Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¡Empieza a practicar yoga! Conoce aquí cómo encontrar tu clase, con qué criterios elegir un profesor y cómo se desarrollan las sesiones

Publicado por Isidora, el 26/03/2019 Blog > Deporte > Yoga > Cómo buscar clases de yoga

Según la Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física y Deportes, cerca del 80% de los chilenos mayores de 18 años no practica ningún tipo de deporte, lo que nos convierte en un país con un gran nivel de sedentarismo.

Esto trae consigo graves problemas de salud pública y despierta preocupación en nuestros hábitos como población.

Ante esto, ¡el yoga puede perfilarse como una gran solución! Se trata de un deporte amable, disponible para todas las edades, capacidades físicas y bolsillos, de poco impacto en los músculos, huesos y articulaciones y también ¡como un excelente enemigo contra el estrés!

La cifra de chilenos que sufre estrés y ansiedad corresponde a un porcentaje muy similar al de personas sedentarias y, de ellas, el 50% opta por no ejercitarse por falta de tiempo.

El yoga es un gran remedio contra el estrés La mitad de los chilenos dice no tener tiempo para hacer deporte

¿Qué puede hacer el yoga por nosotros? Esta tradicional disciplina física y mental originada en India se propone atender de manera integral las necesidades del cuerpo, la mente y el espíritu, logrando encontrar el equilibrio y el bienestar de todas estas dimensiones humanas.

Si dispones de poco tiempo, la oferta de clases, centros especializados, profesores particulares y tipos de yoga es más que suficiente para encontrar una alternativa que se ajuste a tus necesidades. Quizás cuando empieces, te encuentres con demasiadas opciones. ¡Pero no te preocupes! Aquí podemos ayudarte a establecer ciertos criterios y hacer tu decisión más sencilla.

¿Qué tipo de yoga te gustaría practicar? Identifica tu nivel y escoge tu estilo

Casi cualquier estilo de yoga por el que optes tendrá modificaciones accesibles para todos los niveles -tanto principiantes, como intermedios y avanzados. En primer lugar, si lo que buscas es integrar el yoga a tu vida para realizar actividad física, el yoga más practicado en el mundo para este propósito es el Hatha Yoga: Considerado el yoga “físico”, se basa en una secuencia de asanas o posturas, combinadas con ejercicios de respiración y relajación.

Del Hatha se desprenden otros tipos de prácticas, que acogen las posturas originales y las disponen en distintas secuencias y niveles de exigencia física. Algunos de estos tipos son el Yoga Iyengar y el Ashtanga Vinyasa, que corresponden a niveles más intermedios y avanzados y que se basan en un flow de asanas que se mantienen a través de la resistencia. En el Iyengar, se mantienen durante aproximadamente un minuto, lo que demanda fuerza; y en el Ashtanga Vinyasa se conectan con mayor rapidez, desde cinco a una respiración por asana, lo que resulta más vigoroso.

Hay una oferta muy variada de profesores, centros y estilos de yoga Muchos centros y profesores ofrecen la primera clase de manera gratuita, ¡no te pierdas esta oportunidad!

Si estás más interesado en la dimensión espiritual y de relajación del yoga, es más probable que el Kundalini sea para ti. Algunos profesores lo entienden como una introducción al alma, y busca despertar y conectar el cuerpo a través de la espina dorsal. Se realizan largas sesiones de meditación y aprenderás muchas técnicas de respiración para centrarte y mantenerte completamente presente en la experiencia.

Otra variedad muy popular es el yoga Bikram. Su particularidad es que se practica en una sala temperada a 40 grados, lo que te hará transpirar y desintoxicar el organismo, a través de la realización de 26 posturas diseñadas por el yogui hindú Bikram Choudhury.

¿Cómo encontrar un profesor de yoga?

Las opciones para empezar a practicar son múltiples: Puedes hacerlo desde tu casa tomando clases online, acudir a una academia, gimnasio o centro especializado o contratar a un profesor particular. Esta última opción es la más recomendable, tanto si estás recién empezando como si estás listo para subir tu nivel y hacer tu práctica más compleja.

En Superprof contamos con muchos profesores de yoga especializados en una gran variedad de estilos, que puedes conocer en nuestra base de datos. Están disponibles en muchas ciudades de Chile y, mayoritariamente, ofrecen la primera sesión de manera gratuita, para ayudarte a escoger mejor y sentirte cómodo con las clases.

Los principales criterios para escoger a tu instructor son los siguientes:

  1. Periodicidad de sus prácticas: Un buen profesor, idealmente, practica yoga a diario. Sólo a través del constante ejercicio se puede dominar esta disciplina en todas las dimensiones que requiere trabajar. El yoga no es sólo una forma de ser ejercicio, sino que constituye un verdadero estilo de vida y mientras más puedas aprender, más enriquecedora será tu experiencia.
  2. Certificaciones: Aunque existen profesores autodidactas de alto nivel, la mejor manera de asegurar un correcto aprendizaje es a través de la certificación o instructorado que tenga tu candidato. Existen certificaciones internacionales y también otras específicas para cada estilo, ¡no dejes de preguntar cuál ha sido su formación como profesor de yoga!
  3. Experiencia deportiva general: Como en cualquier trabajo, presentar la experiencia es de gran importancia. Pregunta a los instructores que estés considerando dónde más y por cuánto tiempo han impartido clases de yoga, y también si tienen formación o practican otros deportes. Sus conocimientos generales te mantendrán tranquilo en caso de que te lesiones o padezcan condiciones que te dificulten hacer ejercicio. Una persona con experiencia siempre sabrá qué hacer en esos casos.
  4. Conexión y compatibilidad: El yoga compromete dimensiones no tangibles de tu cuerpo y personalidad, y cada clase puede ser reveladora si se dan las condiciones adecuadas. Sentirte a gusto y en confianza con tu profesor es fundamental para crecer en tu práctica y en la filosofía del yoga al largo plazo.

Aprovecha la oportunidad de trabajar con un instructor particular para escoger las horas del día en que deseas realizar las clases. El tener una atención personalizada hará mucho más fácil compatibilizar tus actividades cotidianas con tus sesiones.

¿En qué consiste una clase de yoga? Respira, muévete y medita

Un profesor particular te ayudará a dominar técnicas más complejas En las clases de yoga aprenderás a respirar, relajarte y concentrarte en la experiencia

Las clases de yoga varían según el estilo y el profesor que esté dirigiendo la sesión. Sin embargo, hay algunas etapas estándar que suelen repetirse en todas las ocasiones.

Meditación inicial

Antes de comenzar, es necesario conectarse con el cuerpo y el espacio en que se va a desarrollar la clase. Para ello, se inicia con una pequeña meditación en que se practica el Pranayama (técnicas de respiración integradas al yoga, que buscan la concentración y la canalización de la energía que recorre el cuerpo cuando inhalas y exhalas), a veces se entonan cánticos o mantras y en muchas ocasiones se establece una intención.

Esta intención puedes repetirla en voz baja en tu cabeza, y puede tener que ver con el desarrollo de tu práctica (mantenerse presente en el momento, ser gentil y querer las capacidades de tu cuerpo, relajar la mente, etc.) o con otros aspectos de tu vida (tu relación con tus pares, tu desempeño en tus tareas, etc.).

Una vez que termine este primer paso, serás guiado a través de un calentamiento, que suele involucrar series de saludo al sol y estiramientos para despertar los músculos.

Secuencia de posturas

Hay prácticas que son estáticas (como el Ashtanga, en que se repiten las mismas secuencias clase a clase) y otras dinámicas (como los Vinyasa Power Flows, en que aprenderás posturas nuevas cada sesión).

Esta es la parte fuerte de la práctica y en la que podrás constatar cómo mejoran tu fuerza, flexibilidad y capacidad cardiovascular. Sin importar el tipo de yoga que estés practicando, tu instructor siempre estará atento a que realicen correctamente las posturas. Cada una tiene grados de rotación de las articulaciones y extremidades y una alineación de distintos puntos del cuerpo. Una ejecución adecuada te permitirá mejorar rápidamente.

Relajación final

La postura final de las prácticas de yoga es el Savasana o postura del cadáver. Se realiza recostándote boca arriba con el cuerpo completamente relajado, dejando tus brazos a los costados y las piernas separadas mirando hacia afuera. Es una manera de soltar todos los esfuerzos de los asanas y sentir sus efectos en los músculos.

Con el tiempo, podrás sentir cómo la energía que generaste con tu práctica fluye por todo tu cuerpo. Asegúrate de mantenerte en esta posición de descanso durante al menos cinco minutos, ya que es una de las partes más importantes de tu práctica, ¡no te la saltes!

Para concluir la sesión se sale del Savasana para agradecer la instancia y agradecerse a uno mismo por presentarse a la clase. En ocasiones, se entona el mantra Om, se re visita la intención establecida al inicio y se inclina la cabeza en señal de humildad y gratitud.

Recuerda no saltarte la relajación final de tu clase de yoga El final de la práctica ¡es la parte más importante!

¡Ya sabes todo lo que necesitas para empezar tu camino en el yoga! Esperamos que estés inspirado, motivado y listo para vivir una experiencia que cambiará tu vida. ¡Que tengas mucho éxito!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz