Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Sé el mejor profesor de lengua francesa que tus alumnos podrían desear. Sigue estos consejos para preparar tus lecciones del modo más efectivo

Publicado por Isidora, el 15/09/2019 Blog > Idiomas > Francés > Cómo hacer una clase de francés

Los alumnos y alumnas tienen muchísimos motivos para aprender francés. La lengua de Molière es hablada por aproximadamente 274 millones de hablantes alrededor de todo el mundo y es la segunda lengua más utilizada en las relaciones internacionales.

Para quienes somos hispanohablantes, el francés es una lengua más sencilla de aprender que el inglés o el alemán por su cercanía con el castellano y nos abre la puerta a las otras lenguas de raíz latina, como el italiano o el portugués.

Sin embargo, no hay que confiarse. Aprender a hablar en francés de un modo fluido requiere de mucho trabajo y esfuerzo y el seguimiento de un plan de estudios adecuado. Como con todos los lenguajes que continúan en uso (también llamados «lenguas vivas»), debemos asegurarnos de aprender:

Dos jóvenes con banderas francesas pintadas en la cara ¿Tu alumno se está preparando para un intercambio en Francia? Aquí te contamos cómo prepararlo de la mejor manera

  • El vocabulario, para poder desenvolvernos en una conversación cómodamente y dar a conocer nuestras opiniones.
  • La gramática, para lograr construir frases del modo correcto y evitar errores en el futuro.
  • Las conjugaciones verbales, para poder expresarnos en el tiempo verbal correspondiente y no generar malos entendidos.
  • La pronunciación, para lograr una expresión estética del idioma.
  • La comprensión y expresión escrita, para poder estudiar o trabajar en un país de habla francesa y poder enriquecernos con su vasta cultura.

¡Es bastante empeño! Y es más o menos sencillo exponernos a estos contenidos cuando somos estudiantes, ¿pero cómo sistematizarlos y ofrecerlos a nuestros alumnos cuando somos profesores? 

Superprof te entrega una guía sobre cómo preparar tus clases de francés y entregar una gran experiencia de aprendizaje.

Todo profesor debe ser ordenado: Prepara tus clases con anticipación y establece objetivos por alumnos

Planificador de páginas blancas Planifica un programa completo de enseñanza del francés para guiarte en el proceso

La planificación de las clases es crucial para cualquier objetivo que quieras alcanzar en conjunto con tu o tus estudiantes, y para que cada una de las sesiones resulte satisfactoria para todos los que participan.

Una serie de pasos para elaborar una planificación podría ser la siguiente:

  • Haz un listado de objetivos: Estos los podrás establecer en la primera sesión, tras las conversaciones iniciales con tu alumno para conocerse e iniciar el proceso de aprendizaje. Estos objetivos podrán definirse en conjunto o podrás determinarlos tú a través de la observación de las competencias del estudiante, especialmente si es un niño o una niña.
  • Liga los contenidos a cada uno de los objetivos previstos: Una manera sencilla y pertinente de decidir qué enseñarás en cada sesión, es diseñar las lecciones en torno a uno de los objetivos establecidos en el paso anterior. Por ejemplo, si un objetivo es poder leer los clásicos de la literatura francesa, dedica un número de lecciones a ejercicios de comprensión lectora.
  • Adquiere y prepara sus soportes: Asegúrate de tener los libros de contenidos o cuadernillos que vas a utilizar, correspondientes al nivel de tus alumnos. También puedes armarte con otro tipo de herramientas, como ejercicios online o pistas de audio. ¡Aprovecha la tecnología para contar con soportes que propongan ejercicios interactivos al estudiante! El aprendizaje puede ser hasta tres veces más rápido cuando es divertido.
  • En la segunda sesión, entrégale un calendario al alumno: Haz partícipe al estudiante entregándole una copia de la planificación que has hecho (excluyendo aquellos elementos que es mejor que sólo tú conozcas, como actividades sorpresa o exámenes de contenido. Es importante que prepares un examen regularmente para medir los progresos).

Incorpora las expectativas del alumno a tu planificación para dar contenido personalizado a tus clases

Dos mujeres estudiando en un restaurante La comunicación con tu alumno es crucial para hacer un programa entretenido, pertinente y 100% personalizado

La enseñanza de un idioma tiene que ser lo más personalizada posible, atendiendo al nivel y competencia lingüísticas del alumnos y también sus expectativas.

Como profesor, debes saber escuchar y apreciar aquellas aspiraciones que tu alumno tiene al iniciar clases de francés. Puede ser desde preparar un intercambio a Lyon hasta desenvolverse con soltura en los negocios con clientes extranjeros.

Con todas las maneras que existen para aprender una lengua extranjera, será tu función como profesor adaptar los contenidos de cada lección de francés a las metas específicas que el estudiante se auto impone.

Es por esto que siempre es recomendable -y es, ciertamente, a lo que instamos a todos los profesores y profesoras particulares de Superprof -ofrecer la primera clase de manera gratuita. Así, el alumno no se siente comprometido y se puede medir la química con el profesor, además de hacer identificable para ambos si las expectativas son compatibles con lo que el profe puede ofrecer (y el profesor también puede decirle con toda calma si las expectativas no son realistas, sin que haya un pago todavía de por medio).

Si te preguntas cómo entregar una educación personalizada, estos son algunos ejemplos:

  • Para un alumno que quiere poder comunicarse con personas francoparlantes, privilegia las sesiones de conversación y habla en español lo menos posible durante las clases.
  • Para un alumno que desea certificar su nivel de francés rindiendo una prueba como el DELF, usa modelos de pruebas anteriores como guía de planificación y ejercicios similares a los que se miden en esa instancia.
  • Considera la edad de tus estudiantes. Mientras más jóvenes, más adecuados serán los ejercicios y actividades lúdicas, en que la gramática no se enseñe de manera tan evidente y se recurra a juegos y desafíos para hacerla más accesible.
  • Para los alumnos que presentan dificultades para asimilar los contenidos, haz incapié en las ventajas de saber hablar francés, ¡encuentra su motivación!

Sea cual sea la metodología que escojas, es crucial que entregues un feedback permanente al estudiante que de cuenta de los progresos. El alcance de metas al corto plazo es un gran remedio para las frustraciones en el proceso y te permite a ti mismo mantenerte confiado de tus habilidades como pedagogo.

Administra el tiempo sabiamente para que puedas enseñar todo lo que has planificado

Escritura sobre un cuaderno El tiempo puede ser tu mejor aliado o tu peor enemigo cuando das clases de francés

Cuando enseñas un idioma extranjero o cualquier otro tipo de materia, el tiempo puede fácilmente convertirse en el obstáculo más desafiante en tu misión de compartir conocimiento (recordando, además, que los profesores particulares cobran por hora).

Desde el día 1, propón un ritmo de aprendizaje que sea compatible tanto con tus horarios como los de tu alumno y decidan cuál es la frecuencia e intensidad de las clases hacia adelante. Por ejemplo, proyecten un plan de educación de una sesión semanal durante el transcurso de un año, o bien clases intensivas diarias que se extiendan sólo por las vacaciones de verano o de invierno.

Además del ritmo de aprendizaje global de tu planificación, también tendrás que saber medir los tiempo de cada una de las lecciones. Para el término de la clase, el alumno deberá haber comprendido y aprendido los contenidos que estaban planificados, de modo que puedas ir aumentando la dificultad con el paso del tiempo.

Algunos tips para sacar el máximo provecho de tu hora, hora y media, dos horas o lo que dure tu lección, son los siguientes:

  • Si bien la planificación debe ser ordenada, también debe ser compatible con un cierto nivel de dinamismo. Por ejemplo, si tu alumno tiene un retraso con una determinada materia, incorpora una clase intensiva que le permita ponerse al día.
  • Cronometra tus clases. Puedes tener un esquema que sea constante durante todo el programa. Por ejemplo, destina los primeros 40 minutos a la enseñanza de la lección, los siguientes 30 para la puesta en práctica y los ejercicios y los últimos 20 para las preguntas y el repaso de los temas más complejos.
  • ¡Gana tiempo utilizando soportes en línea! En lugar de corregir los ejercicios a mano durante la sesión, puedes recurrir a ejercicios -muchos de estos gratuitos -en internet que se van corrigiendo de manera automática.
  • Dale tareas al estudiante para que desarrolle en el tiempo libre. El contenido de la tarea debe estar relacionado con los contenidos de la clase siguiente, y esto te permitirá ahorrar tiempo de introducción a la temática.
  • ¡Habla siempre en francés! A menos que estés trabajando con una persona que tiene un nivel muy básico, procura nunca cambiar del francés al español. Una clase que fuerza al estudiante a hablar en otra lengua es aproximadamente dos veces más eficaz.

Ahora que ya tienes varias ideas acerca de cómo armar tus clases de francés, te queremos instar a que siempre tengas intención de perfeccionarte y mejorar para tener un mejor nivel de idioma y para dar una experiencia más completa a tus alumnos o alumnas. Si tienes ocasión de tomar un curso de especialización o de tener una experiencia laboral en una ciudad francesa, ¡tómala! Tus alumnos estarán muy agradecidos.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar