Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Ser profesor de fotografía en la era digital

Publicado por Virginia, el 13/09/2019 Blog > Arte y ocio > Fotografía > ¿Cómo puedes convertirte en profesor de fotografía?

La fotografía siempre ha sido una de las disciplinas artísticas que ha tenido un mayor alcance y gran número de interesados, más aún en la actualidad donde la gran mayoría de los adultos y adolescentes cargamos una cámara fotográfica incorporada en nuestros teléfonos. En la era digital aficionados y expertos realizan fotografías que se comparten a cada segundo por las redes sociales y hoy más que nunca antes, en un mundo gobernado por las imágenes, la fotografía se está tomando cada vez más espacios en la publicidad y en la entrega de información.

Si eres profesor de fotografía o quieres empezar a hacer de tu pasión una fuente de ingresos extra, entonces este es un excelente momento para ti, ya que potenciales alumnos y futuros artistas hay bastantes. ¿Te animas a hacer clases particulares de fotografía? Aquí te contamos algunas acciones que puedes realizar para convertirte en un excelente profesor particular.

Define un plan de trabajo y organiza tus tiempos

Antes de comenzar a dictar clases particulares es importante que te tomes el tiempo pensar qué tipo de clases te gustaría hacer y qué tiempos tienes para ello. La idea es en este punto que puedas hacer coincidir tus intereses con tus tiempo:

¿Dominas la fotografía digital o análoga? ¿Qué prefieres enseñar? ¿Puedes enseñar también sobre edición fotográfica? ¿Quieres hacer clases particulares o enseñar en un instituto? ¿Te gusta los grupos pequeños o prefiere tomar un alumno a la vez? ¿Te gustaría enseñar a adultos, adolescentes o niños? ¿Cuántas horas a la semana te gustaría dedicarle a las clases? ¿Cuántos días tienes disponibles para enseñar?¿Te interesa hacer clases de fotografía en formato online?¿Cuánto dinero te interesa poder reunir? ¿Y cuánto deberás invertir para poder dictar tus clases de manera adecuada?

Estas son algunas preguntas que te pueden orientar a la hora de decidir qué tipo de clases impartirás, dónde lo harás y cuántos estudiantes es lo adecuado tener según tus expectativas y preferencias.

Promociona tu clases de la manera adecuada

Independiente del espacio donde decidas hacer clases, ya sea en academia, en tu casa o la de tus estudiantes como profesor particular, o bien, en el formato de clases online, deberás promocionarte y con ellos saber poner en valor tus aptitudes y tu trayectoria. Además de tener una buena carta de presentación también deberás elegir el canal más adecuado para llegar a tus estudiantes. 

Mujer rubia editando foto en computador Como vivimos en la era digital, ya puedes aprovechar todos los beneficios de las redes sociales para promocionar tu trabajo.

Si lo que quieres es enseñar en un instituto profesional o dictar algún taller en una academia especializada lo más probable es que tengas un horario fijo de trabajo y un grupo de varios estudiantes, además de los beneficios de un contrato o acuerdo laboral, ya sea por semestre o anual. En cambio si aún eres estudiante o buscas un ingreso extra las clases particulares, ya sea individuales o por grupo, pueden ajustarse mejor a tus horarios y de esa manera compatibilizar con tus otras responsabilidades.

¿Cómo puedes encontrar a tus futuros estudiantes? Sea cual sea el caso, te recomendamos que de alguna u otra manera prepares un currículum, ya que es una herramienta que, bien utilizada, te permitirá resumir tu experiencia, así como también poner en valor tus habilidades y conocimientos, lo que finalmente te permitirá convencer a otros alumnos de que pueden confiar en ti como profesor.

Además de mostrar tu experiencia y los estudios que te puedan validar como profesor es importante que entregues toda la información que pueda interesarle a tus futuros estudiantes, como por ejemplo, el tipo de fotografía que enseñarás, el valor y duración de las clases, el lugar dónde se realizarán y si es necesario tener experiencia o algún material en particular.

¿Quieres mayor visibilidad? ¡No dudes en compartir tu trabajo! No está de más que prepares un portafolio para mostrar tus trabajos, esto servirá de inspiración para tus estudiantes, quienes además podrán hacerse una idea de los resultados que pueden lograr a futuro si optan por tus clases.

¿Y dónde promocionarte? Una alternativa son los típico folletos cerca de tu casa o trabajo, así como también acercarte a colegios e institutos. Pero si lo que quieres es estar a la vanguardia Internet y las redes sociales son grandes alternativas de bajo costo.

Fotos en mesa Una buena estrategia para encontrar estudiantes particulares es mostrar los trabajos que has hecho.

Date el tiempo de conocer a tus estudiantes

 Muchos profesores particulares creen de manera errada que para hacer clases basta con preparar una sesión, pero el trabajo va mucho más allá y la labor de un profesor tiene muchos mejores resultados cuando establece una buena relación con sus estudiantes. Es importante que, independiente del lugar donde dictes las clases y su frecuencia, te des el tiempo de conocer a tus alumnos y alumnas, sus aspiraciones, qué esperan aprender con tus clases, cuáles es su experiencia anterior con la fotografía, sus dificultades y la estrategias que permiten un aprendizaje significativo y al mismo tiempo eficaz.

Te recomendamos que busques estrategias que te permita conocer, lo más posible, a tus estudiantes antes de tu primera sesión, así podrás sacarle el máximo provecho a las primeras clases, que son las más importantes para retener a los estudiantes. Además te sugerimos que, con el tiempo vayas ajustando las clases al estilo y los intereses de tus estudiantes. No debes perder de vista muchas personas prefieren un profesor particular porque les interesa tener una formación personalizada.

Prepara y planifica cada sesión

Otro error muy común en el mundo de la pedagogía es creer que como profesores manejamos tan bien los contenidos que podemos llegar a improvisar a una sesión. No hay que perder de vista que enseñar es mucho más que manejar los contenido y que para entregar nuestros conocimientos es necesario, al menos, idear la estructura de una sesión. Por lo demás, sabemos que enseñar fotografía es mucho más que enseñar a tomar buenas fotos.  Como experto tu podrás decidir qué es lo que se debe enseñar primero, si los tipos de cuadro, enfoques, el manejo de la luz y los flashes, tiempo de exposición, obturación, cómo manejar los trípodes y focos; si lo tuyo es enseñar fotografía análoga, todo lo relacionado con la teoría y práctica sobre el revelado también es parte de lo que deberás enseñar, mientras que si enseñarás fotografía digital seguro querrás dedicar un par de clases a la edición y corrección de imágenes.

Lo que te podemos aconsejar es que realices un plan de trabajo, es decir, que ordenes los contenidos mínimos a enseñar, según el nivel y tipo de clases que deseas impartir, y que asignes a cada tema la cantidad de clases que estimes conveniente, dependiendo del nivel de fotografía que quieras enseñar o que interese a tus estudiantes. Luego de eso proponte un objetivo claro y medible por cada sesión de trabajo que tengas con tus estudiantes.

Este plan de trabajo -o cronograma- es un insumo que te permitirá saber qué materiales necesitarás para el desarrollo de tus clase, pero sobre todo, es una excelente herramienta para promocionar lo que haces y con ella tus estudiantes podrán quedarse con una buena impresión de tu trabajo.

Mano poniendo papel en pizarra Es muy importante preparar cada clase, los objetivos y ejercicios a realizar.

Realiza un seguimiento entre clases

Uno de los desafíos de un profesor particular es mantener a sus alumnos a lo largo del tiempo. Es muy usual que algunos alumnos tomen clases para explorar y no porque quieran seguir una carrera profesional, de modo que tienen otras prioridades (como cumplir con sus estudios, trabajos o compromisos familiares). Pero esto no es para desanimarse, porque de todos modos los alumnos de clases particulares cuentan con una motivación intrínseca que puedes aprovechar y explotar al máximo. Para ello no basta con preparar excelentes clases y ser muy amable, también deberás retroalimentar de manera asertiva, con cariño y exigencia, pero al mismo tiempo manteniendo la motivación de tus estudiantes.

Hacer clases desafiantes y motivadoras es todo un arte pero hay  muchas estrategias que irás desarrollando conforme crezca tu experiencia haciendo clases. Sin embargo una estrategia muy simple para que la motivación no decaiga es mantener contacto permanente y fluido con tus estudiantes. No queremos decir que tengas mandarles un saludo de buenos días, pero lo que sí puedes hacer es enviar pequeñas tareas o desafíos entre clases, para así ir monitoreando y comprometiendo a tus estudiantes.

La tarea de enseñar puede ser más difícil de lo que esperabas y requiere de mucho trabajo fuera de las clases, pero es cosa de tiempo y práctica, por lo demás, el ejercicio docente tiene muchas más retribuciones de las que puedes imaginar. ¿Estas listo para buscar tus futuros alumnos de fotografía? En Superprof podrás acceder a una excelente plataforma para promocionarte. Y si tienes dudas sobre cuánto cobrar por una clase particular no dejes pasar el siguiente artículo donde te damos más detalles al respecto.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar