En este artículo encuentra todo lo que necesitas saber para ser profesor particular de batería.

Te mostramos desde lo que debes estudiar, hasta cómo organizar una clase.

¡Sigue leyendo!

Johan
Johan
Profesor de Batería
5.00 5.00 (1) $7.000/h
¡1a clase gratis!
Matías
Matías
Profesor de Batería
$10.000/h
¡1a clase gratis!
Pablo
Pablo
Profesor de Batería
4.67 4.67 (3) $8.000/h
¡1a clase gratis!
Pía fernanda
Pía fernanda
Profesor de Batería
5.00 5.00 (5) $15.000/h
¡1a clase gratis!
Jorge
Jorge
Profesor de Batería
5.00 5.00 (5) $15.000/h
¡1a clase gratis!
Sebastián
Sebastián
Profesor de Batería
$15.000/h
¡1a clase gratis!
Nico
Nico
Profesor de Batería
$15.000/h
¡1a clase gratis!
Marcel
Marcel
Profesor de Batería
$15.000/h
¡1a clase gratis!

Estudiar para ser profesor de batería

Si has sentido la pasión por la música desde que eras pequeño y llevas una vida dedicándote a tocar la batería de forma profesional, existe una opción que si la tomas podrás enriquecerte como baterista y ganar unos pesos que no estarán nada de mal para fin de mes.

A pesar de que la presencia de la asignatura de música en el sistema escolar chileno cada vez se encuentra más disminuida, compartiendo incluso horas curriculares con las artes visuales, todavía sigue siendo una importante materia en el programa de los colegios, debido a las diferentes habilidades que su práctica permite desarrollar entre los niños, niñas y adolescentes.

Grupo musical en concierto
Toca en conciertos, ser parte de bandas musicales o pasatiempo. Los motivos para estudiar batería son múltiples.

Para ser profesor o profesora de música en el colegio público, es necesario haber estudiado pedagogía en la universidad y haber postulado por los canales institucionales al puesto, aunque existen algunas excepciones.

Las personas que completaron su carrera de Pedagogía en Música en cualquier universidad del país deben inscribirse en el rol de postulantes para colegios municipales, donde serás seleccionado de acuerdo a los lugares donde más se necesitan docentes, aunque también está la posibilidad de convertirte en profesor o profesora de una materia en la que seas experto sin tener la pedagogía.

Al respecto, la ley «permite a los sostenedores solicitar al Ministerio de Educación (Mineduc) que autorice a personas que no poseen título profesional en el área de la educación, para que puedan ejercer como docentes en un subsector o asignatura».

Por su parte, en los conservatorios y departamentos de música se suelen impartir programas de larga duración, que pueden comenzar incluso antes de finalizar la etapa escolar. El aprendizaje de un instrumento musical requiere de años de práctica y rigurosa disciplina.

Estos espacios permiten que sus estudiantes reciban una formación musical de alto nivel y muy completa y su claustro de docentes suele estar conformada por excelentes profesionales de la música.

Si definitivamente ser profesor o profesora en colegios públicos, conservatorios o planteles de educación superior, también existen otras posibilidades. Una de ellas es la de ejercer como docente en academias particulares de música.

En comparación a las instituciones educacionales formales, entrar a trabajar a estas escuelas privadas de música es menos difícil, ya que existen más puestos vacantes y las exigencias en cuanto a los estudios y la enseñanza es mucho menos estricto que en universidades y conservatorios.

El valor de las clases de batería

Determinar una tarifa por tus servicios de profesor o profesora particular no es una tarea simple. Existen varias cosas que debes tomar en cuenta para llegar al precio adecuado.

Una de las primeras acciones que debes llevar a cabo para lograr establecer un buen precio es revisar los valores que otros profesores o profesoras independientes cobran en la zona donde vives. Esto, principalmente porque las clases particulares tienen un precio diferente al que cobran los y las docentes en colegios e instituciones de educación superior.

Contar con un precio atractivo frente a otras personas que ofrecen servicios similares a los tuyos es esencial para no espantar a tus potenciales estudiantes. Para esto es importante que las tarifas que tú cobres no se encuentren muy alejadas de la media.

También toma en cuenta el gasto monetario que tendrás que hacer en materiales y en el transporte, ya privado o público. Lo debes incluir en tu precio porque si comienzas a gastar más de lo que te pagan no estarás haciendo un buen negocio.

Otro elemento que ayuda a fijar el precio de una sesión de clases es el número de estudiantes. Puedes ofrecer clases individuales o a grupos reducidos de personas, y cada una de esas modalidades tendrá un valor diferente.

La verdad es que no importa si son clases de batería, de piano, de guitarra, de flauta, de armónica, de trompeta, de bajo, de acordeón, de batería o del instrumento que sea. La tarifa siempre variará en función de la forma y las metodologías de las clases particulares.

Te aconsejamos que las tarifas por hora de clases que fijes para tus servicios sean diferenciadas. Es decir, que no sea el mismo valor de las clases que se llevan a cabo una vez en la semana al de las que se realizan varias veces.

Además de los factores que hemos presentado anteriormente para fijar un precio, también es importante contar con un respaldo académico. Es decir, el hecho de tener o no tener un título, diplomas o postgrados, será altamente determinante para escoger una tarifa para tus clases. Muchos de los y las estudiantes que se encuentran buscando clases de batería toman en cuenta los estudios que tiene un profesor o profesora para decantarse o no por esa opción.

Pero si no tienes un respaldo de estudios formales no te desmotives. De hecho, contar con estudios profesionales de música no es un requisito indispensable. También la experiencia y tu trayectoria como músico o música, baterista y profesor o profesora va a interferir en el precio.

¿Cómo encontrar alumnos para tus clases de batería?

Desde la vereda del ejercicio docente, tú como profesor o profesora posiblemente te estés preguntando cómo puedes conseguir estudiantes y empezar a hacer tus clases.

Es posible que las primeras semanas como profesor o profesora particular de batería te cueste encontrar estudiantes. La verdad es que es una situación que suelen vivir sin importar la asignatura. Esto puede volverse en una situación algo insostenible si se extiende por mucho tiempo, ya que no estarás recibiendo ingresos.

Batería en casa
Encontrar estudiantes para tus clases de batería no es complicado si sabes cómo hacerlo.

Para esto es muy útil elaborar un anuncio de tus clases particulares llamativo y organizado para empezar a hacerte conocido.

Asegúrate de que en tu aviso se muestre qué tipos de enseñanza ofreces. Por ejemplo, clases individuales, clases a domicilio, clases grupales, cursos intensivos, entre otras. Una buena idea es que indiques cuáles son los tipos de contenidos que incluyes en tus clases, como cultura musical, teoría musical, tempo, historia de la música, utilización de herramientas como el metrónomo, solfeo, improvisación, etc. Todos estos detalles son los que pueden hacer que una persona te prefiere por sobre otros profesores o profesoras.

Y uno de los elementos más importantes que debes incluir en tu anuncio, ojalá en algún lugar destacado, es la forma en que te pueden contactar. Un número de teléfono, el correo electrónico. No son pocas las personas que lo olvidan y pierden la oportunidad de ser contactados por sus potenciales estudiantes.

Lo ideal es que te hagas asesorar por una persona que tenga conocimientos en diseño, pero si tienes acceso a esto, lo básico es que pongas atención al tamaño de la fuente, el tipo de letra, los colores que utilizar y la forma en que distribuyes la información es importante.

El siguiente paso, luego de haber creado el anuncio de tus clases particulares de batería, es encontrar puntos estratégicos donde ponerlos para captar la mayor cantidad de estudiantes posibles.

Generalmente, en las entradas de los establecimientos educacionales se encuentran disponibles muros dedicados exclusivamente a avisos y anuncios de interés para la comunidad escolar. Sácale partido a estos espacios y deja tu anuncio.

Pero en cuanto a anuncios, los colegios y centros educativos no son los únicos lugares donde puedes colgarlos. También puedes recurrir a los centros comerciales y tiendas cercanos a tu lugar de residencia. Acércate al almacén del barrio, la panadería, peluquerías, etc. Busca aquellos que tengan más concurrencia de personas durante el día, para que sea mayor el número que los vea.

Puedes dirigirte al público de todas las edades que se encuentren interesados en aprender a tocar la batería. Se trata de algo transversal.

Con la penetración cada vez mayor de las redes sociales, esta se ha convertido en una de las herramientas más útiles para promocionar una gran cantidad de servicios. La masividad que han alcanzado permite que tus anuncios puedan llegar a una gran cantidad de personas sin tener que moverte de tu hogar.

Prepara tus clases de batería

No importa si enseñas guitarra, trompeta, piano, saxofón, batería, violín, flauta traversa, bajo, acordeón o armónica. Cualquiera de estas clases necesita una preparación de acuerdo a diferentes factores.

Uno de los puntos de partida para comenzar a organizar una clase de música, especialmente de batería, es el gusto y los intereses de tus estudiantes, así como también los que tienes tú como profesor o profesora.

Improvisación, ritmo, tempo, solfeo, técnica, cultura musical, teoría musical, son algunos de los contenidos que se suelen tocar en las clases de batería.

Palillos sobre batería
Como profesor, puedes ofrecer clases particulares de batería a domicilio o en tu propio hogar.

¿Solo tienes un manejo intermedio de la batería? Está bien, puedes hacer clases a estudiantes que tienen como objetivo las nociones básicas, por ejemplo. Pero es imprescindible que ellos y ellas sepan cuál es tu nivel de manejo del instrumento en cuestión.

Unas buenas clases de batería deben tomar en cuenta, además de tus conocimientos, tus intereses musicales y tu interés por compartir tu sabiduría en esta área con más personas, las necesidades de los propios o propias estudiantes.

Además, es necesario contar con un programa que le permita al profesor o profesora desarrollar su trabajo en base a una guía. Las clases deben entregar una enseñanza y un aprendizaje progresivo y constructivo, ya que si los estudiantes no experimentan estar creciendo en cuanto al conocimiento de la batería verán complicado el proceso.

Puedes empezar a elaborar el programa desde la primera reunión con tu estudiante. Aprovecha al máximo este momento, ya que a partir de esto podrás diseñar un programa completamente adecuado a sus requerimientos.

En base a esto, se hace necesario que los profesores y profesoras de batería dividan sus clases en fases progresivas, con el fin de que los y las estudiantes aprendan a un ritmo adecuado a sus características y capacidades.

¿Necesitás un/a profe de Batería?

¿Te gustó este artículo?

0,00/5, 0 votes
Cargando…

Mariana

Periodista y redactora creativa.