Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Lo básico para aprender a construir frases en francés

Publicado por , el 07/07/2018 Blog > Idiomas > Francés > Saberlo Todo sobre la Gramática Francesa

«Cada idioma es un modo diferente de ver la vida» – Federico Fellini (1920-1993).

Aprender gramática francesa puede resultar muy complicado. De hecho, hasta a los propios franceses nativos a veces les cuesta dominar ciertos aspectos de su propio idioma.

Según la Encuesta sobre la Participación de la Población Adulta en Actividades de Aprendizaje del Instituto Nacional de Estadística (INE), elaborada con datos de 2016, más de la mitad de la población española sabe dos idiomas. La lengua extranjera más aprendida en nuestro país es el inglés, seguida del francés.

Lo que está claro es que, dado el mundo globalizado en el que vivimos, necesitamos dominar más de una lengua.

Si quieres descubrir la magnífica lengua de Molière, no te pierdas nuestro artículo.

La pronunciación del alfabeto francés

Antes de nada, si empezamos de cero, debemos familiarizarnos con el alfabeto francés.

Para aprender un idioma hay que empezar por el alfabeto. Las letras son las bases de cualquier idioma.

Debes saber que, en líneas generales, el francés y el español tienen un alfabeto y un sistema de escritura muy similar. A fin de cuentas, ambas son lenguas romances.

El alfabeto francés: una historia que se remonta a siglos atrás

Tanto el español como el francés son idiomas romances, derivados del latín, por lo que heredan su alfabeto de la Antigua Roma.

El alfabeto francés (derivado del latín vulgar que se utilizaba en el territorio) está compuesto por un total de 26 letras (igual que el nuestro a excepción de la «ñ»).

A estas 26 letras que componen el alfabeto básico, podemos añadir otras 16 propias del francés con tildes diacríticas que, en gran medida, enriquecen las vocales:

  • Alfabeto básico: a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z.
  • Alfabeto propio: à, â, æ, ç, é, ê, ë, î, ï, ô, œ, ù, ü, ÿ

¿Ha evolucionado este alfabeto?

El alfabeto francés tal y como lo conocemos hoy en día ha evolucionado con el paso del tiempo. Desde la invasión del imperio romano y la implantación del latín en el territorio que actualmente ocupa Francia, el alfabeto se ha ido transformando poco a poco.

Las últimas modificaciones se realizaron en el siglo XIX con el fin de lograr una mayor transparencia ortográfica (es decir, para aumentar la correspondencia entre la ortografía y la fonología del idioma).

Características propias del alfabeto francés

Además de esas 16 letras adicionales que mencionábamos en el apartado anterior –en las que distinguimos 13 vocales acentuadas con signos diacríticos y la cedilla («ç»), y dos ligaduras («æ» y «œ»)–, la lengua francesa tiene otras particularidades en lo que a su escritura respecta.

A pesar de la reforma realizada para lograr una mayor «transparencia ortográfica» lo cierto es que, comparado con el español, el francés es un idioma difícil de pronunciar a partir de los textos. Es decir, para los que aprenden este idioma, suele resultar complicado averiguar cómo se escriben las palabras partiendo únicamente de su pronunciación.

¿Por qué? Por distintos motivos:

En francés, las consonantes finales tienden a ser mudas: «s», «x», «z», «t» y «d» (parlement, procès, lit, doigt, pied, les, nez…); a excepción de las consonantes «n» y «m» (camion, chanson…) que lo que hacen es nasalizar la vocal a la que acompañan.

Aprende francés para viajar por todo el mundo. Saber francés te puede servir para viajar a rincones espectaculares.

Por el contrario, hay otras vocales que sí se pronuncian en posición final: «l», «c», «f» y «r» (con sus consiguientes excepciones, como siempre).

A esto se le añaden otras complicaciones como la pronunciación de sonidos vocálicos combinados o de letras concretas que, pese a existir también en nuestro idioma, se pronuncian de una manera totalmente distinta. Este es el caso, por ejemplo, de una de nuestras letras favoritas cuando imitamos el acento francés: la «r».

Si bien a los francófonos les cuesta aprender nuestra «r» sonora, y la diferencia entre la sonora y la sorda, nosotros nos volvemos locos intentando pronunciar esta letra desde la garganta. No obstante, si lo piensas, es como nuestras «j».

No te preocupes, dominarás estos sonidos a la perfección con un poco de práctica.

Para seguir un aprendizaje progresivo de este idioma, te proponemos dos soluciones:

  • Recibir clases particulares con un profesor cualificado y con experiencia de Superprof.
  • Realizar una estancia lingüística o un viaje de inmersión para aprender francés en un país de habla francesa: Francia, Canadá, Bélgica, etc.

En función de tus objetivos, expectativas y oportunidades, tú mismo debes decidir cuál es la opción que más te conviene. Aprender a pronunciar correctamente los sonidos del francés te ayudará a enriquecer tu vocabulario y ampliar tus conocimientos sobre la lengua de Molière.

¡Son todo ventajas!

Cómo dominar los acentos franceses

Al igual que ocurre con el español, a la hora de escribir en francés debemos prestar mucha atención a la acentuación de las sílabas.

Lo difícil está en que, en nuestras reglas de ortografía contamos únicamente con un acento: el acento agudo («´»). No obstante, en francés la variedad es mucho mayor, ya que debemos tener en cuenta tanto el acento agudo («´»), como el grave («`»), el circunflejo («^») y la diéresis («¨»).

¿Qué te parece? ¡Todo un reto!

Los colores te pueden ayudar a memorizar. Si tienes una memoria visual, te recomendamos que uses rotuladores de colores.

Y es que uno de los mayores desafíos al que nos debemos enfrentar a la hora de aprender la lengua de Molière es dominar los acentos franceses, esas tildes tan complicadas.

Para aprender francés, debes entender los distintos acentos del idioma y cómo se utilizan.

Los acentos diacríticos tienen un significado tanto fonético como semántico y etimológico en la lengua francesa. Es decir, no se utilizan como los acentos en español, que sirven para marcar la sílaba tónica o distinguir palabras que se escriben de la misma manera.

Características y significado de los acentos del francés:

  • Acento grave: «à», «è», «ù». Si bien sobre la «e» este acento simplemente indica un cambio en el sonido /ε/; sobre las otras dos vocales sirve como tilde diacrítica, es decir, para distinguir «à» («hacia») de «a» («tiene»), y «ou» («o») de «où» («dónde» o «donde»).
  • Acento agudo: «é». Solo se utiliza sobre esta vocal para indicar el sonido que representa: /e/ (frente a /ε/ del acento grave). Suele indicar que históricamente junto a esta vocal había una «s», de ahí que lo encontremos en palabras como «écouter» (¿Notas la diferencia entre «écouter» y «escuchar»?).
  • Acento circunflejo: «â», «ê», «î», «ô», «û». Al igual que el acento agudo, el circunflejo se suele utilizar para indicar la omisión histórica de una letra (una s, generalmente): château, fête, âge, dîner… También se utiliza como tilde diacrítica para indicar la diferencia entre palabras que se pronuncian de la misma manera: «du» («del») y «dû» («debido», del verbo «deber»).
  • Diéresis (también conocido como «tréma»): «ë», «ï», «ü», «ÿ». Este signo se utiliza fundamentalmente para indicar que un conjunto de vocales que, por norma general formarían un diptongo, en esta ocasión no lo hace. Si lo piensas, se parece en cierto modo a nuestro empleo de la diéresis en español. Podemos encontrar la diéresis en palabras como: naïf/naïve, Noël, maïs…
  • Cedilla: «ç». Se utiliza para representar el sonido /s/ donde se pronunciaría /k/ si no estuviese indicado; es decir, principalmente seguido de «a», «o», «u». Este es el caso de palabras como: «reçu», «ça», «garçon», «français», «façon», etc.

Si quieres enviar un e-mail a un francés o a un francófono que resida en cualquier país, deberás cuidar bien tus acentos ya que, de no hacerlo, parecerá que cometes graves faltas de ortografía que incluso pueden dar lugar a malentendidos.

Para memorizar mejor los acentos franceses y utilizar este idioma en tu día a día, te recomendamos que te sumerjas en la medida de lo posible en la cultura francófona: literatura, música, programas de radio y televisión, etc. Haz que el francés esté presente en tu vida y conseguirás asimilarlo y dominarlo con mucha más facilidad.

Pequeñas dificultades que encontramos al aprender francés

«Saber otro idioma es como poseer una segunda alma». Carlomagno

¿Has conseguido por fin leer y pronunciar en francés sin que se te atraganten las palabras? ¡Excelente!

El francés es un idioma relativamente fácil de aprender para los hispanohablantes ya que, dado su origen común, ambas lenguas comparten muchas normas gramaticales y aspectos lingüísticos. No obstante, los españoles nos encontramos con pequeños obstáculos, como la escritura, que ya hemos mencionado, la pronunciación o el vocabulario, que muchas veces está plagado de falsos amigos.

Una vez que ya hemos aprendido que las letras finales no siempre se pronuncian, que las combinaciones de vocales adquieren sonidos específicos y que los tiempos compuestos son el tipo de futuro más utilizado, tenemos que acercarnos a los falsos amigos.

He aquí unos pocos ejemplos:

  • «Sol»: aunque parezca igual que nuestra palabra en español para hacer referencia al Astro Rey, con «sol» los franceses dicen «suelo». «Sol» en francés se dice «soleil».
  • «Ver»: muy lejos de nuestro verbo para «percibir con los ojos», esta palabra significa «gusano». «Ver» en francés se dice «voir».
  • «Salir»: no tiene nada que ver con «abandonar un lugar»; quiere decir «ensuciar» o «manchar». «Salir» se dice «sortir» en francés.

¿Qué te parece? Estas palabras que curiosamente se escriben exactamente igual en francés (y se pronuncian prácticamente de la misma manera) pueden hacer que caigamos en graves malentendidos.

¿Quieres descubrir otros falsos amigos y demás dificultades del francés?

Nuestros consejos para repasar los aspectos más complicados del francés

Para que no te confundas y no cometas faltas de ortografía, te aconsejamos que: realices ejercicios de gramática resueltos, repases con fichas de notas y que te apuntes a clases particulares de francés a domicilio.

Dependiendo de tus objetivos, necesidades y expectativas, también puedes apuntarte a clases intensivas para recuperar tu nivel o avanzar más rápido en menos tiempo.

Evitarás las dificultades del francés sin problema: ¡pan comido! En Superprof te ayudamos a sortear los obstáculos más complicados.

Sumergirte en este complicado y apasionante mundo de conjugaciones y normas gramaticales tendrá su recompensa cuando quieras viajar a alguno de los más de 30 países en todo el mundo en el que se habla francés: Senegal, Mali, Chad, Suiza, Bélgica, Canadá, Mónaco, Seychelles, Luxemburgo, Costa de Marfil, Haití, etc.

¡Y no te olvides de darle las gracias a tu superprofe particular!

Cómo construir frases en francés

Otra de las grandes complicaciones gramaticales del francés es la construcción de frases.

La lengua de Molière sigue el orden SVO (Sujeto – Verbo – Objeto), como todas las lenguas romanas (como el español).

Ahora bien, para dominar el orden y la naturaleza de las palabras a la hora de construir frases en francés y conocer los distintos tipos de oraciones que se utilizan, podemos recurrir a muchas opciones, pero, eso sí ¡hay que hacer muchos ejercicios y practicar todos los días!

Debes asegurarte de que sabes conjugar los verbos en distintos tiempos de manera correcta (presente, futuro simple, pasado compuesto, pasado simple de indicativo, subjuntivo, imperfecto, condicional, imperativo…).

Para aprender a construir una frase, debes saber cómo se ordenan las palabras, cómo se colocan los adjetivos y cómo se conjugan los verbos. Además, debes dominar los elementos de comparación, que también son muy importantes: plus («más») y moins («menos»).

Como norma general, los comparativos de superioridad e inferioridad se colocan delante de los adjetivos. Eso sí, recuerda que en este idioma, al igual que en el nuestro, las excepciones son infinitas.

A diferencia de lo que ocurre con el inglés, en francés los adjetivos concuerdan en género y número con el sustantivo al que acompañan y se escriben delante de él: «Le bel oiseau» («El pájaro bonito»), «Elena est un très belle femme» («Elenea es una mujer muy guapa»).

Así que podemos decir: «Elena est un très belle femme, et elle est plus grande que Marie, son amie» [«Elena es una mujer muy guapa y es más alta que María, su amiga»].

¿Ves? ¿Quién había dicho que la lengua de Cervantes era complicada?

El último paso antes de elaborar frases afirmativas, negativas, interrogativas o exclamativas o ver el estilo directo e indirecto consiste en repasar ciertos conceptos y aspectos gramaticales:

  • Tablas de conjugación francesa.
  • Verbos irregulares.
  • Terminaciones de todos los verbos más comunes.
  • Terminaciones de verbos menos frecuentes.
  • Concordancias verbales.

Los últimos tres consejos que queremos compartir contigo para que perfecciones tu nivel de francés es que: repases tus apuntes de gramática y vocabulario, que hagas ejercicios prácticos, veas vídeos y escuches podcasts para aprender francés en línea y que prepares algún viaje a un país francófono (dentro o fuera de Europa), para vivir una auténtica experiencia de inmersión.

Y por si esto no fuera poco, te animamos a que aprendas francés de la mano de algunos de nuestros mejores superprofes.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz