Una octava parte del planeta habitado está conformado por Rusia y por los 17.098.242 de kilómetros cuadrados de terreno que cubre. Sin embargo, en comparación a la enorme extensión de territorio que abarca el país donde el sol nunca se esconde, sus destinos turísticos más recurrentes se concentran en algunos pocos lugares. Y es que muchas de estas enormes extensiones de terreno, están conformadas por territorio donde las inclemencias del clima se hacen notar fuertemente.

En este artículo, hablaremos de los dos principales destinos turísticos del país más grande del mundo: su actual capital, Moscú, y la capital del norte, San Petersburgo. Revisaremos las principales características de cada ciudad, las similitudes y diferencias que existen entre ambas, así como también los estereotipos que comúnmente se generan en torno a ellas.

De esta forma, podrás decidir con mayor seguridad qué destino visitar o dónde pasar más tiempo!

Ekaterina
Ekaterina
Profe de Ruso
$8.000/h
¡1a clase gratis!
Elena
Elena
Profe de Ruso
5.00 5.00 (5) $15.000/h
¡1a clase gratis!
Molinero
Molinero
Profe de Ruso
$13.000/h
¡1a clase gratis!
Aigul
Aigul
Profe de Ruso
$13.000/h
¡1a clase gratis!
Liliya
Liliya
Profe de Ruso
5.00 5.00 (1) $15.000/h
¡1a clase gratis!
Maria
Maria
Profe de Ruso
5.00 5.00 (21) $15.000/h
¡1a clase gratis!
Erika magaly
Erika magaly
Profe de Ruso
5.00 5.00 (7) $10.000/h
¡1a clase gratis!
Inna
Inna
Profe de Ruso
$15.000/h
¡1a clase gratis!

Moscú: una capital que conjuga historia y modernidad

Catedral de San Basilio
La catedral de San Basilio, en la Plaza Roja de Moscú, es una de las postales imperdibles de Rusia

La mítica capital rusa alberga en sus más de 2500 kilómetros de superficie a nada menos que 12 millones de habitantes, casi dos veces el número de personas que viven en Santiago y cuatro veces su territorio!

El centro histórico de Moscú está conformado por la Plaza Roja, el Kremlin y la Catedral de San Basilio. Cada uno de estos lugares es digno de una postal, no sólo por su belleza y singularidad arquitectónica, sino también por los importantes hitos de la historia Rusa que se han desarrollado en torno a ellos.

Contrario a lo que se pueda pensar, la Plaza Roja no debe su nombre al color del fuego, sino que el adjetivo “roja”, o “krásnaya” en ruso, deriva del adjetivo “hermoso”, que le fue otorgado luego de que en 1612 el príncipe Dmitri Pozharsky entrara al Kremlin atravesando la plaza cuando los polacos fueron expulsados de Moscú.

A lo largo de sus más de 400 años de historia, la Plaza Roja, ubicada en el barrio de Kitay-Górod y con acceso al río Moscova que atraviesa toda la ciudad, ha sido testigo de innumerables acontecimientos fundamentales para la historia de Rusia, como la coronación de diferentes zares o la conmemoración de caída nazi.

Por otro lado, la Catedral de San Basilio, construida durante el siglo XVI bajo el mando del zar Iván el Terrible, acarrea una impactante leyenda. Se cuenta que una vez finalizada su construcción, Iván el Terrible, mandó a llamar a los arquitectos encargados de diseñarla y les preguntó si serían capaces de crear algo todavía más hermoso. Ante la respuesta afirmativa que le dieron, mandó a que los cegaran. De esta forma no podría crear nada que se le asemejara o peor, superara la belleza de la Catedral.

Estación de Metro Kievskaya de Moscú
La estación de Metro Kievskaya de Moscú, es una de las más visitadas debido a su deslumbrante arquitectura. ¿No parece increíble pensar en esperar el Metro en un lugar así?

Moscú ha sabido crecer en armonía con su historia y cultura, incorporando la arquitectura de los zares a la ciudad moderna. Un buen ejemplo de ello es el Metro de la ciudad, que además de ser el medio de transporte más rápido y económico de la ciudad, es considerado un verdadero palacio bajo tierra y, para muchos, un museo que es preciso conocer. La enorme red de metro rusa, construida hace 85 años, está en constante crecimiento, conecta todo Moscú con 12 líneas y más de 200 estaciones, de las cuales 44 son consideradas patrimonio cultural, impresionante!

Otra de las obras arquitectónicas que constituye la moderna Moscú son los famosos rascacielos construidos tras la Segunda Guerra Mundial, conocidos como “Rascacielos Estalinistas” o “Las siete hermanas”, conformados por tres construcciones residenciales, el edificio de la Universidad Estatal de Moscú y del Ministerio de Asuntos Exteriores, así como dos hoteles. Estas enormes construcciones escalonadas neoclasicistas fueron las primeras edificaciones a gran escala que se llevó a cabo en Europa tras el fin de la guerra y los primeros rascacielos del viejo continente.

San Petersburgo: la antigua capital rusa

Frontis Palacio de Pushkin
La impresionante magnitud y diseño del Palacio de Pushkin lo convierten en uno de los principales atractivos de San Petersburgo

San Petersburgo fue fundada en 1703 por el Zar Pedro el Grande y durante 2 siglos, que fueron desde 1712 hasta 1917, fue la capital del enorme imperio ruso.

A pesar de ya no ser el centro oficial, esta ciudad, que fue fundada pensando en ser la ventana de Rusia al mundo occidental, alberga hoy a más de 5 millones de habitantes y continúa siendo un núcleo histórico y cultural para la nación, contando con significativas edificaciones, tales como el Museo Estatal Ruso y el Teatro Mariinsky, que la hacen recibir cerca de 4 millones de turistas cada año.

Cabe destacar que  San Petersburgo ha sido reconocido en varias ocasiones como “El Mejor Destino Cultural del Mundo” por la organización World Travel Awards (WTA), considerada como la más prestigiosa industria de viajes y turismo del mundo y, además, como “El mejor destino de Rusia” por TripAdvisor.

Y es que sus más de 250 museos no dejan indiferente a nadie! Además, esta ciudad tiene una interesante mezcla arquitectónica y geográfica, que, con sus 300 canales y 600 puentes, la hacen ser reconocida como la “Venecia del Norte”. Es más, muchas de sus calles guardan una increíble semejanza con las de ciudades como París, o Ámsterdam, y es que precisamente éstas sirvieron de inspiración para el diseño de San Petersburgo, desde la orientación y dimensión de sus calles, hasta la arquitectura que acompaña sus casas y edificios: la estructura de esta ciudad rusa tiene un fuerte componente europeo.

Algunas diferencias entre Moscú y San Petersburgo

Mapa antiguo
A pesar de compartir una historia en común, ambas ciudades son muy diferentes

A pesar de que la construcción arquitectónica de ambas ciudades pueda ser increíblemente similar en algunos casos, tales como la red de Metro de Moscú y la de San Petersburgo, o el gran parecido entre la catedral de San Basilio de Moscú y la de San Salvador de San Petersburgo, lo cierto es que hay muchas particularidades que diferencian a estas dos ciudades.

Si nos remontamos al origen de cada una de ellas, encontraremos que San Petersburgo fue diseñada y construida con gran planificación, de modo que tras su cimentación comenzó su expansión y, junto con ello, la construcción de los edificios. Mientras que con Moscú ocurrió precisamente lo contrario: la actual capital rusa fue construyéndose en torno a los edificios, éstos fueron marcando la dirección de sus calles y el curso que tomaba la ciudad, que hoy se ve compuesta por pequeñas callejuelas y pasadizos escondidos.

En cuanto al gasto al que se requiere para vivir en ambas ciudades, San Petersburgo es un 5% más económico y, además, los vuelos desde Chile a esta ciudad son algo más baratos que a Moscú. Puedes comprobarlo al comparar vuelos en cualquier buscador de pasajes aéreos.

¿Qué hay de los residentes?

Lo vemos en Chile: cada región, cada ciudad tiene características que de alguna forma impregnan la vida y personalidad de quienes las habitan. Se suele decir que en sur del país la gente es muy cálida y amable, que en el norte son un poco más calladas y que en la capital, el ritmo de vida es tan ajetreado que por lo general hay mucho estrés y frialdad en el ambiente.

Lo mismo sucede en Rusia donde, con el tiempo, petersburgueses y moscovitas han adquirido famas distintas. Ya por los años 1800, el escritor ucraniano Nikolai Gogol, caracterizó a los habitantes de San Petersburgo como “un hombre bien arreglado, el perfecto alemán. Mucho más con los pies en la tierra que cualquier otro y que invita a cualquiera a cenar, sin importar lo que tenga en el bolsillo”, mientras que a quienes viven en Moscú les describió como “un ruso noble al que solo le importa cuánto dinero tiene y que se preocupa del momento presente”.

La otrora capital rusa, San Petersburgo, se caracteriza por mantener su herencia europea y por guardar la “esencia” rusa algo más que la megalópolis Moscú, donde la enorme influencia asiática ha tenido un gran impacto. Por lo que si quieres practicar tu inglés o si aún no te sientes preparado o preparada con tu nivel de ruso, te aconsejamos considerar visitar San Petersburgo antes que Moscú, pues en esta ciudad el inglés tiene mucha mayor difusión.

En este sentido es que muchas veces se considera que quienes provienen de San Petersburgo son personas más sencillas, algo más solitarias y de mentalidad más aislada que quienes provienen de la capital rusa, considerados más sociables pero a la vez más superficiales.

Como sabes, son muchas las características que definen a cada ciudad y a sus habitantes. Si viajas con libertad para escoger tu destino en Rusia, entonces sólo dependerá de tus intereses personales cuál te decidas a visitar, quizá seas afortunada o afortunado e incluso cuentes con el tiempo suficiente para conocer estas dos impresionantes ciudades.

¿Ya lo decidiste? ¿San Petersburgo o Moscú? ¿Ambas?

¿Necesitas un/a profe de Ruso?

¿Te gustó este artículo?

5.00/5, 1 votes
Loading...

Mariana

Periodista y redactora creativa.