína de la leche… y estaremos preparados para comer bien mientras practicamos deporte. Vale, hasta aquí todo bien, pero ¿qué hay que comer exactamente? No te preocupes, ya te contamos…

Si vives en la capital, en Superprof podrás encontrar clases de yoga en madrid.

Alimentarse antes de una sesión de yoga

Alimentarse bien antes de una clase de yoga. Antes de realizar una sesión de yoga, siempre es importante saber cómo prepararse, también desde el punto de vista nutricional, para no sufrir una hipoglucemia durante la clase en grupo.

A veces tendemos a olvidarlo, pero una sesión de yoga es también una sesión de deporte. Más allá de la meditación, la relajación, el saludo al sol y los movimientos suaves y fluidos, también hay un momento real de entrenamiento cardiovascular, de musculación, casi como si se tratase de un entrenamiento con pesas. No te olvides de beber agua y llenar el estómago antes.

Sin embargo, a la hora de examinar nuestro plato, el asunto es totalmente diferente. De hecho, es necesario saber, en primer lugar, cómo medir y dosificar las raciones de alimentos que ingeriremos, sea cual sea la hora del día. Por la mañana, desayuna como un rey, pero con más productos frescos, como fruta, muy básicamente. Por supuesto, no tienes por qué rechazar los cereales y la ingesta de glucógeno, y el pan integral puede ser un gran aliado para pasar una sesión en buena forma.

Al mediodía, el principio será el mismo, con un menú a base de pescados grasos y carnes rojas, para tener un mínimo de proteínas antes del deporte. A muchos yoguis no les gustan las proteínas animales, y algunos incluso son vegetarianos. Obviamente, esto no debe ser motivo de preocupación, pues se dará prioridad a las legumbres y a otras proteínas vegetales, de tal modo que aporten al metabolismo un máximo de nutrientes necesarios. No te preocupes, que no vas a pasar hambre.

En cuanto a la noche, si vas a clases de yoga por la tarde, debemos tener en cuenta que se recomienda una cena ligera, pero también una comida previa al deporte. Un combo que a veces es difícil de implementar, pero que, con la ayuda de las verduras de temporada y una buena porción de cereales, nos preparará el cuerpo para toda la sesión. Puedes probar, además, a cenar lo antes posible, para que puedas digerir mejor todo antes de irte a dormir.

Durante el día, también podemos pensar en alguna merienda o snack, que será nuestro mejor amigo para no desmayarnos. Recuerda que cuando comes antes de una sesión de yoga, no comes para preparar un maratón, para perder peso o para contar su gasto de energía. Para evitar sentirte hinchado y estar saciad@, opta por alimentos ricos pero ligeros, como la carne blanca, aunque sean las 4 de la tarde.

Alimentarse después de una sesión de yoga

Alimentarse bien después de una clase de yoga. Después de una clase de yoga, es muy probable que estés cansad@, incluso agotad@, porque es un deporte a menudo difícil, a pesar de todo lo que pueda parecer.

Consejos para alimentarse bien después de la clase de yoga

Después de una sesión de yoga, el estado de ánimo suele estar más cerca del cansancio que de la diversión, y aquellos que tengan una salud más frágil se sentirán molestos o mal. Para que esto no suceda, es esencial beber un vaso de agua o más. En resumen, beber agua, hidratar tu cuerpo, es muy importante para renovar las células después de una clase de yoga, en grupo o individual.

Independientemente de la hora del día, solemos darle prioridad a los azúcares rápidos, de acuerdo con nuestro estado de salud en ese momento. Una buena dieta después del entrenamiento, sea como sea, también define la forma en la que evoluciona nuestro tejido graso, y permite, gracias a los alimentos ricos en fibra, por ejemplo, ganar masa muscular, abdominales o simplemente sentirse bien y en forma. Consulta a un nutricionista si tienes alguna duda sobre qué comer.

Ya sea una cena, un simple refrigerio o un desayuno, nuestros hábitos alimenticios deben coincidir con nuestra actividad física (yoga en este caso). No se trata de preguntarse cuántas calorías quieres ingerir, sino saber cómo aprovechar nuestros recursos para no sentirse débil después de una sesión de yoga.

La mayoría de las veces, a menudo preferimos los carbohidratos después de una sesión, para devolverle a nuestro cuerpo lo que acaba de gastar, las calorías que podrían haberse quemado y el aporte de azúcares que se requiere tras el entrenamiento. Los alimentos ricos en carbohidratos como, idealmente, el pan integral, son aliados efectivos ante la fatiga. El pan blanco es igual de bueno, pero contiene menos fibra y buenos nutrientes.

Consejos para alimentarse después de una sesión de yoga. Después de una sesión, tendremos que tener en cuenta varios aspectos ya que el organismo necesitará recargar las pilas.

¿Qué comer y beber después de la clase de yoga?

La hidratación es importante, y las frutas son una excelente forma de combinar azúcares rápidos y agua, ¡piénsalo! Sin embargo, no debemos descuidar absolutamente las proteínas, que contribuyen al buen funcionamiento de los músculos. Entonces, ¿por qué no incorporamos todo a un batido, que combine frutas, verduras, pero también proteínas (vegetales) en polvo, para el equilibrio de alimentos del yogui?

Por ejemplo, una receta podría estar compuesta de:

  • Una cucharadita de proteína vegetal en polvo.
  • Un puñado de brotes de espinacas.
  • 250 ml de leche vegetal, tipo leche de coco o avena.
  • Un kiwi, para la vitamina C, además de las espinacas.
  • Para los más golosos, un plátano.

Nada complicado, pero después de una sesión, este tipo de merienda o comida, lo bastante rica y ligera, será un buen aporte para comer menos y bien, para cubrir un antojo o recuperar el gasto de energía de una manera eficaz y relevante. ¿List@ para asumir el reto de asociar yoga y alimentación?

Combinar la práctica del yoga y una dieta equilibrada es totalmente posible, antes o después del entrenamiento. Antes, trataremos de tomar, dependiendo de la hora del día, una ingesta de carbohidratos un poco más grande aunque ajustada al ejercicio, mientras que después, no podremos olvidarnos de incorporar las proteínas. ¡No te olvides de hidratarte antes, durante y después!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar