Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Aprender la lengua de Cervantes en 14 etapas

Publicado por Leyla, el 05/03/2018 Blog > Idiomas > ELE > Cómo Aprender Rápidamente a Hablar Español

¿Os gustaría ir de viaje a algún país de habla española? ¿Estáis pensando venir a estudiar a España? ¿Sois extranjeros y, aunque lleváis mucho tiempo en España, no habéis conseguido dominar el idioma a la perfección?

Si estáis en alguno de estos casos, seguramente os planteéis la siguiente pregunta: ¿qué puedo hacer para aprender español? ¡Pues en este artículo os daremos alguna que otra pista!

Descubre con Superprof los mejores consejos para aprender español.

¿Cuál es el mejor método para aprender español rápidamente?

En este artículo, os explicaremos una metodología muy buena para aprender español de manera efectiva. Algunos os preguntaréis si es el método perfecto, el mejor de todos. Otros puede que todavía no sepáis qué son las clases de ELE. Sea como sea, no os preocupéis, iremos respondiendo a vuestras dudas poco a poco.

En primer lugar: no, este método no es el mejor de todos. Por supuesto, hay otros muchísimos métodos de aprendizaje estupendos, ideales para según qué alumnos. A fin de cuentas, no todos aprendemos de la misma manera ni tenemos la misma metodología de estudio.

Aprender español enseguida. ¿Qué podéis hacer para aprender español rápidamente?

El método que os proponemos, sin embargo, seguramente os convenza a la mayoría, especialmente a los estudiantes y extranjeros que quieran venir a trabajar o a vivir a España.

Se trata de un método de aprendizaje de español basado en el sentido común y la lógica.

¿Aprender español es lo mismo que aprender a hablar español?

Algunos de vosotros os habréis dado cuenta de que el título del artículo es: cómo «aprender a hablar español» y no cómo «aprender español».

¿Existe acaso una gran diferencia entre ambos conceptos?

Para clarificar el contenido de este artículo, es importante que respondamos a esta pregunta lo antes posible: no. Bueno, más bien sí y no.

Aprender a hablar español también supone aprender español. De todos modos, también podemos aprender español sin saber escribir en ese idioma. Ocurre algo parecido en la música: podemos tocar un instrumento sin saber nada de solfeo. Aun así, nosotros os daremos consejos que se puedan aplicar a ambas situaciones.

Por cierto, la materia o disciplina que englobe el aprendizaje de español para extranjeros es Español Lengua Extranjera (ELE).

¡Descubre nuestros cursos de literatura!

Empezad aprendiendo vocabulario para expresaros correctamente en la lengua de Cervantes

Una parte de la esencia de un idioma lo encontramos en su vocabulario. Las palabras son como los ladrillos que permiten construir nuestro discurso y realizar intercambios comunicativos.

Nuestro consejo es que empecéis aprendiendo palabras en español. Si estáis empezando de cero, de este modo podréis familiarizarlo con los sonidos y la musicalidad del idioma.

Empecemos por el vocabulario. El vocabulario es la base.

En las librerías, así como en Internet, encontraréis un sinfín de herramientas y recursos que os ayudarán y os facilitarán el proceso. Si queréis aprender español rápidamente, marcaos unos objetivos ambiciosos a la par que factibles para mantener la motivación en todo momento. Por ejemplo, ¿por qué no empezáis aprendiendo 30 palabras al día?

Optad por un enfoque temático. Existen muchos manuales de vocabulario compuestos por fichas temáticas. Aprendiendo 30 palabras al día, conseguiréis abarcar un 70% del vocabulario del español en pocos meses.

Aprender vocabulario es una cosa, asimilarla es otra bien distinta. Para memorizar todas las palabras que vais aprendiendo, tenéis que repasarlas con frecuencia.

La memoria tiene una función cíclica: nuestro cerebro necesita repetir algo varias veces para grabarlo. Planead revisiones frecuentes con fichas de vocabulario para repasad lo que ya habéis aprendido. Así no olvidaréis ni una palabra.

Consejillo: colocad etiquetas sobre los objetos de vuestra casa con su nombre en español. Este tipo de trucos, por tontos que parezcan, os pueden ayudar muchísimo en vuestro aprendizaje.

La idea no es que memoricéis el diccionario entero, sino que encontréis los recursos necesarios para aprender el vocabulario que necesitéis en función de vuestros objetivos. Los libros de vocabulario os pueden venir de perlas, ya que en ellos encontraréis listas de palabas divididas por grupos temáticos.

Por ejemplo, podéis comenzar por:

  • Aprender a presentaros en español
  • Pedir indicaciones
  • Hablar de objetos del día a día
  • Expresar sentimientos, cualidades, gustos, aficiones, etc.
  • Presentar vuestras competencias profesionales…

Entre los muchísimos libros de vocabulario, os recomendamos:

  • El método Assimil: la colección Assimil agrupa varias obras diseñadas para el aprendizaje de español como lengua extranjera. En estos libros encontraréis listas temáticas de vocabulario, pero también ejercicios prácticos y guías de conversación.
  • Libros de vocabulario de ELE de Anaya: una serie de libros diseñados y adaptados según las pautas del Instituo Cervantes, con glosarios alfabéticos y temáticos, además de palabras y expresiones útiles usadas en contexto. Están divididas en niveles: del A1 al B2.
  • Libros de VOCABULARIO ELE: Libros de vocabulario diseñados como material complementario para la preparación del DELE (Diploma de Español Lengua Extranjera). Ofrece vocabulario ordenado por categorías gramaticales, frases frecuentes, frases hechas, expresiones coloquiales, etc. Niveles B1 y B2.

Seguid con gramática y conjugación

Por supuesto, el español no está compuesto solo de palabras sueltas, sino que estas se estructuran mediante vínculos gramaticales.

La gramática es lo que permite construir y estructurar las frases. Es la parte más complicada de un idioma, especialmente del español, pero debéis sumergiros en ella cuanto antes. Eso sí, no sin antes adquirir una base de vocabulario.

Lo más indicado es aprender unas 1 000 palabras antes de empezar a estudiar gramática.

La gramática va a continuación. El siguiente paso es la gramática.

Lo mismo ocurre con la conjugación. No empecéis a aprender un idioma estudiando sus conjugaciones. Dedicad la primera semana, por lo menos, a aprender vocabulario, y empezad después poco a poco a estudiar gramática y tiempos verbales.

Para eso, nuestro consejo es que elijáis un manual de aprendizaje global de español, que contenga tanto vocabulario como gramática, así como teoría y ejercicios prácticos. Estos manuales os permitirán aprender un idioma de manera completa.

Podéis aprender una lista de palabras y, a continuación, estudiar una serie de reglas gramaticales y conjugaciones que os permitan construir frases con el vocabulario que ya habéis aprendido. De este modo, vuestro cerebro asimilará mejor todos los contenidos. Así, veréis cómo la gramática no se os hace tan complicada. Es más, podéis estar tranquilos si al principio os cuesta, no todo es fácil desde el primer momento.

Necesitaréis varios días (o incluso semanas) para familiarizaros con las estructuras de las frases en español. Por eso es interesante que empecéis a estudiar gramática cuanto antes.

Al igual que con el vocabulario, haced fichas con las principales reglas gramaticales y los tiempos verbales más usados (presente, futuro, pretérito imperfecto, pretérito perfecto compuesto, etc.).

¿Por qué no echas un vistazo a nuestros cursos online de literatura?

Trabajad la pronunciación española para hablar de la manera más correcta posible

A simple vista, el español es un idioma fácil de pronunciar. Al contrario de lo que ocurre con el francés o el inglés, en español leemos exactamente lo mismo que escribimos. Sin más complicaciones.

No obstante, para los no nativos, algunos sonidos pueden resultar especialmente difíciles, por lo que es necesario repetirlos con frecuencia para que pasen a sonar totalmente naturales. La pronunciación (¡y la entonación!) del español no es tan sencilla como parece.

La pronunciación también es muy importante. ¡PRO-NUN-CIA-CIÓN!

Para un extranjero acostumbrado a otros idiomas y acentos, dominar la pronunciación del español supone muchas horas de esfuerzo y dedicación. Es toda una carrera de fondo.

Un consejo: para perfeccionar vuestra pronunciación, escuchad a nativos hablar. Buscad programas de radio, series de televisión o películas en español.

Leed y escribid en español

Una vez que hayáis adquirido una base sólida, al cabo de unas semanas, empezad a leer en español: artículos de prensa, libros de aprendizaje (para niños, por ejemplo), etc.

No importa el soporte, coged todo lo que os caiga entre las manos o todo lo que os interese. Cualquier recurso es bueno para aprender un idioma.

La lectura os permitirá aprender palabras o estructuras nuevas y favorecerá su memorización.

Otra idea: ¿por qué no escribís en francés? Dicen que cuando escribimos memorizamos todo mucho mejor. Cuanto más escribáis, mejor asimilaréis el idioma.

Escuchad conversaciones o discursos en español

Como ya hemos dicho, es esencial que os familiaricéis lo antes posible con la pronunciación y la sonoridad del idioma. Para ello, os aconsejamos que escuchéis a nativos hablar en español.

Tenéis distintas opciones:

  • Escuchar música en español.
  • Ver películas en español (al principio con subtítulos y luego sin ellos).
  • Ver series de televisión de cadenas españolas.
  • Escuchar la radio española.
  • Si estáis en un país de habla hispana, salid a la calle y escuchad a la gente hablar. Así también podéis aprender.

Hablad español en el día a día

¿Vuestro objetivo es aprender a hablar español? Si es así, la última etapa es más que evidente: debéis hablar español.

El dominio de la expresión oral es la parte más difícil del aprendizaje de un idioma.

Al principio series un mar de dudas, cometeréis errores y os quedaréis en blanco. No pasa nada, no dejéis de intentarlo. Esa es la mejor forma de aprender.

¿Y en qué momento podemos hablar en español? Pues en muchos: solos o acompañados, haced ese pequeño esfuerzo y hablad en español. También podéis intentar traducir vuestros pensamientos o decirlos en voz alta. En cualquier situación del día a día, aunque estéis solos en casa, acostumbraos a haceros la siguiente pregunta:

¿Cómo diría esto en español?

Rodeados de españoles, podéis seguir practicando. Podéis aprovechar cualquier momento en el que estéis rodeados de españoles para practicar.

De este modo, os esforzaréis por buscar las palabras y las expresiones necesarias para expresar vuestras ideas, describir vuestro día a día, etc.

Poco a poco, adquiriréis facilidad para encontrar las palabras adecuadas. También os iréis dando cuenta de todo lo que vais aprendiendo y de cómo podéis integrar vuestro aprendizaje en el día a día e ir descubriendo nuevas temáticas interesantes o útiles de aprender.

Hablar español: practicad el «shadowing»

Día a día, escuchando música, viendo películas o series de televisión en español podéis ir haciendo oído. Así, os familiarizaréis rápidamente con los sonidos del idioma y aprenderéis expresiones y frases frecuentes.

La única pega es que, para aprender un idioma, no basta con realizar una escucha pasiva.

¿Habéis oído hablar del «shadowing»?

Se trata de un método estupendo para aprender a hablar español (o cualquier otro idioma, claro está). Se basa en un concepto muy sencillo: escuchar y repetir lo que acabamos de oír esforzándonos por reproducir exactamente las entonaciones, las pausas, etc. Es decir, hacer como si fuésemos auténticos loros.

Para esto, es importante que sepáis bien lo que estáis repitiendo. Si escucháis una canción en español, imprimid la letra. Si decidís ver algún video, buscad un archivo subtitulado. A continuación, escuchad una frase, haced una pausa y repetidla.

Puede parecer un ejercicio muy sencillo a simple vista, pero que no os engañe; es más complicado de lo que parece. Se trata de una actividad muy eficaz que os permitirá aprender a pasos agigantados.

Recibid clases de ELE

Podéis buscar unas sesiones de tándem con un nativo o recurrir a una opción más eficaz: contratar un profesor particular de español.

Hay muchísimos profesores especializados en la enseñanza de ELE inscritos en Superprof. No dudéis en echar un vistazo a la página y seleccionar el perfil que más os convenza.

Clases de ELE. ¿Por qué no os apuntáis a algún curso de ELE?

Aprender español: ¿cómo podemos validar nuestro nivel?

Aprender español requiere mucho tiempo y esfuerzo, y no siempre es fácil mantener la motivación intacta. Para no desanimaros, es importante que recapituléis vuestros progresos y repaséis vuestros objetivos.

De este modo, el aprendizaje del idioma se dividirá en varias etapas. El objetivo principal es que no os sintáis abrumados por toda esa sobredosis de información que debéis asimilar.

Para ver el camino que habéis recorrido y evaluar vuestro progreso, podéis optar por realizar un examen de nivel. Además, podréis incluir vuestro certificado de nivel en el currículum y aportarle un valor añadido.

Para validar vuestro nivel de español, podéis realizar distintas pruebas de certificación. Según las bases establecidas por el marco común europeo de referencia para (MCER), dependiendo de vuestro nivel, podéis optar por diferentes exámenes DELE (Diploma de Español como Lengua Extranjera).

Profesor particular. Un profesor particular os puede ayudar a preparar los exámenes.

¿A qué niveles se corresponden?

  • A1: fase de descubrimiento. Para validar el nivel A1, debemos conocer las palabras más básicas del idioma y pronunciarlas (aunque sea con errores), entender expresiones básicas, seguir una conversación sencilla con un interlocutor que habla lentamente. – DELE A1.
  • A2: nivel intermedio, para usuarios promedio. Cuando alcanzamos este nivel, entendemos frases y mensajes sencillos, escribimos textos breves, comprendemos documentos básicos, etc. – DELE A2.
  • B1: el nivel umbral. El usuario puede ser autónomo en muchas situaciones, tanto en el plano escrito como en el oral. También puede formar parte de una conversación más elaborada, argumentar su punto de vista, expresar una opinión, contar una anécdota, etc. – DELE B1.
  • B2: el usuario independiente tiene un buen dominio del idioma y puede seguir conversaciones largas y más técnicas. Su vocabulario es mucho más extenso y se expresa oralmente de manera fluida y espontánea. – DELE B2.
  • C1: el nivel autónomo. El estudiante puede comunicarse y hablar sobre temas complejos sin tener que buscar las palabras necesarias para expresarse. Es capaz de leer textos largos y percibir todos sus matices. – DELE C1.
  • C2: se domina el idioma. El usuario habla español con naturalidad, de manera espontánea y con aprecio hacia los matices y las sutilezas de la lengua. – DELE C2.

Principales aplicaciones para aprender español

Para aprender español rápidamente, también podéis optar por recursos interactivos. Hoy en día, nos resulta mucho más sencillo aprender un idioma nuevo gracias a los cientos de aplicaciones móviles de español que tenemos a nuestra disposición. ¿Por qué no aprovecharlas?

Fáciles de usar, ofrecen un enfoque lingüístico global del idioma y permiten a los estudiantes practicar de manera eficaz y divertida en cualquier momento del día.

Además, también es interesante que contéis con un buen diccionario bilingüe y/o monolingüe en vuestro móvil. Así, cuando no se os ocurra la palabra adecuada, podéis recurrir a esta aplicación para encontrarla y seguir con la conversación si estáis en un país de habla hispana.

Vuestro móvil también os puede ayudar a aprender español. Podéis aprender español en cualquier momento gracias a vuestro móvil.

¿Queréis aprender a hablar español? He aquí una selección de algunas de las aplicaciones más útiles e interesantes.

Busuu

Busuu es una de las aplicaciones más exitosas de aprendizaje de idiomas. Una app lúdica que os permitirá aprender palabras y frases clave sobre 150 temas distintos.

Se trata de una aplicación freemium, con contenidos gratuitos y de pago. Si os animáis a invertir un poco más de 5€ al mes durante un año, tendréis acceso a todos los servicios Premium:

  • Conversaciones con nativos
  • Ejercicios de gramática
  • Actividades de vocabulario
  • Certificados oficiales

¿Ventajas? Con la opción Premium podéis descargar los contenidos y aprender sin conexión a Internet en cualquier momento.

Duolingo

Apple nombró Duolingo la mejor app de aprendizaje en 2013. Ofrece distintos tipos de ejercicios lúdicos para aprender español paso a paso, en bloques temáticos, como si de un auténtico juego se tratase.

Duolingo mantiene una de nuestras máximas: el aprendizaje de un idioma se basa en la repetición. Con lo que repasaréis una y otra vez las palabras y expresiones para asimilarlas por completo.

¿Ventajas? ¡Se trata de una app totalmente gratuita!

Babbel

Siguiendo la misma línea que las anteriores, Babbel es otra de las grandes app de referencia en materia de aprendizaje de idiomas. Al igual que Busuu, es una app freemium, con lo que, para acceder a la totalidad de sus contenidos, los usuarios deben abonar una cuota mensual de 4,95€ durante un año (aunque hay otras tarifas con distintos precios).

¿Ventajas? Con solo introducir vuestra cuenta, podéis acceder a todo vuestro progreso en distintos dispositivos: ordenador, Smartphone, tablet…

Aprender español rápidamente exige tiempo y dedicación

Es imposible llegar a ser bilingüe en español en tres o cuatro meses. Hay que ser realistas.

De todos modos, si os lo proponéis, conseguiréis hablar español en poco tiempo: seréis capaces de haceros entender y de entender a vuestros interlocutores; pero para eso, tendréis que trabajar duro y mantener vuestra motivación.

Y sí, la motivación es el factor más importante. Es lo que os permite avanzar de manera más eficaz.

En resumidas cuentas:

  • Empezad por aprender las principales palabras de vocabulario, las reglas gramaticales y la conjugación.
  • Leed textos en español.
  • Practicad vuestra pronunciación.
  • Escuchad a nativos hablar en español e intentad vosotros mismos hablar también lo máximo posible.

Bonus: Últimos consejos para aprender a hablar español

Estudiad español con audio

Empecemos por algo que mucha gente no sabe, pero que es clave en el aprendizaje de un idioma: acostumbrarse a los sonidos.

Cada idioma tiene una melodía y una musicalidad propia. Aunque las letras sean iguales, no siempre se pronuncian de la misma manera y las frases no se entonan siempre igual.

Por eso, es muy importante que en vuestro aprendizaje utilicéis archivos de audio (podcasts por ejemplo) adaptados a vuestro nivel que os permitan hacer oído y acostumbraros a los sonidos del español. También podéis recurrir a audiolibros o incluso series de televisión y películas.

Aprovechad para anotar en una libretilla todas aquellas palabras nuevas que os vayáis encontrando, acompañadas de su significado y dedicad un ratito todos los días a repasar ese vocabulario.

Definid vuestro propio estilo de aprendizaje

¿Aprendéis mejor escuchando? ¿Necesitáis leer para memorizar lo que aprendéis? ¿Tenéis una memoria visual y preferís recurrir a imágenes?

Sea cual sea vuestra metodología de aprendizaje, intentad adaptarla a vuestro propio estilo. Dependiendo de vuestra forma de aprender y de vuestros objetivos, buscad los recursos que más os convengan o que más se adapten a vosotros.

El aprendizaje autodidacta no está hecho para todos

Cuando se trata de aprender idiomas, no todos somos iguales. Unos tienen más facilidad que otros para memorizar vocabulario, a otras personas se les dan mejor las reglas gramaticales… Eso no significa que algunos no puedan aprender, pero sí que no todos pueden aprender de manera autodidacta.

Algunos alumnos necesitan el apoyo y la experiencia de un docente que les guíe en sus estudios, les ayude a mantener su motivación y busque recursos creativos para explicarles los aspectos más complicados y difíciles de entender de un idioma.

No intentéis aprenderlo todo = marcaos unos objetivos razonables

Para hacer que el aprendizaje sea más divertido, solemos recurrir a historias o anécdotas. Si tenéis buena memoria, adelante, memorizadlo todo. Pero si ese no es vuestro caso, marcad ciertas prioridades en vuestro aprendizaje.

Centraos en aprender las palabras y expresiones que os resulten más útiles o relevantes, esas que podáis usar en vuestro día a día.

Lo mismo ocurre con los tiempos verbales: a la hora de hablar tendemos a usar el presente, el pasado (simple o compuesto) y el futuro. Aprended esas conjugaciones primero.

Continuad luego con adjetivos, estructuras interrogativas, pronombres, términos específicos… Todos aquellos elementos que irán marcando la diferencia en vuestra expresión (tanto oral como escrita) en español.

¡El subjuntivo puede esperar!

Estudiad español con frecuencia, en sesiones cortas

Si estudiáis español después de comer, es probable que os canséis, os venza el sueño y vayáis perdiendo vuestra capacidad de atención o de motivación.

Aprovechad el tiempo. Estudiad en sesiones cortas.

Dedicad 15 minutos al día a estudiar español (y dedicadle el 100% de vuestra atención). Así, obtendréis mejores resultados que estudiando dos horas durante el fin de semana con mil ruidos y distracciones de fondo.

Repasad: ¡La repetición es la clave!

Uno de los principales errores que cometen los estudiantes es centrarse en aprender cosas nuevas y no repasar lo que ya han aprendido.

Regla general: para cada hora que dediquéis a aprender cosas nuevas, debéis pasar al menos otra hora repasando contenidos viejos.

¡La repetición es la clave!

Si deseas tomar una clase de lengua o una clase de literatura con un profesor apasionado, no dudes en consultar los anuncios de nuestra plataforma.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz