Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cuáles son los pilares fundamentales para adoptar una alimentación yogui?

Publicado por Alexandre, el 30/01/2019 Blog > Deporte > Yoga > ¿En qué Consiste la Dieta Yoga?

La salud a través de la comida es el desafío de los próximos años – Joël Robuchon (1945-2018), cocinero francés de fama reconocida internacionalmente.

El yoga es una disciplina que conocemos todos y que todos controlamos más o menos según nuestro nivel. Desde los ejercicios de respiración, pasando por los estiramientos, la meditación o el desarrollo muscular, son muchas de las facultades que se desarrollan con las posturas de yoga, independientemente de nuestro nivel. Una secuencia de ejercicios nos permitirá ponernos en forma, una de las principales razones por la cual el yoga tiene tanto éxito hoy en día.

Se estima que en España actualmente hay más de dos millones de practicantes de yoga, y esta cifra sigue aumentando cada año. Con un día propio (el Día Internacional del Yoga celebrado el 21 de junio), nos damos cuenta de que el yoga es un deporte en sí mismo, que combina cuerpo, mente y estado de ánimo. Por esta razón, adoptar una dieta «yóguica» parece esencial, especialmente cuando se trata de estar en sintonía con un@ mism@.

¿Pero qué en qué consiste una dieta yóguica? ¿Existe una dieta así? Te explicamos todo lo que necesitas saber en este artículo de la mano de Superprof.

La importancia de asociar el yoga y la alimentación

Yoga y alimentación. Cuando haces yoga, solemos gastar energía y, por lo tanto, cansarnos, ya que se trata de una actividad deportiva. A veces, incluso nos desahogamos emocionalmente. Por eso, debemos pensar en nuestra alimentación de una manera más reflexiva.

Al preguntarse constantemente qué comer para adelgazar, cómo consumir una buena ingesta calórica para lograr la saciedad, si es posible una dieta saludable en la actualidad, cómo evitar los productos lácteos y los ácidos grasos todos los días… poco a poco vamos perdiendo la noción de la importancia de una buena alimentación. No solo hay que reflexionar sobre una dieta equilibrada, sino que hay que encontrar el placer que sea la fuerza motriz para tener un equilibrio en la alimentación.

Simplemente se trata de una cuestión de reconsiderar la nutrición y de poner las cosas en perspectiva. Más o menos, comemos unas tres veces al día, es la actividad más universal del mundo, es necesario saber comer «bien» en función del tipo de persona que se trate. Si el cuerpo, la mente y el estado de ánimo se alinean, a la hora de alimentación, tendremos el éxito asegurado.

El yoga es una disciplina que nos permitirá descubrir e incluso basarnos en algunos pilares que podremos usar mientras comemos. Por supuesto, no vamos a contarte nada nuevo ahora, pero debes saber que este tipo de disciplina, que combina el lado físico, el refuerzo muscular y la noción de espiritualidad, próxima a veces a la meditación, está muy relacionada con el tipo de alimentación que llevamos.

Algunos comen para vivir, otros viven para comer, pero el yoga tiene una filosofía al respecto, que nos permite tener una visión de los lípidos, los alimentos ricos en almidón, los carbohidratos, las grasas y las necesidades nutricionales más centrada en el lado práctico. Entonces, ¿cuáles son los pilares de la dieta yoga, si es que existe? ¡No te impacientes! Los veremos en seguida.

La dieta de un yogui: la plena conciencia en el plato

Consciencia de la alimentación yogui. Ser plenamente consciente de lo que vas a comer es un crucial a la hora de diseñar tu dieta yoga.

He aquí un elemento muy importante de la dieta yoga, que incluye el deseo de estar más en consonancia con el contenido de tus platos. Ya se trate de verduras, legumbres, proteínas vegetales, etc., todos los alimentos desempeñan un papel fundamental y hace falta tener una visión de la vida mucho más espiritual cuando se come.

Tomar conciencia de lo que tenemos en el plato, masticar bien para sentir las texturas y sabores, elegir los alimentos en función de lo que quieres comer: estas son las ideas principales que pueden definir la dieta del yoga. Por supuesto, no nos referimos a una «dieta» para perder peso, sino una dieta que nos aportará un bienestar físico y nos ayudará a tonificar. Hablaremos aquí sobre el estado físico general y el cuerpo sano.

He aquí uno de los principales fundamentos de la nutrición yóguica, que se basa en la importancia de la reflexión sobre el lugar que debe ocupar la alimentación en la vida cotidiana. Porque comer es un arte, y no es solo un acto inocuo, que no requiere un mínimo de enfoque constructivo. Como ya habrás oído en más de una ocasión: ¡somos lo que comemos!

El vegetarianismo: yoga y alimentación

La importancia de comer bien en el yoga. Cuando comer es sinónimo de buena salud, es importante, o incluso primordial, saber qué vamos a poner en nuestro plato. El vegetarianismo desempeña un papel esencial en esta reflexión.

Antes que nada, tenemos que decirte que no hay una sola dieta yóguica, sino que encontramos tantas como practicantes: vegetarianismo, crudivorismo, etc., que se corresponden con las diferentes formas de pensar que podemos ver reflejadas en un plato. Sin embargo, algunos grandes pilares como el vegetarianismo se encuentran en muchos regímenes de yoga. No hace falta decir que saber disfrutar de las verduras y los productos naturales es algo fantástico, una oportunidad que muchos rechazan.

La idea principal aquí es abogar por la no violencia y, por lo general, por el no sufrimiento. De ahí que se defienda el sufrimiento no animal, que se hará palpable en el pequeño yogui cuando esté dispuesto a dejar atrás la carne en su plato. La carne se sustituirá por proteínas vegetales y legumbres, por lo que, por supuesto, no se registran deficiencias alimentarias.

Este principio recibe un nombre dentro del campo del yoga: «ahimsa». Para eliminar la carne y el pescado de la dieta, por supuesto, es necesario proceder por etapas, para adaptarse poco a poco, si así se desea, sin tirar la toalla rápidamente. También podemos simplemente reducir nuestro consumo para sentirnos mejor con nuestro cuerpo y con nuestra cabeza, mientras mantenemos la noción de placer que representa un bistec o una tabla de embutidos ibéricos para nosotros!

La dieta yoga también es eso: no privarse, no frustrarse, para sentirse mejor en cuerpo, mente y espíritu. Alinear los tres polos es esencial para estar lo más equilibrado posible, ¡como si tuvieras que mantener una postura de yoga!

El crudivorismo y el yoga: un dúo con éxito

Alimentación sana en el yoga. Cuando hagas yoga, plantéate echarle un vistazo a los distintos tipos de alimentación saludable y quédate con la que más te llame la atención.

Cuando uno piensa en el crudivorismo, a menudo se siente tentado a asociarlo con un estilo de vida monótono, no muy sabroso y lleno de aburrimiento. Aún así, en relación con el yoga, esta es una dieta llena de sabores y colores, que le da a los alimentos todo su sabor, además de preservar los buenos nutrientes. Como resultado, la digestión de estos será más sencilla, agradable y, lo que es más importante, eficaz. ¿Qué mejor?

Al igual que con el vegetarianismo, no es necesario cambiar por completo el estilo de vida y la dieta. Además, comer es compatible con la carne y el pescado, ¡es probable que conozcas la existencia de algunas preparaciones como el tartar o el carpaccio! Sea como fuere, no importa cómo te alimentes, mientras respetes la temporada de las frutas, verduras, ya sea con el vegetarianismo, el locavorismo o el crudivorismo.

Porque el yoga también se basa en escuchar al planeta, incluso más allá del cuerpo y mente. Los valores defendidos por esta disciplina deportiva son los de una conexión, a veces incluso de una fusión, con el mundo en el que uno vive, y eso pasa por lo que uno consume, de una manera lógica.

La relación entre el yoga y la dieta «paleo»

La dieta paleo puede formar parte de un enfoque yóguico. Pero ¿a qué nos referimos con el término «dieta paleo»? Se trata simplemente de una cuestión de volver a la dieta «paleolítica». En la teoría, un practicante de esta dieta solo comerá lo que necesita, desde un punto de vista nutricional. Así que dejaremos atrás nuestros platos a base de azúcares refinados, algunos cereales y productos lácteos.

La dieta paleo y la dieta yoga suponen un regreso a nuestras raíces, una asociación explosiva entre el deporte, la actividad mental y una dieta lo más viva posible. Por lo tanto, el yoga es compatible con esta dieta, que es casi más una forma de vida que una dieta simple.

Por lo tanto, es fácil de entender, la práctica del yoga se combina con muchas prácticas, y si no hay una única «dieta» yoga, se debe a que existen tantas como practicantes de yoga, según sus deseos, su religión, su temperamento, etc. No comer pescado, solo comer alimentos crudos, orgánicos… existen muchas alternativas que pueden alinear cuerpo y mente en perfecta armonía.

La práctica del yoga está relacionada con el trabajo de la mente que puede influir en la dieta. La alimentación que sigue siendo la base de nuestra forma y nuestra salud en general. Entonces, ¿list@ para cambiar tu estilo de vida?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar