Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cinco buenas razones para dar clases particulares de ballet

Publicado por Leyla, el 05/03/2018 Blog > Arte y ocio > Baile > Clases de Ballet: ¿es Mejor con un Profe Particular?

Los bailes de salón, la bachata, el claqué, la zumba, el flamenco, el hip hop… ¡todo te sabe a poco! ¡Lo que de verdad necesitas es el baile clásico!

Si aún tienes dudas o si lo que quieres es mejorar tu nivel, ¿por qué no te decides por un profesor particular de ballet?

Lo primero que debe tener el profesor es una amplia experiencia a la hora de enseñar. No olvides que ser bailar bien no implica forzosamente enseñar bien. También se puede aprender a dar clases de baile.

¿Aún necesitas más argumentos para convencerte?

Aquí puedes encontrar 5 buenas razones para recibir clases particulares de danza clásica.

1. Dar clases de ballet… y tener miedo de lo que piensen los demás

En una sociedad que se basa sobre todo en las apariencias, la opinión que tienen los demás de uno mismo puede ser difícil de aceptar. Esto se acentúa aún más cuando se trata de aprender una nueva disciplina.

Ir directamente a una clase de ballet, llena de bailarines o bailarinas de todos los niveles, puede resultar escalofriante para un principiante.

La edad

Si tu sueño es aprender baile clásico, siempre podrás hacerlo. Ser un chico no impidió a Billy Elliot cumplir sus sueños.

Después de cierta edad, empezar a hacer ballet puede ser visto como algo vergonzoso.

Puedes oír frases como «¿Qué pasa? ¿Quieres ponerte un tutú?» O Incluso «Es una pérdida de tiempo si empiezas ballet pasados los cinco años».

Pero, ¡no les hagas ni caso! El ballet como hobby se puede practicar a cualquier edad, por lo que puedes ponerte las zapatillas de ballet por primera vez con 20, 40 o 60 años.

Sabemos que hacer frente a la opinión de los demás puede ser difícil aun así y que una clase grupal de baile clásico puede ser bastante intimidante. Así pues, te recomendamos que empieces con un profesor particular de baile.

La timidez y la inseguridad

La timidez está relacionada con las inseguridades, y puede frenar tus deseos de practicar ballet. Algunas personas no se sienten cómodas estando en grupo… ¡y no hay que tener vergüenza de nada en este mundo!

Si verte en el espejo puede asustar un poco al principio, será una herramienta indispensable al final. La danza te ayudará a aceptar el cuerpo que tienes tal y como es.

Da igual que sea grande o pequeño: el profesor particular no te va a juzgar. Es más, podrá ayudarte a librarte de tus complejos utilizando la expresión corporal y los gestos que acompañan al baile.

Ser varón

Muchos niños no se atreven a hacer baile, da igual si es clásico, moderno, contemporáneo, salsa, etc. Y esto suele ocurrir por miedo del «qué dirán».

Hay prejuicios como «la danza es para las niñas» o «todos los bailarines son gays» que, por desgracia, aún se siguen escuchando hoy en día.

Aun así, te podemos asegurar que los bailarines y bailarinas no te van a juzgar en una clase grupal. Además, ¡los profesores estarán muy contentos de tener por fin un chico en la clase!

2. Dar clases particulares de ballet: la falta de disponibilidad

La elección del maestro siempre va a influir en los resultados. Elige un profesor al que admires, pero que también sea buen pedagogo.

Dar una clase semanal, siempre el mismo día a la misma hora, puede ser un asunto problemático para numerosas personas.

Hay múltiples motivos que te pueden impedir ir a todas las clases: horarios irregulares de trabajo, turnos de noche, trabajar los fines de semana, problemas familiares…

Otras veces, el horario de la clase para los adultos principiantes no se corresponde para nada con la disponibilidad del alumno.

También pueden existir problemas de transporte. El alumno puede que no tenga carné o coche, que viva lejos de la clase, etc.

Así pues, ¿te parece imposible aprender a bailar? ¡Pues haz que el profesor vaya a tu casa!

Haz hueco en el salón: ya puedes bailar a dúo, aprender los saltos, los pliés y los demás gestos de ballet.

Es cierto que no será igual que bailar en una sala totalmente adaptada para dar clases de baile, pero con unos diez metros cuadrados será suficiente para aprender. ¡Además de que solo habrá un estudiante en ese espacio! ¡Ya no tendrás que mirar siempre a los lados para evitar pisar o dar a alguien!

Para mejorar más rápidamente, no dudes en colocar un espejo donde vas a practicar tus ejercicios. Cuando el profesor te corrija, podrás integrar el gesto y no crear vicios automatizando errores.

Además, si quieres practicar una coreografía por tu cuenta, un espejo te ayudará a ver si lo haces de forma correcta y armoniosa.

3. Tienes prisa por aprender: decídete por las clases particulares de danza clásica

En las películas se muestra cómo es posible aprender a bailar. ¡Tu profesor particular siempre estará ahí para ayudarte!

Ya sea para preparar una prueba de baile o para un encuentro especial, dar clases de baile siempre es una buena opción.

El profesor particular te hará ver tus errores y te ayudará a corregirlos: ¡progresarás rápidamente! Si lo deseas, puedes decirle en cuánto tiempo necesitas estar preparado/a y él hará un programa con el número de horas necesarias para alcanzar tu objetivo final.

También te puede dar consejos para crear una coreografía: te ayudará si te bloqueas, te motivará en los momentos de bajón… ¡Todo para que tu espectáculo sea brillante!

Las clases particulares también pueden prepararte para competiciones de baile o para convertirte en profesor. Es un buen medio para ver cuál es la metodología utilizada y para preguntar dudas.

¿No crees que lo mejor sería prepararte con un profesor profesional de baile?

4. La atención total del profesor particular de danza clásica

En las clases grupales, a veces da la sensación de perderse en la multitud. El profesor intenta hacer correcciones individualizadas, pero es normal que no pueda ver todos los errores. En especial, es difícil corregir los problemas en la postura que pueden automatizarse y generar problemas al alumno posteriormente.

Un profesor particular podrá ayudarte en eso, y también a estirar correctamente: reforzar algún músculo, estirar según la postura que vayas a practicar, etc. Está única y exclusivamente para ti.

La clase es personalizada y personalizable.

Si quieres mejorar tus habilidades de improvisación, calentar más intensamente, trabajar el estribillo, ampliar tu cultura musical… ¡Es tu clase, hecha a tu medida! ¡Puedes decidir qué trabajar!

El profesor sabrá adaptarse a todas tus peticiones o, sino, aconsejarte para que logres lo que desees.

Por lo tanto, dar clases particulares de danza clásica te permite progresar a tu ritmo, sin presión de tener una función de final de curso o a otros bailarines de mayor nivel en tu misma clase.

Descubre también los orígenes y la historia del ballet.

5. Complementa tus clases grupales

Las clases de ballet son más individualizadas con un profesor particular. ¿Estás dando clases de contemporáneo? Una clase particular de danza clásica puede ser el complemento perfecto.

Esta atención personal puede ser una buena forma de progresar rápidamente. Tal vez te guste tu grupo de trabajo, tu clase o tu escuela o asociación. Pero quieres progresar más rápido.

Las clases particulares con un bailarín-coreógrafo profesional pueden ayudarte Si deseas pasar del nivel principiante al profesional, tienes que trabajar mucho y con rigor. Esto será más fácil con un profesor particular que te escuche y que esté a tu entera disposición.

Te enseñará a bailar, pero también prestará atención a tu anatomía, tu fisiología, etc. para que progreses y te superes a ti mismo/a. Podrás hacerle todas las preguntas necesarias: él te dará consejos y perfeccionarás tu nivel.

Para encontrar la clase ideal de baile a domicilio, no dudes en pedir una clase de prueba. En Superprof, la primera clase es normalmente gratuita.

 

En resumen: 

  • Timidez, edad, inseguridad… Hay muchos motivos (y excusas) para no hacer ballet. Sin embargo, el profesor particular lo hará todo más fácil.
  • ¿Tu expresión favorita es «no tengo tiempo»? El profesor particular se desplaza hasta tu casa… ¡ya no hay excusas!
  • ¿Te casas el próximo verano y quieres dar clases para aprender algunos pasos para abrir el baile? ¡No tengas miedo! ¡Nuestros superprofes te ayudarán!
  • Invertir en un profesor particular es también invertir en atención individualizada: clases personalizadas y una progresión que se adapta a ti. También es un buen complemento a las clases grupales si quieres progresar más rápido.

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz