Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Tener más de 60 años y seguir aprendiendo

Publicado por Luna, el 30/01/2019 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > El desafío de enseñar a adultos/as mayores

Muchas veces se piensa, de manera errónea, que el proceso de aprendizaje y la educación en sí misma es sólo cuestión de los primeros grupos etarios.

Se observa de manera estrecha el sistema escolar, usando la formalidad de este desde la temprana edad hasta la secundaria, y luego la educación superior, a un límite de edad bien definido.

Como la educación traspasa el límite etario, es que revisaremos qué es lo que sucede con la educación en adultas y adultos mayores.

Revisa aquí los beneficios de las clases particulares para todas las edades.

La voluntad permanente por aprender

A las personas mayores, siendo jubilados/as o no, les gusta seguir adquiriendo conocimientos, sean estos relacionados o no a sus profesiones o materias que más manejan.

Los motivos pueden ser diversos, desde el querer perfeccionarse, la consolidación de conocimientos, la actualización de herramientas y competencias o simplemente aprender contenido nuevo, sea o no para complementar lo que ya se sabe.

Por esto es que cada vez aumenta más la cantidad de adultos y adultas mayores que ingresan a espacios de formación, ya sean tradicionales o no, como las clases particulares.

Aprende a cualquier edad ¡Se puede aprender a cualquier edad!

La producción constante y veloz de nuevos conocimientos, el cambio constante de las tecnologías y los nuevos descubrimientos obliga a todas y todos a estar actualizándonos constantemente. Y como nunca es tarde para formarse y aprender, las adultas y los adultos mayores adquieren aquí una relevancia importante.

Como se mencionaba, diversos son los espacios que han ofrecidos formación: (1) las universidades han ofrecido programas adaptados para la formación continua, donde se pueden unir adultos y adultas en miras a perfeccionarse para el trabajo; y (2) espacios comunitarios a nivel comunal son quienes más han desarrollado instancias de capacitación sobre diversas temáticas, ya sea para otorgar herramientas ligadas al desarrollo laboral, pero también de otras índoles, como artísticas, deportivas, de vida saludable, y sobre todo, de tecnología.

Sumado a lo anterior, cabe destacar que las metodologías usadas con adultos y adultas mayores son diferentes. No porque necesiten un trato especial, sino porque al no ser obligación, tiene que existir un evaluación de costo-oportunidad, donde efectivamente sirva y tenga sentido destinar tiempo a volver a estudiar.

En ese sentido, las metodologías deben ser coherentes con la realidad que viven adultas y adultos mayores, teniendo en consideración sus conocimientos previos, su cotidianidad, sus problemáticas, en fin, el acervo cultural con el que cuentan.

También hay clases particulares para la educación superior, revisa esta columna para saber más.

La necesidad de aprender sobre tecnología

De manera liviana se expresa a veces que las/os adultas y adultos mayores están atrasados en el uso de la tecnología. Por un lado, puede ser efectivo en tanto el avance de esta es muy vertiginoso, sin embargo, es cuestionable en tanto estas/os no siendo nativas/os digitales, cada vez se manejan mucho más con la tecnología y el uso de recursos virtuales.

Adultos pueden aprender sobre tecnología. La tecnología no es solo de jóvenes.

Ejemplo de lo anterior es la realidad impensada que en los grupos familiares, las adultas y adultos mayores tengan whatsapp, participen activamente de estos, incluso compartiendo memes, fotografías, videos, entre otros.

Otro antecedente es el uso de redes sociales, partiendo con Facebook y luego migrando, como el resto de la población, a Instagram. Cada vez son más personas que las utilizan, compartiendo imágenes, contactando antiguos amigos y amigas, comunicándose con la familia, jugando en las aplicaciones, entre otras.

Es por lo anterior que los cursos de computación, tecnología y recursos online han ido en aumento, sobre todo en espacios comunitarios a nivel comunal. Así, los talleres sobre alfabetización digital han podido hacerse cargo de una necesidad concreta de las adultas y adultos mayores.

Ya veíamos el aumento en el uso de redes sociales, sin embargo, estos talleres van más allá, pues buscan otorgar herramientas para comunicarse, buscar información de manera efectiva y también aprender.

En términos generales, lo que más se demanda es: el uso de redes sociales; búsqueda efectiva en portales como Google; navegación por Internet; uso básico de software, particularmente Word, PowerPoint y Excel; realizar compras y pagos de manera segura por Internet; uso de correo electrónico.

Nunca es tarde para aprender un nuevo idioma

Generalmente se escucha que el aprendizaje de un nuevo idioma para las adultas y adultos mayores es casi imposible, argumentando que ya están muy acostumbrados y acostumbradas al idioma nativo, que les costará comprender la gramática y la pronunciación.

Se puede aprender inglés a cualquier edad. A toda edad podemos aprender nuevos idiomas.

De lo anterior se pueden desprender ciertas verdades, pero también desmentir algunos mitos.

Efectivamente el aprendizaje de un idioma puede ser más sencillo en una edad más temprana, sobre todo en el proceso de madurez fonética cera de los 10 años, donde se puede internalizar de manera más sencilla el vocabulario y la fonética. Luego de esta edad, se hace más compleja la distinción entre los fonemas.

Ahora bien, teniendo de base lo anterior, no hay argumento que imposibilite a adultos y adultas mayores a aprender un nuevo idioma. Incluso, hay varias ventajas que la misma edad permite, una de ellas es que adultos y adultas son independientes, autónomas/os, y saben, en su mayoría, el método en que aprenden, identificando qué es lo que se les hace más fácil y qué más difícil.

Las razones por las que una persona mayor puede aprender con éxito un nuevo idioma, son:

(1) Existe voluntad y motivación por aprender: Generalmente las adultas y adultos mayores no están aprendiendo un idioma de manera obligada, por lo que existe una motivación genuina por aprender, esforzarse, dedicar tiempo y disciplina. Si eres profesor o profesora, es importante mantener esa motivación y expectativa en el aprendizaje

(2) Poseen más independencia: En las clases particulares la flexibilidad es una ventaja de las que se puede sacar mucho provecho. Por lo mismo, la independencia y autonomía de las y los adultos es un plus, pues permite acomodar horarios, tiempos y lugares con mayor facilidad para las profesoras y profesores particulares.

(3) Saben cómo aprender: Por el mismo avance de la edad y las experiencias de vida, las adultas y adultos mayores saben cómo aprender. Identifican con mayor facilidad qué se les hace más difícil, pero también cuáles son sus potencialidades para el aprendizaje. Lo anterior permite tener un enfoque más directo respecto a los contenidos y metodologías de enseñanza.

Busca una nueva fuente laboral: trabajo profesor de ingles.

Características de la educación a personas mayores

Las clases particulares pueden realizarse a todas las personas, independiente de su edad.

Si quieres saber más sobre clases particulares para estudiantes de educación inicial, pincha aquí.

Ahora bien, es importante tener en consideración las características particulares del proceso de aprendizaje de un adulto y una adulta.

Un estudiante de educación inicial, de básica, secundaria o de educación superior tienen distintas necesidades. Por lo general necesitan horarios más intensos, con menos tiempo por la exigencia de las evaluaciones, y con la presión de tener que cumplir porque el sistema escolar y/o universitario así lo exige.

Las clases particulares también pueden servir para preparar la PSU, revisa sus ventajas en esta columna.

En el caso de las clases particulares a adultos y adultas mayores, no se busca un reforzamiento ni la preparación de un examen. En su lugar, el objetivo es un apoyo personalizado para perfeccionar o adquirir un conocimiento.

En ese sentido, las metodologías deben contemplar las siguientes características:

(1) Clases más personalizadas, adaptadas a las necesidades, experiencias y conocimientos previos, cotidianidad y preferencias de las adultas y adultos mayores. Así, el enfoque no puede se tradicional ni escolarizante, sino que ir construyéndose en conjunto, contemplando que la o el estudiante es un adulto/a.

(2) Otorgar agencia a quien está aprendiendo, es decir, hacerlo/a parte de su propio aprendizaje. Para ello es importante el acervo cultural de cada adulto y adulta. Este se debe contemplar al momento de definir metodologías, ejemplos, ejercicios, entre otros.

(3) Método flexibles, no propios del sistema escolar, los que muchas veces son excesivamente rígidos y jerárquicos. Se debe contemplar que las adultas y adultos están ahí por una voluntad genuina y no obligados/as, por ende, el costo-oportunidad de dedicar ese tiempo tiene que ser muy superior a estar haciendo cualquier otra cosa.

(4) Utilidad y aplicabilidad del conocimiento es clave, pues requiere vincular constantemente los aprendizajes con la vida cotidiana, con aquello que permiten las nuevas herramientas que se están adquiriendo.

Para todo esto, construir una relación de confianza es base, así se hará más sencillo el proceso de aprendizaje.

Cumplir años y mantenerse en forma. Aprovecha la energía de las/os adultos/as mayores.

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar