Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Estas son las seis mejores opciones que presenta la gastronomía de Chile

Publicado por Jordán, el 12/07/2019 Blog > Arte y ocio > Cocina > Los mejores platos de la comida chilena

La gran riqueza cultural de la gastronomía chilena ha hecho que comience a ser valorada tanto a nivel nacional como internacional.

El trabajo de muchos chefs chilenos que viajan alrededor del mundo presentando los platos típicos de nuestro país se encuentra hoy en día en la mira, ya que es uno de los momentos de mayor progreso de nuestro país en materia culinaria.

Con chefs de reconocimiento internacional y varios restoranes chilenos presentes en prestigiosos rankings gastronómicos, son muchas las personas que están interesadas en conocer las preparaciones más populares de Chile.

Acá te presentamos algunos de los mejores platos que tiene la gastronomía chilena. ¡Sigue leyendo!

Mira aquí todo lo que debes saber sobre la gastronomía chilena.

Caldillo de congrio

Para iniciar esta lista con los mejores platos que tiene la gastronomía chilena, es imposible no hacerlo con el famoso caldillo de congrio. Este plato es tan sabroso que llegó a seducir el paladar de uno de los sibaritas más famosos de Chile, el poeta premio nobel de Literatura, Pablo Neruda.

El gusto por este plato tan típico de la comida chilena de parte del poeta llegó a tal punto que incluso le dedicó un poema titulado «Oda al caldillo de congrio», en el cual deja plasmado la exquisita sensación que le producía esta preparación:

En el mar
tormentoso
de Chile
vive el rosado congrio,
gigante anguila
de nevada carne.
Y en las ollas
chilenas,
en la costa,
nació el caldillo
grávido y suculento,
provechoso.
Lleven a la cocina
el congrio desollado,
su piel manchada cede
como un guante
y al descubierto queda
entonces
el racimo del mar,
el congrio tierno
reluce
ya desnudo,
preparado
para nuestro apetito.
Ahora
recoges
ajos,
acaricia primero
ese marfil
precioso,
huele
su fragancia iracunda,
entonces
deja el ajo picado
caer con la cebolla
y el tomate
hasta que la cebolla
tenga color de oro.
Mientras tanto
se cuecen
con el vapor
los regios
camarones marinos
y cuando ya llegaron
a su punto,
cuando cuajó el sabor
en una salsa
formada por el jugo
del océano
y por el agua clara
que desprendió la luz de la cebolla,
entonces
que entre el congrio
y se sumerja en gloria,
que en la olla
se aceite,
se contraiga y se impregne.
Ya sólo es necesario
dejar en el manjar
caer la crema
como una rosa espesa,
y al fuego
lentamente
entregar el tesoro
hasta que en el caldillo
se calienten
las esencias de Chile,
y a la mesa
lleguen recién casados
los sabores
del mar y de la tierra
para que en ese plato
tú conozcas el cielo.

 

A partir de este poema, el caldillo de congrio se hizo famoso mundialmente y los restoranes comenzaron a prepararlos.

Este varía de acuerdo a la zona de Chile en la que se cocine, pero, por lo general, se prepara con tomates, pimentón, zanahoria, papas, ajo, hinojo, perejil, orégano y, preferentemente, congrio colorado.

Además, es recomendable añadir una taza de vino blanco, ají de color y pasta de ají.

Este se suele servir en platos de greda y bien caliente. Este material permitirá que su elevada temperatura se mantenga por más tiempo.

El grado de popularidad de este caldillo es tan alto, que la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet lo ofreció como uno de los platos en la visita que el príncipe Carlos realizó al país en 2009.

Debido a la presencia del mar en todas las regiones de Chile, este es un plato que se puede degustar en la mayoría de los restoranes del país.

Conoce los datos históricos de la cocina chilena.

Humitas

Este nombre es una derivación de la palabra quechua humint’a y consiste en una comida cuya preparación se encuentra principalmente basada en el choclo.

Para cocinarlas, el choclo se debe desgranar y luego procesar a través de un molino o con un procesador eléctrico, lo que debe ser mezclado con leche. Luego, esta mezcla se añade a un sofrito de cebolla y esta se envuelve en hojas de choclo, junto a albahaca.

Después se debe hervir por unos 30 minutos para que quede listo.

Esta preparación se realiza en varios países de América Latina aparte de Chile, como Argentina, Perú, Bolivia, Venezuela y Ecuador, donde cada uno cuenta con sus propias particularidades.

Humitas en plato El olor y el sabor característico de las humitas se debe en gran parte a la albahaca.

Existe un gran debate entre los consumidores de las humitas. Muchos de ellos le añaden azúcar a esta preparación, lo que acerca su sabor al de un pastel de choclo. Sin embargo, hay muchas otras personas que consideran errónea esta costumbre y prefieren añadir sal a la humita, acompañándola también de ensaladas de tomate solo o ensalada a la chilena.

Se trata de una de las preparaciones más antiguas que hay en la gastronomía chilena, ya que se realizaba desde mucho antes de la llegada de los españoles a territorio sudamericano.

Pastel de choclo

El pastel de choclo es una de las preparaciones favoritas de los chilenos cuando llega el verano, época en que la producción del maíz se encuentra en su apogeo.

Respecto al origen del pastel de choclo en Chile, debemos remontarnos al siglo XIX, cuando los campesinos cocinaban el pastel de choclo, lo que evolucionó rápidamente hasta llegar a las cocinas de un carácter más mestizo.

De acuerdo a los registros que existen, este plato nunca fue considerado en las mesas más distinguidas y elegantes. Estuvo ligado siempre a fiestas campesinas y cocinas de zonas rurales, convirtiéndose en el centro de atención culinaria.

Su preparación es muy parecida a la de la masa de las humitas, sin embargo el choclo se debe rallar y acompañarlo de sofrito, huevos, leche y mantequilla, rellenarlo con carne de vacuno, cebollas, aceitunas y un cuarto de huevo duro, para luego ir al horno y pasar directo a la mesa.

Cazuela

Es uno de los platos más comunes que se pueden encontrar en las mesas chilenas, de norte a sur y su nombre proviene del recipiente en el que se cocina, el cual consiste, generalmente, en una olla baja.

La historia cuenta que esta preparación tiene su origen en un almuerzo improvisado que se ofreció al Almirante Manuel Blanco Encalada. Sin embargo, también hay una teoría que plantea que este plato proviene de la antigua olla podrida, un plato español que fue introducido por los conquistadores a territorio chileno.

Plato de cazuela Las variaciones de la cazuela en Chile son casi infinitas.

Se cree que fue en el siglo XVIII que este plato típico de la cocina chilena alcanzó gran popularidad en Chile, llegando a transformarse en lo que hoy conocemos como cazuela.

La preparación de este plato suele estar basada en carne de vacuno, de pollo, de ganso, de pavo o de gallina. A esto se le añaden verduras como zapallo, choclo, papa, zanahoria, porotos verdes, pimentón, entre otros. En ocasiones también se utiliza arroz, chuchoca, cabellos de ángel o sémola.

Los ingredientes que serán utilizados depende de la zona en que se encuentre, pero es muy difícil encontrar un solo tipo de cazuelas, ya que sus variaciones son muy numerosas a lo largo de todo el país.

Por ejemplo, es muy probable que la cazuela del norte sea elaborada con carne de llama o vacuno junto a la quínoa, mientras que en la zona central lo más común es encontrar cazuela de ave o vacuno.

Mote con huesillo

La historia cuenta que, como muchas otras preparaciones típicas de la gastronomía chilena, el mote con huesillo proviene de la cultura que trajeron los conquistadores españoles.

La razón por la cual esta sabrosa bebida calzó tan bien por estar tierras es que debido a las condiciones climáticas de los valles de la zona central por dos razones.

La primera razón tiene que ver con la gran producción de trigo que se desarrollaba en el territorio que hoy conocemos como Chile durante la época de la colonia. Además, más al sur, el pueblo mapuche se caracterizaba por realizar una de las mejores tareas en cuanto a pelar mote se refiere.

Esto se debe a que para pelar el mote es necesario contar con cenizas, la que los mapuches obtenían desde árboles como el hualle, el roble u otros, que resultaban muy útiles para esta actividad.

Además, la gran cantidad de sol que durante el verano entregaban los días de la zona central permitían que los duraznos pelados pudieran secarse rápidamente para transformarse en huesillo.

Estos son los platos chilenos por cada zona del país.

Porotos con riendas

Propio de las zonas rurales, el plato de porotos con riendas es uno de los más populares a nivel nacional y muy característico de la cocina chilena.

Su origen se encuentra relacionado con los campesinos intentaban utilizar lo máximo posible las partes de los chanchos que faenaban. De esta forma, tomaban el cuero del chancho para realizar este plato. De ahí proviene su nombre, ya que las tiras del cuero del chancho era relacionado con las riendas.

Porotos con fideos Una de las variaciones de los porotos con riendas se hace con fideos.

También es posible elaborarlo con chicharrones o longanizas. Incluso, algunos añaden ingredientes como acelga u otras verduras.

Es muy común también encontrarse con una variantes que es más propia de la ciudad, en la cual el cuero de chancho es reemplazado por tallarines.

Los platos más famosos de la gastronomía chilena.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz