Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

«Lo barato cuesta caro» en los gimnasios: ¿mito o realidad?

Publicado por Luna, el 03/09/2019 Blog > Deporte > Entrenamiento personal > Tips para reconocer la calidad de un gimnasio

En el ánimo de comenzar a dedicar tiempo al deporte y la vida sana, surgen diversas interrogantes, desde el cómo empezar, dónde, cuánto gastar, entre otros.

Muchas veces el ánimo y voluntad por dejar el sedentarismo choca contra la puerta de los gastos, los contratos, la burocracia y las cláusulas que nos ponen los gimnasios para contratar un plan. Y así, lo que se debió convertir en un nuevo comienzo, en un cambio de hábitos, en nuestras propias versiones 2.0 fitness, sólo termina siendo una ilusión frente a la muralla que nos separa de los gimnasios.

La buena noticia es que el mercado de la oferta deportiva también ha variado, hay más opciones, mucho más accesibles y baratas que en antaño, con ofertas de diverso tipo y cláusulas menos abusivas.

A continuación dejaremos algunos consejos para que la búsqueda del gimnasio no se convierta en una cuesta hacia arriba, sino que el tránsito al deporte sea expedito y llegue a buen puerto.

Como más sobre los gimnasios en Chile, revisa en la siguiente columna

¿Cómo andamos en los precios?

Evidentemente dentro de la oferta de gimnasios hay algunos extremadamente caros, inimaginables para una persona común y corriente, por ende, no gastaremos tiempo en ellos. También hay una amplia oferta de la mano de las grandes cadenas, con sucursales por todo Chile; y finalmente, existen los gimnasios de carácter más local, a veces con menos infraestructura y maquinaria del último tiempo, pero que sí cumplen su función.

Respecto a las grandes cadenas, las dos principales son Energy Fitness Clubs y Pacific Fitness. 

La primera es una cadena con muchos años de experiencia y más de 30 locales en nuestro país. Promueve un estilo de vida particular, y ofrece programas diversos, que cuentan con clases colectivas de TRX, Baile, Strong Fit, Yoga, Pilates, entre otras, como también pase libre al uso de las máquinas para que de manera individual las personas sigan sus rutinas de ejercicios, por el tiempo que estimen conveniente.

Generalmente, el horario del pase libre marca la diferencia respecto al plan que se paga. Así mismo, hay ofertas para que las personas compren los planes anuales, sobre los semestrales o mensuales, pues así existen mayores descuentos y por ende, sale más barato al mes pagar el año entero que sólo contratar por tres meses.

Los planes online, que además tienen un descuento particular, contemplan una matrícula de $20.000, una activación de $13.900 y una mensualidad de $18.750.

Juntar dinero para ir al gimnasio. El dinero en el deporte es una inversión de largo plazo.

Pacific Fitness, por su parte, también es una gran cadena de gimnasios en nuestro país, con presencia en todo el territorio.

Al igual que el anterior, tiene un funcionamiento similar, con clases grupales y pases liberados al uso de máquinas.

Los planes anuales tienen un valor mensual de $14.900 y una matrícula gratis. Similar a lo que sucedía en el anterior, pagar el plan semestral termina por ser más costoso que comprometerse el año entero con el deporte.

Existe en esta cadena descuentos particulares, como lo que sucede con las y los estudiantes, quienes tienen  un plan anual free pass para estudiantes, sin cobro de matrícula y costo de $10.900 mensuales.

Como mencionábamos al inicio, existen también gimnasios locales que muchas veces vemos en nuestros barrios, los que cuentan con una pequeña sala de máquinas, y otra con espejos, las que permiten desarrollar rutinas individuales, pero también algunas clases colectivas, de baile, pilates, kick boxing, entre otras.

Los precios de estas últimas opciones pueden ser muy variadas, pues también dependerás de las propias características socioeconómicas de la comuna en cuestión. Así, en términos generales, la mensualidad puede ir entre los $10.000 y $15.000. También existen planes anuales, aunque es más frecuente el pago mes a mes.

Lee en esta columna información sobre los precios de gimnasios.

¿En qué me debo fijar?

Cuando queremos elegir un gimnasio, además de fijarse en el precio para que esta inversión sea coherente con nuestros recursos o los del grupo humano con quienes compartimos la vida, debes poner atención a los siguientes elementos:

En primer lugar, obviamente debes ver la oferta de programas con los que cuenta. Identificar si tiene sala de máquinas para realizar rutinas individuales, si es eso lo que andas buscando. Fijarte en las clases grupales, pues quizás eso te motiva más. Ver si dicha programación es lo suficientemente variada para que no te aburra y así puedas ir cambiando.

Clases de baile entretenido Al ritmo de la música es más entretenido hacer deporte

En segundo lugar, debes fijarte en los horarios de atención, pues muchas veces se contratan planes de bajo costos, pero esto tienen horarios restringidos, donde sólo puedes hacer valer tu free pass entre las 9.00 y 17.00 horas, y ¡oh sorpresa! justo ese es el horario de tu trabajo, por ende, casi nunca puedes ir. Asegúrate de todas esas condiciones que pueden parecer obvias, pero que a veces el brillo de las ofertas no nos permiten ver.

En tercer lugar, analiza qué tan quisquillosa/so eres con los espacios comunes, como camarines, baños, salas de máquinas, pues tal vez ese sea un factor que te haga sentir más o menos cómoda/o, por ende, antes de llevarte la sorpresa luego de hayas pagado, puedes revisarlo previamente.

Sácate el sudor con una ducha. Es importante poder disfrutar de una breve y reconfortante ducha después de realizar deporte.

En cuarto lugar, consulta sobre evaluaciones físicas y nutricionales, muchas veces eso es un plus pues te permite trabajar con medidas objetivas, dándote plazos y metas para que ir al gimnasio sea una motivación constante.

Comida saludable para la vida Aprender a comer sano es un excelente complemento del deporte.

En quinto lugar, y muy relacionado al interior, otorga mucha seriedad a un gimnasio que este cuente con un asesoramiento de salud deportiva, donde al menos pregunten y evalúen al inicio del contrato el estado de salud de la persona. Esto refleja una preocupación en la recomendación de rutinas, ejercicios, clases y programas que no vayan en desmedro de su salud, evitando que se produzca una lesión.

Finalmente, es relevante fijarse si en los sitios hay algún tipo de situación que ponga en riesgo la integridad física de las personas que ahí conviven, ya sea cumpliendo funciones labores o haciendo deporte. Hay que fijarse si hay zonas en construcción, desniveles sin señalizar, desorden, poca iluminación, máquinas muy juntas que no permiten el paso, entre otras.

Más información sobre gimnasios de mujeres en el siguiente enlace

Derecho a reclamar y denunciar

Hace ya algunos años el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC) realizó una campaña con recomendaciones para que las personas eligieran bien un gimnasio, difundiendo además un número para que se realizaran las denuncias en caso de vulnerar los derechos de los consumidores y consumidoras.

Lo anterior tiene como sustento la necesidad de que los gimnasios cumplan con su deber, entregando servicios de calidad y respetando los contratos, pues las personas optaron por aquellas empresas precisamente por características determinadas, como el lugar, los horarios, el costo, la infraestructura, cuestión que no puede cambiar de manera unilateral.

Particularmente, se especifica que no son válidos los contratos, publicidad o carteles donde las empresas mencionan: «No nos hacemos responsables ante daños, accidentes o robos», pues todas las empresas tienen el deber de entregar un servicio que no afecte la salud o seguridad de las personas.

En síntesis, las recomendaciones del SERNAC para las personas que van a firmar un contrato con un gimnasio, es que sepan que tienen el derecho a que se les de toda la información de las condiciones relevantes del servicio, a recibir un servicio de calidad, tener personas idóneo, respetar lo ofrecido, publicitado y contratado. Junto a ello, deben tener en consideración que todos los gimnasios deben pasar una evaluación de la autoridad sanitaria para funcionar, donde se miden extintores, vías de evacuación expeditas, higiene, luz de emergencia, servicios sanitarios, luces de emergencia, entre otros.

Finalmente, se llamó a poner atención a las cláusulas abusivas, como la eximición de responsabilidad ante incumplimientos en la prestación de servicios, no reembolsar dinero ante situaciones como fallecimiento, lesión, entre otro, no responder ante pérdida o destrucción de bienes de los/as clientes cuando se dispone de casilleros, desligarse de responsabilidades ante riesgo en la salud e integridad física o psíquica de consumidoras/es, y cambiar unilateralmente las condiciones del contrato.

A modo de antecedente, durante el primer semestre de 2016, el Servicio Nacional del Consumidor informa que ha recibido 754 reclamos de consumidores contra gimnasios por incumplimientos en las condiciones contratadas, referidas principalmente al incumplimiento de promociones y ofertas, y al servicio defectuoso de sus programas e infraestructura.

Atención que dichas denuncias han sido dirigidas principalmente a las grandes cadenas, que por lo demás son accesibles económicamente. Por ende, mucha agudeza al momento de contratar con los gimnasios mencionados al inicio de esta columna.

Finalmente, destacar que ante cualquier irregularidad se pueden presentar reclamos en www.sernac.cl o hacer consultas en el teléfono 600 594 6000.

Si quieres saber más sobre los programas que ofrecen los gimnasios, lee la siguiente columna

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar