Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Las clases de refuerzo y las clases en el aula: Comparación y complementariedad entre el reforzamiento y el colegio

Publicado por Isidora, el 27/02/2019 Blog > Apoyo escolar > Estimulación del alumno: Cómo actúa el reforzamiento escolar en comparación al colegio

¿Sabes qué es el reforzamiento escolar? Las clases particulares a domicilio -que cumplen la función de reforzar los programas curriculares de los colegios -son una herramienta voluntaria, a través de la cual padres y alumnos pueden escoger un profesor que se adapte a las necesidades e inquietudes específicas de cada uno, y genere mecanismos personalizados para apoyar con las tareas a la casa, subir las notas, mantenerse al día con los contenidos, preparar pruebas y exámenes y muchas otras metas.

No se trata de una solución rápida a un problema -como, por ejemplo, las malas notas o las dificultades para concentrarse -ni menos un castigo por bajo rendimiento. El reforzamiento puede transformar por completo la relación del alumno con el conocimiento, y entregarle nuevas y mejores motivaciones para seguir aprendiendo.

Apoyo escolar y clases en el aula se complementan la una a la otra El reforzamiento escolar funciona de manera complementaria al sistema educativo, ¡ve sus beneficios en el rendimiento de tus hijos!

El alumno recibe una estimulación adicional para sus capacidades de aprendizaje, producto de la relación directa con su profesor de refuerzo y la libertad que esta modalidad le entrega para preguntar, debatir y repasar todo lo que quiera y necesite. En el fondo, el reforzamiento escolar se puede resumir en el concepto de libertad educativa; algo que lo hace único y promete beneficios para niños y adolescentes.

¿Existen incompatibilidades entre el reforzamiento escolar y el sistema educativo?

Cuando hablamos de libertad educativa, no nos referimos solamente a las libertades pedagógicas de las que puede gozar el estudiante: Estas libertades también se transfieren a los profesores.

A diferencia de los centros de educación oficiales como colegios y liceos, el profesor particular no requiere necesariamente ser pedagogo de profesión para ejercer. Existe muchos y excelentes profesores a domicilio que tienen otro tipo de estudios superiores, a veces muy alejados de la pedagogía, pero que tienen muchas habilidades y vocación para transmitir sus conocimientos a otros y conseguir resultados.

Es más probable encontrar profesores de distintas edades en el ámbito del reforzamiento que de la escuela, y también muchos otros perfiles diferentes. Las clases tienden a ser mucho más cercanas y distendidas, en la medida en que profesor y estudiante establecen confianzas y se conocen mejor.

Relacionarse directamente con un profesor particular ayuda a superar barreras psicológicas en el aula La relación uno a uno entre profesor y alumno es distintiva del reforzamiento escolar

Este método flexible es muy ventajoso, pero, ¿está necesariamente en una vereda distinta al sistema del colegio o el liceo? ¿Se trata, realmente, de un enfrentamiento entre libertad y rigor?

No estamos diciendo que la educación escolar sea en extremo rigurosa, ni tampoco que el rigor sea por definición negativo. Pero, ocurre en el sistema educativo que el profesor en el aula muchas veces puede parecer una figura autoritaria, y se establecen diferencias entre alumnos y profesores por medio de símbolos, comportamientos e, incluso, la distribución arquitectónica de las aulas: El escritorio está siempre al frente y al centro; el profesor, protegido, de pie y permanentemente con la palabra; los alumnos, sentados ordenadamente y mirando en una misma dirección, etc.

Estas dinámicas merman la participación y las intervenciones de los alumnos en clase y generan timidez, lo que sólo puede ser perjudicial para nuestra educación y, en definitiva, la formación de los niños y niñas. Aquí es importante recordar que el reforzamiento es un complemento y no existe sin el sistema educativo. No por ser sistemas diferentes son incompatibles, al contrario: El reforzamiento busca mejorar y apoyar a la sala de clases, poniendo su libertad educativa al servicio de un sistema escolar que sea ¡mejor!

Pilar de la libertad educativa: Adaptación del profesor al alumno

Además de flexibles y hábiles, los profesores de refuerzo también deben ser empáticos y adaptarse a las necesidades y a la personalidad del alumno. Aquí está otra de las diferencias cruciales con el sistema educativo y que convierten al reforzamiento en un tan buen complemento: Después de pasar la jornada como parte de un curso que debe poner atención ininterrumpida al profesor, el alumno puede convertirse en un joven individuo con inquietudes, fortalezas y debilidades particulares, al que se le estimula la proactividad y la participación

Cuando sus características personales -gustos, maneras de expresarse, preferencias para trabajar, carácter introvertido o extrovertido, etc. -son relevadas y se consideran en las sesiones, los contenidos aprendidos en el colegio se refuerzan y se procesan de otra manera. Cada clase en el aula puede ser nuevamente abordada desde otra aproximación, lo que fortalece el aprendizaje y la buena disposición hacia el saber académico.

El refuerzo escolar te da la posibilidad de profundizar y aprender contenidos más avanzados ¿Necesitas ir más allá del programa académico? Con un profesor particular puedes profundizar y explorar acorde a tus inquietudes

Clases de apoyo acorde a los perfiles de los estudiantes

Analizando desde el punto de vista del rendimiento -que suele ser el que más interesa a los padres y constituye su principal motivación para contratar un profesor particular -los alumnos se pueden clasificar fundamentalmente en tres tipos: Los que tienen dificultades en clases y sacan malas notas, los que se esfuerzan lo justo para aprobar sin destacar positiva ni negativamente, y los que tienen los mejores resultados, facilidad en el aula y, con frecuencia, grandes ambiciones.

En una sala de clases, estos tres tipos de alumnos son instruidos exactamente de la misma forma, cuando cada uno tiene necesidades, intereses, inquietudes y potencialidades tan diferentes.

El primer tipo de alumno probablemente no se siente cómodo con los métodos del sistema y podría ser un potencial desperdiciado por no estar siendo abordado de la manera correcta. El segundo caso requiere de motivación adicional, que le permita ver con sus propios ojos las beneficios de esforzarse un poco más y convertirse en un alumno destacado. Y el tercer caso necesita reconocimientos más allá de las notas, y desafíos nuevos que le entusiasmen respecto de su futuro.

Para cada necesidad, ¡hay un profesor indicado en el mundo del reforzamiento escolar!

El programa en función del alumno: Decisiones conjuntas paso a paso

Adaptarse a un nivel personal y humano no es todo lo que puede hacer del reforzamiento escolar una herramienta altamente personalizada. Existe una oferta tan variada de profesores y tantas propuestas metodológicas para impartir las clases, que cada vez existen más posibilidades de ir más allá de los contenidos de los programas del sistema educativo.

Queremos ser enfáticos: El reforzamiento sigue siendo un complemento al colegio. Pero, entendiendo que hay muchos tipos de alumnos, con intereses particulares y necesidades distintivas, salirse del programa dentro de ciertos márgenes abre la puerta a muchas posibilidades.

Ya desde edades muy tempranas, los niños y niñas comienzan a manifestar habilidades artísticas o talentos en el deporte. Con el trato unificado de los niños en los colegios, estas facetas podrían ser incorregiblemente desatendidas y no aprovechar el beneficio formativo integral que tienen para los alumnos.

Los profesores de reforzamiento pueden identificar habilidades especiales en los niños y potenciarlas Los niños comienzan a manifestar habilidades artísticas y deportivas desde que son pequeños, ¡no dejes que se desaprovechen sus talentos!

En los casos de alumnos mayores, indagar en sus planes a futuro es una tarea que sólo se puede realizar uno a uno: Conocer qué tipos de carreras u ocupaciones les entusiasman y cuáles son sus sueños es la base para establecer prioridades en las lecciones de reforzamiento. Un joven que se inclina hacia carreras del área de la salud, por ejemplo, necesitará reforzar especialmente las materias científicas; y no sólo reforzarlas, sino que también adquirir conocimientos nuevos y más avanzados para cuando ingrese a la universidad.

¡Nunca dejes de considerar la retroalimentación de los profesores en el colegio o liceo de tus hijos! Aunque el reforzamiento tiene muchísimas ventajas, los profesores escolares siguen siendo profesionales dedicados que, con toda posibilidad, observan a tu hijo con atención. Si te convences y deseas probar con el reforzamiento escolar, siempre recuerda: Ambos sistemas son complementarios y se potencian el uno al otro.

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz