Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Por qué tenemos que manejar el ritmo de la guitarra?

Publicado por , el 24/01/2019 Blog > Música > Guitarra > Por qué el Ritmo es Esencial en la Guitarra

«La felicidad no es una cuestión de intensidad, sino de equilibrio, de orden, de ritmo y de armonía» – Thomas Merton.

Podríamos reemplazar la palabra «felicidad» por «música» y la frase se aplicaría perfectamente también a la composición e interpretación.

A fin de cuentas, felicidad y música van muchas veces de la mano.

Y nuestra pregunta de hoy es: ¿qué sería de la música sin el ritmo?

Un guitarrista sin ritmo es como un trapecista sin trapecio: ¡un sinsentido!

En este artículo vamos a reflexionar sobre la importancia del ritmo en la música, centrándonos en el aprendizaje de guitarra.

El ritmo: ¿qué es?

Si buscamos la palabra «ritmo» en el Diccionario de la Real Academia Española, nos encontraremos la siguiente definición general:

«Orden acompasado en la sucesión o acaecimiento de las cosas».

Seguida de otra aplicada en concreto al mundo de la música:

«Proporción guardada entre los acentos, pausas y repeticiones de diversa duración en una composición musical».

A la hora de tocar la guitarra, ya sea clásica, eléctrica o electroacústica (al igual que cualquier otro instrumento musical), dominar el ritmo es imprescindible para dominar la música.

La música no es más que un conjunto de notas sucesivas tocadas por un instrumento. Para que estas notas sean armoniosas y tengan sentido, hay que tocarlas con un cierto ritmo, un tempo particular.

No aceleres tu aprendizaje para que el cerebro lo asimile mejor. El cerebro necesita tiempo para asimilar nuevos conceptos y habilidades.

Para entenderlo, debes tener una buena percepción del tiempo. El ritmo está integrado en una temporalidad, que habrá que aprender a identificar y respetar.

Las nociones fundamentales del ritmo

Hay ciertos elementos que debemos conocer porque forman parte del ritmo:

  • La duración de las notas: corcheas, negras, blancas, redondas…
  • La duración de los silencios: silencio de negra, silencio de blanca, pausas…
  • El compás: la métrica de las piezas musicales (ritmo ternario, binario…).
  • Los tiempos fuertes y débiles: en un compás de 4/4, por ejemplo, el primer tiempo es fuerte y los tres siguientes son débiles, menos acentuados.
  • El tempo: la velocidad de ejecución de una pieza.

Estas son las nociones teóricas básicas del ritmo. Conocerlas te servirá para entender mejor cómo reproducir un ritmo concreto, sobre todo si eres de esas personas cuyo sentido del ritmo no está muy afinado.

Si, por el contrario, corre por tus venas, probablemente consigas seguirlo sin entrar en mucho detalle teórico, pero te vendrá bien asimilar estas nociones para componer y reproducir canciones a partir de una partitura.

¿Por qué no podemos tocar bien la guitarra sin ritmo?

En todos los estilos (rock, pop, folk, jazz, etc.), lo que define la música no son las notas, sino el ritmo.

Sin ritmo, una canción de folk, rock, o blues sonará vacía, como si no tuviese alma. El ritmo es lo que nos da ganas de bailar, de cantar, o lo que hace que una melodía nos atrape y sintamos necesidad de escucharla una y otra vez.

El ritmo da vida a una pieza musical.

A excepción, quizás, de la música clásica, que sigue una partitura perfectamente medida.

El problema de las personas que están empezando a tocar un instrumento o a adentrarse en el mundo de la música es que se olvidan del ritmo.

Cuanto antes aprendamos, mejor asimilaremos el ritmo. Lo ideal es aprender a llevar el ritmo desde pequeños.

Cuando empezamos con la guitarra, lo que queremos es conseguir tocar canciones completas lo antes posible, sin apenas adquirir conocimientos teóricos. Nos imaginamos que el ritmo, como forma parte de la teoría musical, es difícil de aprender e incluso totalmente innecesario.

Nada más lejos de la realidad.

Antes de empezar a tocar una canción con tu instrumento de cuerda, debes aprender:

  • A mantener una postura correcta.
  • A mantener el ritmo.
  • A colocar los dedos de ambas manos en las posiciones adecuadas.

Si uno de estos tres pilares se tambalea, el conjunto se vendrá abajo. Los alumnos que menosprecian la importancia de uno de estos elementos se arriesgan a adquirir malos hábitos, a centrarse en aspectos mucho menos importantes y, en consecuencia, a no progresar.

Centrarse en las notas y los acordes sin trabajar el ritmo es la mejor forma de tocar de una manera totalmente inestable.

Para que te hagas una idea, digamos que la música está compuesta en un 50% de notas y en otro 50% de ritmo. Si te limitas a aprender acordes, te estarás perdiendo la mitad del aprendizaje de guitarra.

Y, con esto, técnicas como el tapping no tendrán ningún sentido y se convertirán en una misión imposible.

Del mismo modo, te resultará imposible formar parte de un grupo y no conseguirás progresar con otros músicos si no trabajas tu sentido del ritmo.

Cómo conocer el ritmo permite progresar con la guitarra

El ritmo forma parte de la música. Aprender y dominarlo nos permite hacer que tocar la guitarra nos resulte más natural y menos automático. Se convierte en una prolongación de nosotros mismos, en un medio de expresión.

Poco a poco, el ritmo de la guitarra te permite:

  • Ser regular en tu trabajo.
  • Mejorar tu propiedad técnica.
  • Sentirte más cómodo con tu instrumento.
  • Tocar de manera más natural.
  • Pensar menos a la hora de tocar.
  • Desarrollar un buen oído musical.
  • Tener una técnica sólida.
  • Sentirte libre para componer e improvisar.

Tener un conocimiento profundo del ritmo también te vale para ganar tiempo en tu aprendizaje de guitarra, sobre todo en lo que a conceptos técnicos se refiere.

La escala pentatónica, armónica, los arpegios o los riffs no tendrán ningún secreto para ti si desarrollar un buen sentido del ritmo.

Que otros guitarristas te ayuden con tu instrumento de cuerda. No dudes en pedir ayuda a otros músicos para aprender nuevas técnicas.

Pero no nos malinterpretes: también debes aprender los acordes y las escalas si quieres tocar la guitarra como un profesional, pero el ritmo te ayudará a darle alma a tus canciones y a que sientas la música de una manera mucho más personal.

En otras palabras, disfrutarás más tocando cuando domines el ritmo, porque todo te saldrá más espontáneo y natural, y progresarás más rápido.

Cómo desarrollar el sentido del ritmo con la guitarra

Está claro que no todos somos iguales frente al ritmo.

Algunas personas tienen una facilidad natural porque se bañaron en la marmita de la música cuando eran pequeños, mientras que otros tendrán que trabajar muy duro para llegar a entender cómo funciona el ritmo y cómo seguirlo.

Sea como sea, no te preocupes. Al contrario de lo que se suele pensar, el ritmo no es algo innato y se puede llegar a aprender, con más o menos esfuerzo y obstáculos.

Tener un buen sentido del ritmo requiere una inversión de tiempo y esfuerzo regulares, al igual que todo el aprendizaje de guitarra. Es un conjunto al que tendrás que dedicar mucho tiempo y trabajo duro.

Quizás ya te hayas dado cuenta de que tener un buen oído es esencial para identificar el ritmo. Es el primer paso que debes dar para mejorar tu sentido rítmico.

Y quizás eres de esas personas que dice: «escucho música todos los días y aun así no tengo el más mínimo sentido del ritmo».

Es normal. Hay muchas formas de escuchar.

Si quieres mejorar tu sentido del ritmo tienes que escuchar con atención, de una manera casi analítica. Así, cada vez que escuches una canción, tienes que intentar fijarte en el tempo y los tiempos de cada compás.

Tendrás que dar lo mejor de ti para tocar con otros músicos. Tocar en un grupo es una forma estupenda de aprender, pero también muy exigente.

El ritmo es algo instintivo, algo primario que sentimos en nuestro interior. Aquí te ofrecemos algunas ideas para que practiques cuando puedas:

  • El metrónomo: es una herramienta infalible que te ayudará a progresar y mejorar tu sentido del ritmo. Basta con que toques siguiéndolo, ya que se dedicará a marcar la velocidad con cada clic.
  • Mover el pie: cuando toques la guitarra, quizás te resulte útil dar golpecitos con el pie en el suelo. Este movimiento se acabará convirtiendo en algo automático y sincronizado que te ayudará a tocar los acordes y las notas en el momento adecuado.
  • Mover la cabeza: si te cuesta mover el pie, quizás te resulte más fácil hacer lo mismo pero con la cabeza.
  • Contar los tiempos mentalmente: quizás te ayude al principio, pero no te aconsejamos que lo sigas haciendo a largo plazo. Sin embargo, esta técnica casi instintiva te podrá servir para pillar el truquillo al ritmo.
  • La mano derecha (o izquierda, en el caso de los zurdos): hacer un movimiento continuo con la mano que rasga las cuerdas te permitirá también tocar de manera fluida. Incluso cuando no tengas que tocar ninguna cuerda, puedes moverla en el aire para no perder la regularidad de tus movimientos.
  • Toca sobre canciones grabadas: las piezas grabadas en estudios son muy precisas en lo que a ritmo se refiere, por lo que te pueden servir como soporte.
  • Tocar en grupo: para poner a prueba tu sentido del ritmo, te animamos a que intentes tocar con otros músicos. Este es el mejor método para progresar, ya que tendréis que conseguir estar todos en el mismo punto y seguir el ritmo de principio a fin. Fíjate en la batería y en el bajo, que seguramente tendrán un sentido del ritmo mucho más afinado.

Ante todo, no te desanimes: todo el mundo es capaz de desarrollar el sentido del ritmo para tocar la guitarra.

Echa un vistazo a nuestra selección de ejercicios para practicar diferentes ritmos.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar