Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cómo pueden ayudar las clases de Lenguaje a una persona disléxica?

Publicado por Jordán, el 14/05/2019 Blog > Apoyo escolar > Lengua > La dislexia y las clases de Lenguaje

El uso cotidiano que realizamos del castellano, para personas que hemos nacido hablando este idioma, suele suponer pocas desventajas a la hora de comunicarnos y expresarnos a través de él.

Posiblemente la mayoría se encuentre en el caso de que la utilización de la lengua castellana no le represente ningún problema. Sin embargo, existe un número no menor de personas cuya lengua materna es el idioma español que presenta dificultades para hablarlo.

Uno de estos casos es el de la dislexia, la que es considerada uno de los trastornos cognitivos más comunes que se origina en la infancia y que no pareciera guardar relación necesariamente con ningún motivo físico, psíquico ni sociocultural.

Debido a que la dislexia es un problema que surge con el lenguaje, las clases de esta área podrían tener bastante trabajo para facilitar la vida de las personas que cuentan con esta condición.

Si quieres saber más acerca de la dislexia y cómo las clases de Lenguaje podrían servir para disminuir las desventajas que surgen a partir de ella, sigue leyendo este artículo.

Conoce mucho más sobre las clases de Lenguaje y Comunicación.

¿De qué se trata exactamente la dislexia?

La dislexia es una condición relacionada con el aprendizaje de la lectoescritura, en la que una persona tiene dificultades para leer los textos.

Lo anterior puede derivar en problemas en áreas como la comprensión de lectura, la ortografía, la escritura, el lenguaje e incluso en las matemáticas.

Las situaciones más tempranas que pueden revelar que alguien sufre de dislexia surgen a partir de las primeras clases de la enseñanza básica, momento en el que las personas menores de edad comienzan a dar sus primeros pasos en el mundo de la lectura.

Ponte al día con las clases de Lenguaje y Comunicación.

Sala de clases Los problemas de una persona disléxica comienzan a presentarse a partir del primer año de enseñanza básica.

Es decir, la dislexia guarda directa relación con el área escrita del idioma y su ortografía, la que significa un problema y se convierte en una barrera que se torna complicada de superar para quienes la han desarrollado.

A pesar de ser un problema que se manifiesta recién en los primeros años de la enseñanza básica, se piensa que la dislexia se encuentra presente en las personas menores de edad desde el mismo nacimiento. De acuerdo a los científicos, se debe a que se produjo una organización cerebral que es diferentes a la mayoría de las otras personas.

Por esta razón se debe tener claro que la dislexia como organización cerebral que difiere a muchas otras personas no es una deficiencia propiamente tal, sino una complicación para adaptarse al sistema de lectoescritura de la lengua.

Quienes han desarrollado este trastorno del aprendizaje suelen presentar problemas ligados con el reconocimiento de sonidos en las palabras y también al relacionar las letras con el sonido que producen al pronunciarlas.

Otro de los problemas que suelen presentar es lo difícil que les resulta combinar los sonidos de las letras para formar las palabras y pronunciarlas.

¿Quieres escribir mejor? Mira estos consejos.

Como resultado de lo anterior, las personas menores de edad disléxicas suelen tener dificultades en el aprendizaje que desarrollan en el contexto escolar.

Los resultados académicos, los obstáculos que presentan a la hora de comunicarse y de relacionarse con el mundo exterior, puede desembarcar en problemas de desarrollo psicosocial, por lo que se hace necesario tomar cartas en el asunto para evitar que los más jóvenes presenten algún tipo de inconveniente más grave.

Estas dificultades en el aprendizaje de la lectoescritura no significa que las personas menores de edad en las que se detecte tengan una capacidad intelectual disminuida.

Los jóvenes que presentan esta condición son niños con un desarrollo y capacidad intelectual apropiada para su edad. De hecho, aquellas personas menores de edad que son considerados con algún grado de retraso intelectual, madurativo, psíquico, físico o niños no escolarizados que presentan dificultades en el área de la lectoescritura no son considerados como disléxicos.

Para detectar la dislexia con seguridad, existen tres pruebas que se realizan a quienes se encuentren presentando signos de dislexia. Una de ellas es la que tiene que ver con habilidades metafonológicas, otra es la que se conoce como el RAN (denominación rápida de objetos habituales) y la nominación de las diferentes letras de nuestro alfabeto.

Debido a que el principal problema se ubica en la etapa en que la persona menor de edad inicia su proceso escolar, se hace necesaria la reorientación de ella a través de diferentes métodos.

Si sientes que cometes muchas faltas de ortografía, revisa estos tips para eliminarlas.

El rol de las clases de Lenguaje como apoyo para personas disléxicas

Un elemento importante a considerar a la hora de apoyar a las personas menores de edad que son disléxicas es el de las clases de lenguaje.

Esto se debe a que, para un joven de esa edad que se encuentra recién aprendiendo las reglas más formales del idioma castellano puede resultarte tan complicado como a una persona que esté dedicando tiempo a aprender un segundo idioma.

Por ejemplo, muchos extranjeros que se encuentran estudiando español se enfrentan a una serie de obstáculos o complicaciones que caracterizan a la legua español. Esto es algo parecido a lo que le ocurre a una persona que recién empieza a entender las normas de su lengua materna, aunque ya esté inserto en el sistema lingüístico.

¿Se acerca un examen de Lenguaje y Comunicación? Así puedes prepararte.

Cada idioma cuenta con sus propias particularidades de carácter léxico, gramatical, sintáctico y lógico y de acuerdo a lo establecido por la ciencia, todos estos están relacionado con la misma zona del cerebro, sin importar la lengua que se trate.

En el caso del español, es verdad que pareciera ser una lengua menos difícil que otras. Existe una clasificación de lenguas entre regulares e irregulares. Las primeras son aquellas cuya asimilación resulta más fácil que las segundas, que cuentan con una correspondencia grafema-morfema más compleja. El castellano se ubica en la primera clasificación.

¿Cómo pueden ayudar las clases particulares de Lenguaje a una persona con dislexia?

Debido a que las clases en los colegios basan la enseñanza y el aprendizaje en técnicas en su mayoría lectoescriturales, el proceso para las personas disléxicas puede resultar complicado.

Por esta razón, se hace necesaria la presencia de un profesor o una profesora que cuente con las habilidades y competencias relacionadas a técnicas pedagógicas adecuadas a niños con esta condición.

Lo primero y esencial es que la persona que vaya a desarrollar su trabajo docente sepa generar el máximo grado de confianza con el estudiante en cuestión.

Si bien se necesitarán técnicas diferenciadas para personas catalogadas como disléxicas con el fin de proteger su desarrollo educacional, las clases no tendrán que ser tan distintas a las otras.

Mujer leyendo Una persona disléxica podrá desarrollar seguridad y confianza en sí misma a medida que el sistema educativo y social se preocupe de incluirla.

Lo que se necesitará es que el profesor sea capaz de entender que la persona a la que le está generando problemas insertarse en el sistema educativo tendrá otro ritmo de aprendizaje.

Es posible que la persona menor de edad con estos problemas se presione tanto para entender y desarrollar las tareas del colegio que tenderá a sentirse incómodo, presionado, fatigado, desconcentrado o distraído. El profesor deberá ser capaz de entender esta situación y no pensar que estos jóvenes no quieran prestar atención a su clase.

Lo más probable que es que con el desarrollo de la etapa escolar, si la persona menor de edad recibió una enseñanza adecuada a su condición, ella empezará a tener mayor confianza en sí misma, lo que es un gran avance ya que se bajan los niveles de ansiedad y el rendimiento subirá.

Por último, un tratamiento efectivo que permita controlar la dislexia y que disminuyan los problemas relacionados a este condición debe tomar en cuanto múltiples actores, entre los que se pueden encontrar:

  • El sistema familiar
  • Médico neurólogo
  • Psicólogo
  • Fonoaudiólogo

Los niños reciben muchos beneficios con las clases de Lenguaje y Comunicación.

Recursos que pueden ayudar a una persona disléxica

Una de las maneras en las que se puede ayudar a una persona disléxica, especialmente en cuanto a aquellas menores de edad es la que se conoce como el Método Davis.

Ron Davis, un ingeniero que tenía dislexia cuyo Coeficiente Intelectual era cercano a 160, se dio cuenta que la dislexia se le presentaba mucho más aguda en determinados momentos. Por ejemplo, cada vez que se dedicaba a su pasatiempo favorito, esculpir, notaba que su dislexia aumentaba al doble.

Pero eso no fue todo. También notó que una vez que terminaba sus labores creativas en la que su dislexia aumentaba de manera considerable, mientras desarrollaba las tareas cotidianas, su dislexia estaba mucho más disminuida. Por ejemplo, la lectura ya no le suponía una gran dificultad.

Esto ayudó a concluir que no es recomendable dejar a la persona menor de edad presionada por las exigencias del sistema escolar regular, ya que resultan demasiado severas para aquellos que presentan esta condición y los obstáculos son mucho mayores.

La clave está en mantener una buena comunicación con la persona menor de edad, conocer sus interés, su ritmo, entre otros aspectos, con tal de entregarle espacios apropiados a ellos, como un pasatiempo que le guste realizar, por ejemplo.

Esto permitirá que se relaje y se entretenga, además de alejarlo de la sensación de ansiedad y frustración que puede llegar a sentir debido a la dislexia.

Además, debido a que muchos profesionales de la educación, la cognición y la enseñanza han empezado a tomar más en cuenta el tema de la dislexia, actualmente existen muchos recursos a los que recurrir para ayudar a quienes tengan en esta condición.

Figura y ampolleta Buscas espacios donde las personas menores de edad puedan desarrollar su creatividad y bajar la ansiedad es muy importante para su desarrollo personal.

Puedes buscar en librerías, bibliotecas e Internet diversos libros y artículos que se dedican a hablar sobre la dislexia, posibilitando entregar mejores herramientas a los disléxicos.

Si crees que una persona menor de edad pueda estar presentando dislexia, es muy importante que acudas a un profesional para que pueda examinar e investigar si se trata de esa condición o pueda deberse a otras causas. No lo dudes y acércate a un médico que pueda ayudarte.

Mira las ventajas que entrega aprender en Lenguaje y Comunicación con un profesr particular.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz