Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

El «savate» o boxeo francés: ¿y eso qué es?

Publicado por Leyla, el 08/10/2018 Blog > Deporte > Boxeo > ¿Qué Es el Boxeo Francés?

« El boxeo francés es un juego duro, imprevisible, brillante y lleno de iluminaciones románticas». André Dumas

Con esta maravillosa cita de un viejo boxeador profesional francés (que viene que ni pintado), que estuvo en actividad desde 1911 hasta 1920 con 25 combates como profesional, no podemos sino sentir envidia de las mieles que ofrece el «savate». Ahora bien, hay que reconocer que este deporte es mucho menos conocido que su primo de las islas, el boxeo inglés, y desde luego mucho menos famoso que la mayor parte de las artes marciales: karate, judo, taekwondo, jiujitsu, aikido, etc.

Lo bueno es que para practicarlo no hay que llevar una camiseta marinera, ni boina, ni baguette: solo tenis, guantes y otras protecciones de boxeo (protector bucal, protección para las tibias, vendas, coquilla, etc.).

En este artículo nos adentramos en la historia y las características de esta rama de una disciplina apasionante como es el boxeo.

Descubre con Superprof los distintos estilos de boxeo.

El boxeo francés a grandes rasgos

Como todo boxeo, el boxeo francés, que también se conoce como «savate», es un deporte de combate de «percusión»; es decir, que tiene una cierta violencia. Los aprendices también hablan de «un deporte de combate pies-puños», aunque la mayor parte del tiempo se utilizan más los pies (hasta un 99% de las veces).

Esta disciplina se basa en duelos entre dos adversarios en un ring de boxeo (de 4,5 x 6 metros). Ambos contrincantes deben llevar guantes, pero también unas zapatillas especiales. ¿Por qué? Pues porque el uso de los pies se permite tanto como el de los antebrazos.

La posibilidad de dar un golpe con el pie hace que esta actividad deportiva sea muy técnica. De hecho, las guardias de defensa son muy variadas y el juego de piernas es particularmente importante, ya que permite orientarse tanto a la defensa como al ataque (para preparar un contraataque, por ejemplo).

Eso sí, aunque lo pies son el núcleo de los ataques inferiores, los golpes de tibia y de rodilla están totalmente prohibidos. La técnica habla de «ofensivas pedestres», que es algo muy específico del boxeo francés.

Qué distingue el boxeo francés de otros estilos de este deporte. ¿Cuáles son las características del boxeo francés?

Para la parte superior del cuerpo, los cuatro golpes fundamentales son el directo, el crochet, el uppercut y el swing. Claramente, la mayor parte de los nombres surgen del boxeo inglés y, por si te entraban dudas, los reveses están prohibidos.

Además, el boxeo francés está abierto tanto para hombres como para mujeres (¡o niños, incluso!). Eso sí, es preciso tener agilidad y dinamismo, porque es como si fuese una especie de gimnasia en la que además aprendes a combatir.

El enfrentamiento específico del «savate» es el asalto, en el que está prohibido buscar la confrontación violenta como tal (de hecho, te descalificarán si te dan tres avisos por intentar luchar «fuera de combate» o de KO).

Los árbitros/jueces (u oficiales) evalúan el estilo, las tácticas y la técnica de ambos contrincantes. Por lo general, las peleas se centran en tres rondas de dos minutos cada una, con un tiempo de recuperación fijo de un minuto y medio (con cada combatiente cerca de las cuerdas, cada uno en una esquina del ring). Hay que tocar lo más posible al adversario y evitar sus golpes, con un tiempo limitado, como ya hemos dicho.

Ahora bien, para acceder al verdadero combate como tal, hay que tener (por lo menos) el nivel de guante amarillo. La potencia está a la orden del día y los combates se dividen en cinco rondas de dos minutos. En la actualidad, ya hay más de 44.000 «savateros» así que, ¿a qué esperas para unirte a este selecto grupo de luchadores?

¿Te interesa conocer también las reglas del muay thai?

Historia del «savate»

Lo cierto es que el boxeo es un deporte con una historia milenaria.

El boxeo francés: de la antigüedad a nuestros días

Las civilizaciones sumeria, egipcia y griega practicaban el pugilato y el pancracio como deportes de combate o cuerpo a cuerpo; deportes en los que todo estaba permitido.

El primer campeón olímpico del pugilato fue Onomaste de Smyrne, en 688 a. d. C.

¿Conoces algún otro deporte (además de las disciplinas de atletismo) que tenga más de 2700 años de historia?

Con el paso del tiempo, los combates fueron evolucionando y el boxeo reapareció en el siglo XVII en Inglaterra. En estas fechas, la nobleza británica buscaba una forma de divertirse apostando en los encuentros de lucha clandestinos.

El boxeo inglés recibe el apodo de «Noble Art» porque apareció con anterioridad. Este apodo también refleja la popularidad de una disciplina que, con el tiempo, se ha ido universalizando. De hecho, el boxeo inglés fue el primero en reglamentarse. Esto ocurrió en el siglo XVIII, cuando los corredores de apuestas ingleses se fueron cansando de las carreras de caballos y se decantaron por la lucha.

De todas maneras, tenemos que esperar hasta 1857 para encontrar las primeras reglas modernas de esta disciplina, que entraron en vigor y se institucionalizaron.

De hecho, el periodista John Graham Chambers (1843-1883) fue el primero en marcar las reglas del boxeo inglés en 1865 (un total de 16 reglas que recibieron el nombre de «las reglas del Marqués de Queensberry»).

A partir de este momento, los guantes pasaron a ser obligatorios, el ring de combate quedaba delimitado, los combates quedaban repartidos en tres «rounds», se distribuían los pesos (peso ligero, peso pluma, etc.), y, en consecuencia, el boxeo inglés se convertía en un deporte profesional. Más adelante, pasó a estar incluido en los Juegos Olímpicos, con lo que dejó de ser una práctica clandestina e ilegal.

Apúntate a un curso de boxeo para ponerte en forma. ¿Te animas a apuntarte a unas clases de este deporte tan completo? | Foto: Pop In the City on VisualHunt.com / CC BY-NC-ND

Al tiempo, en 1899, un tal Louis Lerda volvió de Estados Unidos e intentó introducir el boxeo inglés en Francia, con un primer combate en París (en la sala Wagram). Unos años más tarde, en 1903, los más apasionados de este deporte crearon una especie de federación deportiva.

En el París de los años 1890-1910, algunas calles se convertían en el escenario improvisado de altercados violentos y peleas. Por ello, aprender a defenderse y pelear se convirtió en toda una necesidad, y las clases de boxeo se constituyeron como una formación de defensa propia (o «self-defense»).

El savate o boxeo francés nace a partir de ciertas técnicas de esgrima, y se presenta como una especie de taekwondo europeo: al igual que en esgrima, a los que practican este deporte se les denomina «tiradores» (que es un término muy extendido para hablar de los esgrimistas).

El boxeo francés y los padres fundadores

El boxeo francés, que nació en la calle, pasó a ser uno de los deportes más practicados en muchas regiones del país (sobre todo en la capital). Charles Lecour (1808-1894) está considerado como el padre del «savate». Más adelante, sube al ring un discípulo suyo, Joseph Charlemont, y después su propio hijo, también llamado Charles.

Estos dos grandes nombres del boxeo francés sistematizaron este deporte tal y como lo conocemos hoy en día a partir de distintas variantes que existían en aquel momento. Así, se considera que el «savate» entró en la «era moderna» con la siguiente generación, gracias a un alumno de los fundadores: el conde Pierre Baruzy, campeón de Francia en 11 combates, antes, durante y después de la Gran Guerra. En 1924, por fin, Baruzy participa en los JJ. OO.

Pero el «savate» debe en gran medida su democratización a Louis Vigneron, que venció al inglés Dickson, un campeón de boxeo inglés, en 1854. Así demostró que la técnica del «savate» era magnífica.

A modo de anécdota, te contamos que Georges Clemenceau recomendó que las brigadas móviles de policía, desde su creación en 1907, se entrenasen con regularidad practicando el boxeo francés.

Los primeros campeonatos de Europa de «savate» tuvieron lugar en la década de 1970.

En 1975 se creó la FFSBF & DA, la Federación Francesa de Savate Boxeo Francés y Disciplinas Asociadas.

Más recientemente, debemos destacar el recorrido y el palmarés del boxeador francés Richard Sylla: 10 veces campeón de Francia, 3 veces campeón de Europa y 5 veces campeón del mundo, vencido solo 4 veces en 137 combates. También es campeón de boxeo inglés y de full-contact.

No hay mucha gente fuera del gremio del boxeo que conozca este nombre, pero aun así es, sin lugar a dudas, uno de los grandes referentes de este deporte.

El «savate», al ser un deporte típicamente francés, pasó en 2015 a formar parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de Francia por la UNESCO.

¿Quieres saber también qué es el shadow boxing?

Las sutilezas del boxeo a la francesa

A los principales equipos de «savate» del país les encanta repetir que el espíritu del boxeo francés reside en cuatro términos: «ética, educación, estética y eficacia». En el boxeo francés, es imposible mentir o engañarse a uno mismo: tienes que darlo todo y saber desenvolverte si quieres que tu espectáculo sea interesante y tenga público. Por ejemplo, la fuerza bruta o la búsqueda del KO no son la clave de los partidos. Más bien, lo interesante es la inteligencia y la sutileza del luchador, que se puede observar en los combates, sobre todo porque estas habilidades requieren una coordinación psicomotriz perfecta.

Lo lógico es mejorar la agilidad y el equilibrio, pero también hay que ser perseverante y valiente a la vez. Contágiate de la «furia francesa» de este deporte, que marca la diferencia entre la gloria del vencedor y el fracaso del derrotado.

La dimensión estratégica del «savate» se destaca por las estadísticas de la condición física de sus practicantes. Por ejemplo, los «savateros» americanos afirman lo siguiente: «el boxeo francés […] ocasiona un número proporcionalmente menor de lesiones que el resto de deportes, como el fútbol americano, el hockey sobre hielo, el fútbol, la gimnasia, el baloncesto, el béisbol o el patinaje». Así que, olvídate de esos prejuicios sobre el boxeo francés: ¡el «savate» es un deporte de caballeros! Y sí, se juega en zapatillas y, por lo general, los árbitros llevan pajarita.

Con este deporte, la relajación del cuerpo es fundamental, pero también lo son esquivar y tonificar bien los músculos. Por eso, el boxeo francés atrae a mucha gente que busca mantener una silueta delgada y atlética. De hecho, es que hasta existe una forma de «boxeo fitness» que se basa en el boxeo francés.

Y es que el deporte también tiene alguna similitud con la esgrima, sobre todo por ser para caballeros y porque se pueden imitar los golpes de espada contando simplemente los toques de un rival a otro. Michel Casseux lo llamó, en su momento, «la esgrima de los pies».

Los deportes de lucha tienen una historia de siglos de antigüedad. La lucha como deporte se remonta al inicio de los tiempos.

Aunque los combates de los campeonatos son muy reales, en los entrenamientos son más importantes los asaltos, en los que los golpes no son totalmente reales, pues en ningún momento se busca dañar al compañero. De hecho, también hay competiciones de asaltos, de forma que podemos decir que la finura es una de las preocupaciones de los «savateros». Un último gesto elegante: está prohibido tocar las partes íntimas, pero, en el caso de las mujeres, también lo está golpear a los pechos. Y, desde luego, los golpes por detrás están absolutamente prohibidos y se penalizan con severidad.

Échale un ojo también a nuestro artículo sobre el boxeo chino.

Los grados y los campeones del boxeo francés

Con los más de 100 años de existencia según sus reglas actuales, el boxeo francés tiene una historia abundante, desde el principio del deporte profesional con Charlemont a los 11 títulos nacionales de Baruzy durante la Primera Guerra Mundial. Y podemos daros más nombres de los mejores boxeadores franceses: Scheffler, Robin, Nandi o Berrou. Eso sí, antes de llegar a la cima del deporte, tendrás que aprender y superar pruebas. Ten en cuenta los grados: si en las artes marciales lo que prima es el color del cinturón, en este caso lo que prima es el color de los guantes. Con esta característica, podrás demostrar tu nivel e inscribirte en las competiciones que puedas/quieras.

La historia del boxeo "savate" se remonta a hace más de 100 años. Este deporte tiene más de un siglo a sus espaldas.

Desde los aprendices hasta los maestros, nos encontramos los siguientes grados:

  • Azul.
  • Verde.
  • Rojo.
  • Blanco
  • Amarillo.
  • Plata técnica (GAT 1, 2 y 3).
  • Bronce.
  • Plata de concurso/competición (de 1 a 5 o de 2 a 6 si partes de bronce).
  • Bermellón.
  • Dorado.

Para cada uno de los grados, hay que superar tres niveles. 

El guante azul es para los principiantes, por ejemplo. El guante de plata técnica es un grado particular que da acceso a las competiciones de élite del savate, por lo que no está al alcance de cualquiera.

El guante de bronce, por otro lado, se adquiere acumulando puntos de victorias en competiciones. Los dos últimos guantes (bermellón y dorado) son títulos honoríficos otorgados a grandes campeones (tras ganar un campeonato de Europa, por ejemplo).

Está claro que es muy difícil pasar por los cinco primeros grados. Ahora bien, sabemos que tu motivación y perseverancia lograrán vencer todos los obstáculos que te encuentres en tu camino.

Los puntos del boxeo francés

La guía de Formación de la Federación Francesa de Savate Boxeo Francés indica las normas para obtener puntos en los combates.

El guante de bronce se obtiene al conseguir 15 puntos y ganar dos combates, o tras ganar tres combates contra tres contrincantes diferentes.

Participar en un encuentro oficial nos permite ganar un punto y, en caso de ganar, nos llevamos dos puntos. La victoria por retirada también nos da un punto adicional.

Descubre también las reglas del full contact.

El material y la ropa del boxeo francés

Si tienes pensado apuntarte a un boxing club, antes tienes que hacerte con los accesorios y atuendos más apropiados para practicar este deporte. Estos te permitirán protegerte de los golpes de tu adversario y de evitar hacerte daño con tus propios golpes.

También te ayudarán a evitar que el «ring» se convierta en un auténtico campo de batalla. Si escoges unos guantes de boxeo, unos cascos de protección y unos protectores que no sean de tu talla, lo único que conseguirás es hacerte daño.

No puedes pelear con cualquier atuendo. Camisa de cuadros, náuticos… Está claro que esta no es la ropa más adecuada para el «ring».

Estos son algunos elementos clave para practicar este deporte:

  • Guantes de boxeo: para aumentar la superficie de impacto y proteger las manos de heridas o desgarros (hay muchísimos modelos diferentes, así que no dudes en echar un buen vistazo y hacerte con los que más se ajusten a ti).
  • Zapatillas de boxeo: es la única de disciplina de pies y puños en la que se usa calzado. La suela debe ser plana y ha de tener junturas lisas para evitar heridas.
  • Protecciones corporales: no son obligatorias, pero sí muy recomendadas:
    • Protectores de dientes (simples o dobles).
    • Protectores de tibias.
    • Coquilla (para hombres).
    • Protectores de pecho (para mujeres).
    • Combinación integral de fibra sintética elástica.
    • Bandas y protectores de manos para llevar por debajo de los guantes.
  • Cuerda de saltar: un accesorio que, si bien no se utiliza en el ring, es imprescindible para entrenar y practicar tanto la destreza como la agilidad y la resistencia.

Una vez que te hayas hecho con todos estos materiales (que en muchas ocasiones se venden en los propios clubes o salas de boxeo), puedes empezar a aprender las técnicas básicas.

Asalto, combate y técnica de boxeo francés

Además de la preparación física y del trabajo que implica encadenar movimientos durante el entrenamiento, el instructor debe encargarse de enseñar ciertas técnicas, así como otros rituales propios de esta disciplina.

El saludo

En primer lugar, empezamos por lo que se conoce como el saludo: sirve para mostrar respeto al contrincante y a los jueces.

Para indicar este respeto, hacemos un saludo antes de empezar. Se hace con los pies juntos y colocando el brazo izquierdo pegado al cuerpo. El puño derecho debe colocarse en el corazón. El brazo se extiende y se devuelve a la posición inicial.

La guardia

Durante el combate, es esencial que mantengas la guardia, para protegerte de los golpes en el rostro y el tronco.

Para ello, flexiona ligeramente las rodillas, coloca el pie izquierdo delante. El pie derecho debe estar apoyado sobre los dedos, mirando ligeramente hacia el exterior. Los pies no deben estar muy separados para que puedas cambiar de apoyo rápidamente. Tampoco deben estar demasiado juntos, porque si no te costará mantener el equilibrio. El hombro izquierdo también tiene que estar ligeramente bajo. Los codos tienen que estar cerrados, cerca del cuerpo.

Esquiva los puños manteniéndote alerta. Mantener la guardia te servirá para evitar golpes.

El golpe de pie

Los golpes con los pies se dan en tres niveles distintos: cabeza, parte media del cuerpo (tronco) y parte inferior (piernas).

Tienen estos nombres:

  • Fouetté
  • Golpe frontal
  • Golpe lateral
  • Reverso
  • Golpe de pie bajo

El golpe de puño

Los golpes de puño de asestan en la cara y en la parte alta del cuerpo, y por debajo de la cintura, y se corresponden con los golpes del boxeo inglés: el directo, el gancho, el uppercut y el swing.

Pararse, esquivar y desplazarse

En el boxeo francés existen dos tipos de paradas. La primera consiste en bloquear el puño o el pie del adversario con los guantes o los antebrazos; pero está prohibido bloquear un golpe de pie bajo con la tibia. El segundo tipo de parada consiste en desviar el golpe de pie o puño del contrincante con el guante, el antebrazo o el codo.

En el boxeo francés también se esquivan los golpes para evitar que te golpeen, moviendo el cuerpo total o parcialmente. Al esquivar, puedes desplazar un pie, los dos o ninguno. También te puedes mover hacia atrás, hacia un lado o hacia delante.

¿Y cómo te puedes desplazar cuando practicas boxeo francés?

Para desplazarte tienes que apoyarte con la parte delantera de los pies. Nunca debes unir o cruzar las piernas, para tener tiempo de reaccionar frente a un golpe y no perder el equilibrio.

Después de estas indicaciones, ¿dirías que ya lo sabes todo sobre el boxeo francés? ¡Pues no te creas! Todavía tienes mucho que aprender sobre esta disciplina.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz