Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cinco buenas razones para comenzar a aprender danza clásica

Publicado por Leyla, el 05/03/2018 Blog > Arte y ocio > Baile > ¿Por qué Tomar Clases de Danza Clásica?

A menudo, se suele decir que no importa mucho el estilo de baile que queramos aprender (zumba, danza africana, salsa cubana, bachata, tango argentino, flamenco, rumba o bollywood, entre otros), puesto que tendremos que comenzar siempre por la danza clásica.

No obstante, no se trata de una obligación per se, pero una vez que veas los beneficios que la danza clásica puede aportarle a tu cuerpo y a tu mente, puede ser interesante tomar algunas clases.

Elegancia, flexibilidad, rigor, disciplina, armonía corporal, memoria…

La danza clásica permite prácticamente volar con toda la ligereza que requiere. Es beneficiosa para el cuerpo y la mente y desafía casi las leyes de la gravedad. Hoy en día, ya no se trata de martirizar los músculos del cuerpo, sino de estirar suavemente para trabajar la coordinación y el equilibrio.

¿Aún te preguntas que qué razones existen para empezar a aprender danza clásica?

Superprof te las enumera a continuación.

Hacer danza clásica para ganar en elegancia

Posiciones de ballet. Levanta la cabeza, baja los hombros y estira los brazos.

La bailarina «étoile» (estrella) realiza un solo que no puede ser improvisado, vive cada «pas-de-deux», cada «entrechat» y cada ritmo.

La bailarina clásica ocupa todo el espacio, llena la sala con su presencia, elegancia y bellaza. Ya sea sobre sus puntas o en medias puntas, vestida con un tutú digno de un vestido de gala y con el cabello recogido en un moño, la bailarina es la esencia de la feminidad y de la ligereza.

Objeto de envidia de niñas y mujeres, que quieren imitarla.

La danza clásica es la forma perfecta de mejorar la postura y de ganar en elegancia en la vida cotidiana. En las primeras clases, se aprende a mantenerse recto y a contraer todos los músculos para evitar cualquier riesgo de lesión. La danza clásica también supone el dominio perfecto del cuerpo.

A menudo, se recomienda que las personas que padecen dolores de espalda, practiquen ballet, puesto que sirve para tonificar los abdominales y la espalda y puede incluso corregir los pies de las personas que los meten hacia adentro.

La clave de la elegancia es, sobre todo, la posición de la cabeza: los hombros bajos y sin bloquear, los omoplatos arriba y el cuello vigoroso. Esta postura de la cabeza es la que nos sirve a veces para reconocer a las grandes bailarinas clásicas.

No obstante, también destaca la posición de los brazos: la bailarina clásica tiene los brazos y los hombros musculosos, en parte, debido al trabajo habitual de las aperturas, los arrondis (redondeado) y los couronnes (en alto), por lo que el cuerpo adopta una figura diferente.

Ganar en flexibilidad gracias a la danza clásica

Desde la primera clase de danza clásica (o de barra en suelo), tu profesor de baile hará que trabajes la flexibilidad. Al principio, puede intimidar el hecho de ver que los demás tienen más flexibilidad, pero todo es cuestión de trabajo. Independientemente de la edad, sí.

La flexibilidad es, sobre todo, un atributo de la danza clásica, pero será útil si quieres practicar otras disciplinas como la danza contemporánea, la danza moderna, la danza deportiva o el hip hop.

Piensa en ponerte una indumentaria que no te moleste a la hora de moverte para trabajar la flexibilidad con mayor facilidad: leotardos, leggings o medias, el bolero y las semi-puntas.

Flexibilidad y danza clásica. Poco a poco, centímetro a centímetro, irás ganando mayor flexibilidad.

En una clase de danza clásica, el calentamiento debe tener prioridad a la hora de adquirir flexibilidad y no arriesgarse a lesionarse. Esa flexibilidad llegará poco a poco de la mano de los balanceos y los arabesques. Se reforzará el cupé, crecerá el en-dehors y la pierna podrá subir más.

Aunque la flexibilidad requiera tiempo, nunca debes forzar el cuerpo. No es que la flexibilidad no requiera esfuerzo, sino que debe poder ser poco a poco.

De esta forma, tu cuerpo se encontrará en un estado diferente cada día. Un día, serás capaz de tocarte los pies sin problema con las piernas estiradas, al día siguiente, llegarás a los talones… No intentes ir más allá de tus límites porque puedes lesionarte.

La danza clásica puede ser muy bonita. No es necesario que los bailarines se coloquen el pie detrás de la cabeza. Por otro lado, trabajar la flexibilidad a cualquier edad te ayudará a evitar algunas lesiones y enfermedades como la tendinitis, artrosis o reumatismos.

Descubre la historia de la danza clásica.

La danza clásica para adquirir rigor y disciplina

La disciplina siempre suele acompañar al aprendizaje de la danza clásica.

En todos los niveles, desde que se entra en el salón de baile, aunque se trate de una clase de prueba, se deben respetar las siguientes normas:

  • No se habla durante la clase;
  • se debe escuchar al profesor de la escuela de baile;
  • no debes faltar a una clase (salvo excepciones), de lo contrario, el grupo saldrá perdiendo;
  • no se debe llegar tarde;
  • no se debe salir de la clase hasta que no acabe;
  • debes ser cortés y llevar un atuendo apropiado.

Estas reglas, al fin y al cabo, son normas de convivencia y de sentido común.

Las clases de baile son un espacio perfecto para progresar y perfeccionar, pero también para relajarse, hacer deporte (la danza clásica es un deporte, ya lo verás con las primeras molestias) y hacer amigos.

Disciplina y baile. La disciplina: más allá de la infancia.

No obstante, la práctica de la danza requiere rigor y disciplina. Tendrás que estar concentrado 100 %. Gracias a tu concentración, podrás olvidar todas tus preocupaciones. Aunque salgas exhausto de la clase, paradójicamente estarás lleno de nueva energía.

Trabajar el cerebro para memorizar las coreografías de danza clásica

Durante una clase particular o grupal de baile, puede que aprendas una secuencia coreográfica.

Si la danza es algo nuevo para ti, tendrás que trabajar la lógica y ejercitar la mente para memorizar los pasos de música. Por otro lado, si ya has hecho bailes de salón, bailes latinos o claqué, habrás adquirido esta lógica y será mucho más fácil para ti.

Por esta razón, debes ser riguroso y disciplinado y permanecer 100 % concentrado durante las clases: de lo contrario, tu cerebro no podrá expresar lo que intentas bailar.

La dificultad yace en el hecho de acordarse de todo la semana siguiente. Un consejo: repasa con regularidad los pasos para evitar olvidarlos. No esperes al día de antes de la clase, puede que ya se te hayan olvidado si no has intentado memorizarlos antes.

La musicalidad es importante en la danza clásica, pero, no te desanimes, ya la aprenderás. Aprenderás a poner los pasos en sintonía y armonía con la música y a contar, siempre viviendo la música.

No olvides aplicar las correcciones del profesor de baile en cada clase. No creas que la danza clásica es tan solo un deporte físico, también es un deporte intelectual y artístico. ¡A calentar el cerebro!

Danza clásica y tiempo. Aprender la danza clásica no se hace en tan solo un día.

Recuerda que NO hay límite de edad para aprender a bailar.

Adelgazar mientras haces danza clásica

Aunque las cosas evolucionen lentamente, el culto de la delgadez en la danza clásica es un hecho. Sin llegar a los extremos exigidos en la Ópera de París, es innegable que el baile adelgaza.

Por otro lado, no necesariamente implica perder peso, puesto que la danza clásica sirve para desarrollar los músculos, fortalecer la pie y quemar calorías.

La diferencias se notarán, sobre todo, en las piernas. Después de algunas clases de pliés, balanceos y ronds-de-jambe, verás la firmeza de tus piernas, que incluso pueden haber perdido volumen. La danza suele estirar los músculos y no los infla como otros deportes.

Por lo tanto, tendrás unas piernas delgadas, firmes y tonificadas, unos muslos y gemelos bien definidos y unos tobillos fuertes, con un cupé extraordinario.

La cintura también se define de nuevo gracias a los ejercicios de abdominales; las nalgas se curvan y los músculos de los brazos se redefinen mejor. La danza clásica es el deporte ideal para recuperar la línea y esculpir un cuerpo femenino y armonioso.

Si vives en la capital y deseas tomar clases salsa Madrid o o otro estilo, no dudes en ponerte en contacto con nuestros profesores bailarines.

 

Para concluir…

  • El ballet clásico inspira elegancia, belleza y feminidad. Tres activos que también pueden ser de utilidad en la vida cotidiana.
  • La flexibilidad es una de las características de la danza clásica, pero hoy en día se adquiere poco a poco, sin forzar el cuerpo, sin sobrepasar los límites. Lo importante es que la flexibilidad sirve para prevenir ciertas lesiones.
  • Rigor y disciplina son otras de las características ligadas al universo de la danza clásica. En el caso de los niños, les ayudará a relajarse y a centrarse.
  • La danza clásica también es una disciplina intelectual, pues hay que memorizar los diversos pasos y secuencias del profesor.
  • Por último, la danza clásica es uno de los mejores deportes para esculpir el cuerpo de manera armoniosa, ya que estira los músculos y reafirma la piel.
Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz