Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Encuentra a tu yogui: Claves para elegir a tu instructor particular de yoga

Publicado por Isidora, el 19/03/2019 Blog > Deporte > Yoga > Cómo buscar un buen profesor de yoga

El yoga es una disciplina que atiende a muchos problemas que podemos considerar modernos: estrés laboral, ansiedad e, incluso, depresión. No es extraño que se haya convertido en una forma de actividad física de alta popularidad y que sean cada vez más personas las que lo practican.

Habiendo tanta demanda, es natural que también aumente la cantidad de profesores que ofrecen sus servicios. Para cualquier tipo de yoga que estés queriendo empezar a practicar, encontrarás a muchos posibles instructores, escuelas, academias y tutoriales. ¿Sabes cómo tomar la elección correcta? ¡Aquí te ayudamos!

Profesor particular de yoga: Una gran opción para todos los niveles

Las clases particulares son una de las mejores maneras para iniciarse y perfeccionarse en el yoga. Dependiendo del profesor, podrás optar por lecciones uno a uno, o armar un grupo para hacer las prácticas. Una persona formada y especializada te ayudará a dominar y comprender cada asana (nombre que reciben las posturas en el yoga) en sus dimensiones físicas y espirituales, indicándote la correcta alineación y sentando las bases para lograr secuencias más complejas y meditaciones más profundas.

Clases de yoga con profesor particular Un profesor particular podrá atender tus necesidades más específicas y ayudarte a avanzar ¡más rápido y mejor!

Por supuesto, te invitamos a chequear entre nuestros profesores Superprof. Hay instructores en muchas ciudades a lo largo de Chile y, buscando correctamente, no dudamos en que encontrarás a la persona que necesitas.

¿Clases particulares o academias de yoga?

El yoga se trata de escuchar a tu cuerpo. Especialmente cuando estás empezando, es de vital importancia que te comuniques con cada uno de tus músculos y comprendas su capacidad en cada etapa del proceso. No sólo la actividad física, sino que la meditación, respiración y experiencia personal son de vital importancia para aprovechar los beneficios de esta práctica, por lo que es muy relevante que te aísles de las presiones y no te fuerces a lograr determinadas figuras antes de que tu cuerpo esté preparado para ejecutarlas.

En los centros especializados, te encontrarás con muchas personas que tienen niveles distintos al tuyo, y las ganas de equipararte con tus compañeros y compañeras podría ser contraproducente para alcanzar los objetivos que deseas. De la misma manera, comprometerte con días y horarios también podría implicar una presión innecesaria; no todos los días estamos en la disposición para hacer ejercicio, y menos aún para practicar yoga. La práctica se adapta a ti y sólo podrás avanzar en la medida en que estés completamente inmerso en la experiencia.

Los instructores de yoga realizan clases individuales y grupales Puedes buscar un profesor para ti solo o para un grupo de amigos y amigas

Las clases particulares te permiten entrar en confianza con tu instructor. Su atención exclusiva facilitará la identificación de tus necesidades y las particularidades de tu cuerpo y músculos, y cómo trabajarlos mejor en el tiempo para alcanzar los objetivos que establezcan entre ambos.

Permítete la libertad de escoger tu propio horario, ponerte de acuerdo con los amigos y amigas con los que vas a contratar al profesor (en caso de que prefieras contratar sesiones grupales) y ¡empieza la búsqueda!

¿Qué buscar para elegir un profesor de yoga?

En caso de que estés convencido de practicar con un profesor particular, debes tomar en consideración algunos criterios básicos, para asegurarte de estar contratando a un instructor capacitado, que comprende la disciplina y que efectivamente dispone de las herramientas para hacer de esta experiencia todo lo que tú esperas.

En primer lugar, es fundamental que la persona a elegir siga una práctica diaria o al menos altamente frecuente. Ya sea en su casa o en un centro de enseñanza, es primordial que el profesor viva acorde a los principios integrales y transversales del yoga. Comprendiendo que esta disciplina es integral -relativa al cuerpo, la mente y el espíritu -la parte física es solamente una porción de todo su significado, y un buen profesor debe tener una comprensión mucho más global para poder transmitir este conocimiento a otros.

En segundo lugar, presta atención a las certificaciones que el candidato posea. Es muy importante que haya cursado un instructorado y sepa qué hacer en caso de lesiones, cómo prevenirlas y asegurar la seguridad permanente de sus estudiantes.

Los instructores de yoga deben incorporar el desarrollo de cuerpo, mente y espírutu El yoga es una disciplina completa, con miles de años de historia y cargada de espiritualidad. ¡Busca un profesor integral!

Pregúntale cómo están estructuradas sus clases. Ningún tipo de yoga derivado del Hatha (el estilo más practicado en el mundo y que se asemeja más a un entrenamiento físico), está completo sin ejercicios de respiración (ya sea previos o posteriores a la práctica, o bien, durante las secuencias, como complemento a la ejecución de los asanas) y meditación, aunque sea de una manera sencilla. Tener estos conocimientos preliminares de la disciplina te ayudará a descartar profesores poco preparados, ¡así que investiga tanto como consideres necesario antes de comunicarte con posibles instructores!

Finalmente, como con cualquier profesor particular para cualquier actividad, asegúrate de sentirte cómodo en su presencia, de que sientas una conexión positiva y de que puedas establecer una relación de confianza rápidamente. Sigue tu instinto: Esta es una persona con la que vas a trabajar tu cuerpo y mente de manera intensa y lo primero es que confíes en él o en ella.

Guía de preguntas para tu posible instructor de yoga

Esperamos que estos primeros lineamientos relevantes en la búsqueda de tu profesor de yoga fueran útiles para comenzar. Si quieres tener más detalles, te proponemos estas preguntas como punto de partida para la primera conversación con tu candidato:

  • ¿Cuál es tu formación?

No cualquiera puede impartir clases de yoga. Como ya te comentábamos, existen certificaciones de validez internacional que te pueden entregar certezas sobre las competencias y habilidades de tu posible instructor. También las hay específicas para Vinyasa, Ashtanga, Kundalini y otros tipos de yoga, lo que te puede servir mucho si deseas aprender acerca de una rama en particular.

La formación deportiva en otras disciplinas también es muy valorable. Si el o la instructora estudió pedagogía en educación física, si ha formado parte de un equipo o selección deportiva, si practica otros deportes… ¡Todo sirve como complemento a su capacidad de enseñarte lo que necesitas saber!

  • ¿Hace cuánto tiempo haces yoga?

El yoga es una disciplina milenaria, y también lo son todos sus componentes. No es suficiente meditar diez minutos de vez en cuando para asimilar todo lo que esa actividad significa, sentir sus beneficios y ser capaz de transmitirlos. Dominar y construir una práctica completa requiere años, por lo que mientras más tiempo lleve practicando, ¡mejor!

  • ¿Cómo se estructuran tus clases?

No hay que tenerle miedo a propuestas innovadoras o fuera de la norma estricta. Muchos instructores combinan distintos tipos de yoga para lograr una práctica más dinámica o que obedezca a objetivos más específicos. Si no logras decidirte entre los distintos tipos de yoga, ¡tu oportunidad podría estar en el profesor preciso! Recuerda, como ya te decíamos, asegurarte de que en la clase se incorporen los elementos de respiración y meditación, cruciales para cualquier práctica de yoga y para tu crecimiento personal durante el proceso.

La mezcla de ramas puede resultar en prácticas de yoga más dinámicas y favorecedoras Muchos profesores combinan distintos tipos de yoga en su práctica

  • Adviértele acerca de tus lesiones

Si tienes problemas de espalda, de seguro haz escuchado muchas veces que el yoga podría ayudarte. ¡Es verdad! Bien dirigido y con la correcta asistencia, el yoga puede aliviar lesiones deportivas, dolores crónicos, rigidez muscular, problemas posturales y muchas otras molestias que se presenten en tu cuerpo. ¡Avisa de todas estas cosas a tu instructor! La gracia de contratar a un profesor particular es, precisamente, construir conjuntamente una práctica personalizada que atienda a tus necesidades más específicas, y te ayude a resolver estos problemas por medio de un ejercicio integral y constructivo.

¿Estás listo para empezar? ¡Reiteramos nuestra invitación a que ingreses a nuestra base de datos! El profesor indicado te está esperando, ¡te deseamos mucha suerte con tus clases particulares de yoga!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz