Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Deja volar tu inventiva por los trastes de la guitarra

Publicado por , el 24/01/2019 Blog > Música > Guitarra > Aprender Guitarra para Desarrollar la Creatividad

«Sin música la vida sería un error» – Friedrich Nietzsche.

Según un estudio canadiense, a los 5 años tenemos el 80% de nuestro potencial creativo y esta cifra va reduciéndose hasta un 2% a la edad de 12 años.

Tocar la guitarra u otros instrumentos de música nos permite recuperar esa creatividad e incluso mejorarla o fomentarla.

Aprender a tocar la guitarra no es solo aprender a utilizar una cejilla, reproducir un riff famoso, leer una tablatura o tocar una canción entera, sino aprender a improvisar dejar que nuestros sentimientos y emociones fluyan.

Ante esto: ¿cómo podemos dejar volar nuestra creatividad con la guitarra?

Cómo combinar técnica y creatividad con la guitarra

Para aprender a tocar la guitarra hay que practicar con ejercicios técnicos que nos permitan memorizar los acordes básicos, los arpegios o la escala pentatónica.

Aprender a tocar la guitarra consiste en aprender a utilizar correctamente la mano izquierda sin descuidar la importancia de la derecha y sin adquirir malos hábitos.

Mejora tu imaginación con la música. Los ejercicios técnicos también te ayudan a desarrollar tu creatividad.

Pero lo que suelen olvidar los principiantes es la importancia de la creatividad, que nunca se debe dejar de lado.

Muchas veces pensamos que hace falta un nivel avanzado para desarrollar piezas originales y que la creatividad solo se puede fomentar improvisando y, por extensión, componiendo. Nada más lejos de la realidad.

Hay muchos estilos como el flamenco, el jazz o el bossa nova que nos pueden servir para practicar y poner a prueba nuestra capacidad de creación.

En torno al aprendizaje de la guitarra clásica también giran un sinfín de tópicos, del estilo de:

  • Los ejercicios son repetitivos y tediosos.
  • Corremos el riesgo de perder nuestra motivación.
  • Los ejercicios no nos permiten desarrollar nuestro oído musical.
  • No podemos trabajar nuestra técnica en el sentido más amplio del término.

Por supuesto, todo depende de los objetivos de base que te marques. Si simplemente quieres divertirte con el instrumento, quizás prefieras aprender directamente las canciones que más te gusten y dejar de lado los ejercicios más técnicos.

No obstante, si lo que quieres es progresar y alcanzar un cierto nivel, tendrás que realizar ejercicios con constancia, sobre todo aquellos que te permitan, como ya decíamos, desarrollar tu creatividad.

Ten en cuenta que los ejercicios técnicos pierden su eficacia en el momento en el que empiezan a resultar demasiado sencillos.

De ahí que tengas que estar buscando constantemente ejercicios nuevos para seguir progresando.

Si quieres disfrutar de una sesión productiva con tu guitarra, te recomendamos que sigas estas pautas:

  • Presta atención a tu cuerpo.
  • No intentes ganar velocidad de primeras; intenta analizar cada movimiento para memorizarlo con más facilidad. Vete aumentando el ritmo poco a poco.
  • ¡Practica con regularidad! No nos cansamos de decirlo: 15 minutos de trabajo al día son mucho más efectivos que una hora semanal.
  • Los ejercicios no son un fin en sí mismo: los ejercicios te sirven para afrontar un solo de guitarra por tu cuenta, para tocar un riff, etc. Ten bien claro tu objetivo final y, en función de eso, escoge los ejercicios que más te convengan.
  • No te olvides de hacer pausas y descansar.
  • Evita al máximo las distracciones.
  • Analiza minuciosamente tu manera de tocar para progresar. Puedes grabarte con el móvil o con una cámara para después estudiar tanto el sonido como tus movimientos.
  • ¡Respira con tranquilidad!
  • No pases por alto la importancia de la mano derecha.

En Internet encontrarás un sinfín de ejercicios de lo más variados y consejos que te ayudarán a encadenar notas y acordes y mejorar tu creatividad, así que no dudes en hacer alguna que otra búsqueda hasta dar con los que más te gusten o convengan.

¿Por qué no te animas a tocar con otros músicos?

La técnica del vampiro para mejorar la creatividad

La técnica del vampiro, también denominada «copia creativa», consiste en utilizar canciones que ya existen para poner a prueba nuestra inventiva.

Eso sí, no se trata de «absorber» una canción por completo y luego decir «¡Mira! ¡La he hecho yo!», sino de utilizar un acorde de guitarra, una línea de bajo, una rítmica concreta o un riff para modificarlos y crear algo totalmente nuevo.

Intenta crear piezas propias. ¡No le absorbas la creatividad a otros músicos!

Todos los guitarristas, ya sean principiantes, intermedios o incluso profesionales, pasan por momentos de bloqueo: cogen la guitarra (acústica o eléctrica) e intentan hacer una pequeña improvisación pero nada se les viene a la mente. Es algo totalmente normal. Si te pasa, no te preocupes.

Intenta inspirarte de las líneas de bajo de alguna canción mundialmente conocida, como el atemporal Like a Virgin de Madonna. Partiendo de unas notas concretas, puedes intentan crear fragmentos nuevos en los que mantengas la rítmica original, por ejemplo.

Del mismo modo, puedes partir de un grupo de acordes para improvisar o componer piezas propias. Puedes transformar los acordes menores en mayores y viceversa, o mezclarlos para obtener resultados totalmente nuevos.

El ritmo marcado por la batería también te puede inspirar. Utilízalo para modificar los acordes de la guitarra manteniendo siempre el tempo.

Por último, el grado máximo de «vampirismo» llega cuado somos capaces de inspirarnos en nosotros mismos. Parte de un acorde que ya hayas modificado anteriormente e intenta volver a cambiarlo para obtener una canción totalmente original e inédita. Con esta técnica evitarás plagiar melodías conocidas y conseguirás dar rienda suelta a tu imaginación.

Independientemente de si estás recibiendo clases de guitarra o estás aprendiendo de manera autodidacta, si tocas la guitarra rock o folk, con práctica verás cómo la inspiración va llegando.

Puede que hasta algunos de los grandes como Hendrix o Clapton hayan utilizado esta técnica para producir sus últimos éxitos.

Te animamos a que practiques también a perfeccionar tu sentido del ritmo.

Cómo mejorar los solos de guitarra

Aprender el solo de un guitarrista al que admiramos puede ser de lo más tentador. No obstante, debemos decirte que esta no es la técnica más indicada para desarrollar la creatividad y conseguir piezas totalmente personalizadas.

Busca la inspiración en otras canciones. Inspírate de algunas notas del famoso Hendrix para sacar una melodía propia.

Además, te arriesgas a introducir solos en contextos que no le convienen.

Por supuesto, te aconsejamos que aprendas algunos solos para tener unos conocimientos de base, pero te animamos más bien a que los utilices a modo de ejercicio de práctica y que te valgas de tu propia inventiva para modificarlos, adaptarlos o reescribirlos.

Aprenderse de memoria un solo creado por otro artista es como memorizar a un autor en una disertación. Sirve para adornar o incluso reforzar, pero el resto de la composición debe venir de ti.

Con la guitarra pasa exactamente lo mismo: igual que una disertación no se puede basar únicamente en citas de otros escritores, un solo no puede constar únicamente de encadenamientos de notas creados por guitarristas conocidos.

En lugar de aprender todo el solo, puedes simplemente usar un par de notas o algún que otro acorde y reutilizarlo para llevarlo a tu terreno.

Practicando de esta manera desarrollarás tu propio estilo sin depender única y exclusivamente de las creaciones de otros artistas.

Es un ejercicio muy útil para desarrollar el oído y la capacidad musical además de para mejorar la capacidad de creación. Y por si esto fuese poco, tu espíritu crítico se agudizará, tanto hacia ti como hacia otros guitarristas.

¿Todavía no te han quedado claras las ventajas de aprender a tocar la guitarra?

Consejos para aumentar tu nivel de creatividad con la guitarra

Existen otras muchas formas de poner a prueba nuestra capacidad de creación. A continuación compartimos contigo una serie de consejos que te recomendamos seguir tanto cuando tocas la guitarra como en tu día a día.

Disfruta creando melodías auténticas. Sácale el máximo partido a tu imaginación.

  • Detectar los periodos de creatividad: no todos somos creativos en el mismo momento del día. Intenta prestar atención para ver cuándo es el momento idóneo para ti. ¿Trabajas mejor por la mañana nada más levantarte? ¿Quizás después de hacer deporte? ¿Antes de irte a la cama? ¿En mitad de la noche? ¿Después de comer? Una vez que hayas descubierto cuál es tu «momento creativo» sácale el máximo provecho.
  • Mantén la curiosidad: intenta descubrir todo lo que puedas sobre el mundo de la guitarra y de la música en general. Tener curiosidad y alimentar la creatividad consiste también en interesarse por otros tipos de arte. Por eso, te animamos a que visites alguna exposición de pintura, veas una obra de teatro, vayas al cine, disfrutes de un ballet, etc. Aunque te parezca mentira, la creatividad puede venir desde muchos planos diferentes.
  • Cambia tu punto de vista: para ser creativos muchas veces tenemos que buscar la forma de ver las cosas desde una perspectiva diferente, distinta a la de la mayoría de personas. Para mejorar tu creatividad, cambia de mentalidad de vez en cuando. Intenta pensar como un batería, un cantante o un bailarín para entender qué buscaría en una canción y qué pensaría de tus composiciones.
  • Utiliza el método Scamper: ¿Has oído alguna vez hablar de este método? Consiste en aplicar metódica y sistemáticamente una serie de principios para ganar puntos de creatividad: sustituir, combinar, adaptar, modificar, producir, eliminar, reorganizar.
  • Utilizar un looper: también conocidos como «loop stations» o «loop pedals» estos aparatos sirven para crear efectos con diferentes instrumentos, una forma magnífica de fomentar la creatividad. Te servirán para crear, improvisar y hacer que una sola guitarra suene como si hubiese todo un grupo de músicos en la sala. Si quieres saber más sobre cómo funciona este conjunto de pedales, échale un ojo a la magia de Ed Sheeran:

Y, por supuesto, cuando no estés tocando la guitarra, aprovecha para escuchar música. Escuchar otras canciones te servirá para desarrollar el oído y la memoria, además de que te ayudará a crear un entorno creativo perfecto para desbloquearte ante los obstáculos.

Además, la música también nos ayuda a recordar, estimula inconscientemente nuestro cerebro y favorece la creación.

Después de todo esto, ¿a qué esperas para lanzarte a la aventura y sacarle el máximo partido a tu imaginación?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar