Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Estás listo para educar a los informáticos del futuro? Aquí te damos algunas recomendaciones para preparar tus clases

Publicado por Isidora, el 14/10/2019 Blog > Arte y ocio > Informática > Cómo preparar una clase de informática para primaria

Dar clases particulares de informática es una gran manera de obtener un ingreso adicional o, incluso, convertirlo en tu actividad laboral principal, asumiendo alumnos a tiempo completo y organizando tu día para visitarlos en cada uno de sus domicilios.

Las enseñanza particular de disciplinas como el diseño web, la programación, la seguridad informática o el desarrollo de softwares es muy demandada por el público, en la medida en que estas profesiones se hacen más y más requeridas en las empresas privadas y las entidades públicas.

Las competencias digitales han tomado mucho protagonismo y, seas un profesional de la ingeniería informática, un estudiante universitario o un aficionado con talento que ha tomado cursos online, dictar clases es algo que siempre puede ser accesible para ti -si sabes cómo encontrar a tus alumnos y organizar tus lecciones de un modo profesional y adecuado.

¡No dejes pasar la oportunidad de poner la informática a disposición de más personas! Como profesor particular, tendrás que asumir el desafío de acompañar a todos y cada uno de tus estudiantes, sin importar qué tan dispares sean sus perfiles y niveles, logrando el principal objetivo de la enseñanza particular que es la educación personalizada.

Mujer estudiando con computador y cuaderno Para impartir clases particulares de informática deberás acoger las necesidades particulares de tu alumno y elaborar un plan de estudios

Tu flexibilidad y capacidad de adaptarte a los distintos escenarios marcará la diferencia con las clases en centros más masivos y clases a grandes grupos. Preparar una clase de esta naturaleza toma tiempo y dedicación, especialmente cuando estás empezando con un nuevo alumno y debes conocer tanto su personalidad como sus objetivos, talentos, puntos débiles, etc.

¿Cómo puedes empezar con el pié derecho y mantener una experiencia satisfactoria para el estudiante? Aquí te damos algunas ideas para que planifiques tus clases y te conviertas en un profe excepcional.

Primera clase: Conoce y traduce las necesidades de tu alumno en un plan de estudios

El primer encuentro es absolutamente clave, ya que es el momento en que comprenderás cuáles son las competencias y desafíos de tu alumno, y que servirán de modelo para generar toda la estrategia de aprendizaje hacia adelante.

Habla en profundidad con tu aprendiz -y, si es el caso también sus padres; cuando se trata de un estudiante de enseñanza básica y quizás también media -para conocer sus aspiraciones y hacer un diagnóstico de su nivel actual.

Algunos ejercicios prácticos que puedes hacer para sistematizar estas características e información son:

  • Elaboración de un documento escrito con los puntos más importantes, que te sirva como un archivo del perfil de tu alumno. Es bueno tener una ficha de cada uno cuando trabajas con más de uno, que te sirva como punto de referencia cuando quieras constatar los progresos mientras va avanzando tu plan de estudios.
  • Rendición de una prueba de nivel, que puedes diseñar tú mismo o basarla en modelos de otras pruebas pre-existentes. Esta evaluación también puede consistir en la resolución de un ejercicio tipo, aplicable a todos los estudiantes. Las ideas de tu alumno respecto de cómo resolverlo te dará una buena idea de dónde está situado.
  • Conversación relajada y casual, para conocer sus intereses y hobbies dentro y fuera del mundo de la informática. Relacionar los contenidos con otros de sus pasatiempos hará el proceso de aprendizaje más natural, y lo mantendrá motivado al mediano y largo plazo.
  • Catastro de los software y programas que tu alumno ya tiene instalados y sabe utilizar, sea en nivel básico, intermedio o avanzado. Si puedes incorporar el uso de estos programas a tus clases, ¡mucho mejor! Así lo ayudas a alcanzar un nivel de especialización que será muy motivador para seguir aprendiendo.

Teclado con enter azul ¡Haz una evaluación inicial! Así podrás definir de manera más precisa el perfil y los conocimientos previos de tu estudiante

Ten listos tus materiales y soportes pedagógicos

Naturalmente, necesitarás contar con tu propio computador, completamente equipado con los programas necesarios para desarrollar las clases.

Tus alumnos también deberán contar necesariamente con su computador propio; en el caso contrario, las lecciones serán mucho más difíciles. Aprender a organizar los archivos de trabajo y el correcto uso de las carpetas es una parte importante de la informática, y esto es algo que el alumno debe aprender a gestionar en su equipo.

Durante la primera sesión, ayúdale a descargar los softwares que se van a utilizar en las clases y guíalo para elegir los más adecuados (siempre considera que hay softwares de pago y que deberás organizarte con tu alumno para definir las condiciones de esos pagos).

También, para las sesiones sucesivas, ten listo tu material de apoyo y de ejercitación individual para dar tareas. También puedes preparar presentaciones o slides (por ejemplo, si vas a dar clases de programación de sitios web, una buena herramienta es Code Sand Box, que te permite compartir tus apuntes de código y verlos en tiempo real en la consola) y compartir tutoriales o links de referencia en una carpeta Drive.

Ejercitar: Una parte fundamental del aprendizaje de disciplinas informáticas

Computador, cuaderno y pizarra en segundo plano Las clases teóricas no bastan, ¡ten listas tus ejercitaciones!

Para aprender a diseñar, programar y desarrollar, las clases teóricas nunca son suficientes. Es por esto que en internet encontrarás numerosos ejercicios para entrenar los contenidos aprendidos y verlos en la práctica.

También puedes diseñar los ejercicios tú mismo, adaptándolos a tu alumno para hacerlos más interesantes.

Dar ejercicios para desarrollar fuera del tiempo de las clases es una excelente manera de repasar lo estudiado en la clase anterior y resolver las dudas, antes de continuar con las nuevas materias.

¡Recuerda! La clave del aprendizaje es la repetición.

¿Dictarás tus clases en manera online? Esto es lo que necesitas

Aunque las clases en línea no siempre son la mejor solución para principiantes, sí pueden ser muy provechosas para alumnos intermedios y avanzados que buscan perfeccionarse.

Con esta modalidad no tendrás necesidad de desplazarte, lo que te permitirá ahorrar en gastos de transporte y, además, ¡podrás enseñar desde cualquier lugar! Esto también te permite reducir la tarifa a un valor más conveniente y acceder a más estudiantes, incluyendo además a quienes viven fuera de tu zona geográfica (¡qué interesante sería dar clases remotas de informática a niños y niñas de las zonas rurales, por ejemplo!).

Para hacer clases de este modo, necesitarás:

  1. Una buena conexión a internet, que no se caiga ni interrumpa en mitad de las sesiones
  2. Una cámara web
  3. Un micrófono
  4. Una cuenta en una plataforma de videoconferencia como Skype, que te permitirá realizar videollamadas, enviar mensajes, intercambiar documentos, mostrar lo que estás haciendo en pantalla y comunicarte fuera de horario de clases por si surgen dudas.

Está de más decir que es necesario que tu alumno también esté equipado de todas estas herramientas para llevar correctamente las clases online.

Computador sobre escritorio Las clases a distancia con cámara web te permitirán acceder a más alumnos

Te recomendamos organizar todas las sesiones en una serie de carpetas en Google Drive y que compartas el material con tu alumno. El archivo que contenga estas carpetas será su punto de conexión y te facilitará la comunicación y orden del plan de estudios. Además, el estudiante puede cargar sus propios documentos, haciéndote llegar fácilmente sus tareas, ejercitaciones y tareas.

Sean presenciales o sean a través de internet, las clases particulares en los ámbitos de la informática te dan un gran abanico de posibilidades para trabajar con distintos tipos de estudiantes. Puedes hacer planes de estudio intensivos, a larga distancia, de perfeccionamiento, de iniciación o de reforzamiento para la universidad. En niveles más avanzados, puedes aventurarte en capacitaciones laborales especializadas, preparación de exámenes o actualización de nuevos lenguajes de programación, elaborando planes de estudio personalizados que respondan a las necesidades más específicas de los alumnos.

Además, al trabajar uno a uno con tu estudiante, establecerás un vínculo de confianza especial que probablemente trascenderá a los meros contenidos de tu curso. Es posible que tu alumno en el futuro te pida consejo para resolver un problema en su trabajo, o también para elegir una empresa en la que dar sus servicios.

El trabajo de profesor particular es muy dinámico; ningún alumno es igual a otro y estamos seguros de que te resultará apasionante ¡muy pronto!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar